David Gandy

Pre­mio Es­pe­cial GQ20 Mo­de­lo de la Dé­ca­da

GQ (Spain) - - Aviación - por Héctor Iz­quier­do

En 1966 y en ple­na bo­rra­che­ra de éxi­to, John Len­non tu­vo la ocu­rren­cia de de­cla­rar que los Beatles eran más fa­mo­sos que Je­su­cris­to. Que se­pa­mos, el pro­ta­go­nis­ta de es­tas pá­gi­nas no ha pro­fe­ri­do nun­ca se­me­jan­te bou­ta­de , pe­ro si sa­lié­ra­mos a la ca­lle y pre­gun­tá­ra­mos quién es Gand­hi a unos cuan­tos mi­lle­nials al azar, es muy pro­ba­ble que nos con­tes­ta­ran que se tra­ta del su­per­mo­de­lo más im­por­tan­te del si­glo XXI . Por­que no sa­be­mos qué ha­bría si­do del me­nu­do lí­der in­dio si hu­bie­se dis­pues­to de las re­des so­cia­les ac­tua­les, pe­ro ca­da año David Gandy (Bi­lle­ri­cay, Es­sex, 1980) lle­ga a 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas con las su­yas. Por­que su cam­pa­ña pa­ra el per­fu­me Light Blue de Dol­ce & Gab­ba­na mar­can­do pa­que­tón en Por­to­fino –"to­do es real, ab­so­lu­ta­men­te, qué pue­do de­cir"– su­pu­so un an­tes y un des­pués en el mun­do de la pu­bli­ci­dad; y por­que, en de­fi­ni­ti­va, el in­glés ha si­do el úni­co ma­ni­quí mas­cu­lino que ha si­do ca­paz de tras­cen­der su ima­gen y cons­truir un uni­ver­so pro­pio al­re­de­dor de su mar­ca per­so­nal.

"Mi ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va fren­te a otros mo­de­los es que la gen­te co­no­ce mi nom­bre, lo he con­ver­ti­do en una mar­ca. Mu­chos otros tie­nen una ca­ra re­co­no­ci­ble y un tra­ba­jo fan­tás­ti­co, pe­ro na­die co­no­ce su nom­bre. Su nom­bre como mar­ca no re­pre­sen­ta gran co­sa", nos ex­pli­ca.

Por el con­tra­rio, el de Gandy va­le su pe­so en oro. Lo sa­ben las po­cas mar­cas con las que co­la­bo­ra en la ac­tua­li­dad –"es más im­por­tan­te de­cir no que de­cir sí, por­que de ese mo­do man­tie­nes la ex­clu­si­vi­dad"–, como Mark & Spen­cer, con la que tie­ne un acuer­do por el que fir­ma su pro­pia lí­nea de ro­pa in­te­rior. Lo sa­ben los Dol­ce & Gab­ba­na que, apar­te de ha­ber­lo adop­ta­do como mu­sa , le de­di­ca­ron un li­bro icó­ni­co de fo­to­gra­fías a cual más su­ge­ren­te; y lo sa­ben las tien­das on-li­ne de Ap­ple y An­droid, en las que se ven­den las apps de fitness del mo­de­lo.

"No sé si mi ca­rre­ra es com­pa­ra­ble a la de una top fe­me­ni­na", con­fie­sa, "pe­ro he de re­co­no­cer que lo que he he­cho es apro­ve­char­me de lo que ellas crea­ron. Ob­ser­vé el mo­do en que ob­tu­vie­ron re­co­no­ci­mien­to y po­der y lo re­pli­qué. Fue más di­fí­cil, por­que los hom­bres no te­ne­mos el ti­rón que tie­ne un án­gel de Vic­to­ria's Se­cret, pe­ro era un re­to que me pro­pu­se con mis agen­tes. Ela­bo­ra­mos un plan es­tra­té­gi­co de mar­ke­ting y lo he­mos ido cum­plien­do du­ran­te 13 años. Hay mu­chos mo­de­los que han si­do im­por­tan­tí­si­mos, so­bre to­do en EE UU, pe­ro nun­ca lle­va­ron su tra­ba­jo tan le­jos como yo quie­ro lle­var­lo".

Así, mien­tras otros ago­tan sus mi­nu­tos de la ba­su­ra fir­man­do una hi­po­te­ca puen­te ha­cia la ac­tua­ción o la mú­si­ca, Gandy pre­fie­re se­guir el ca­mino de vie­jas glo­rias como Cindy Craw­ford o Ch­ris­ti­ne Tur­ling­ton, con­ver­ti­das en em­pre­sa­rias de éxi­to. "No me con­si­de­ra­ría a mí mis­mo un hom­bre de ne­go­cios, mi pa­dre sí que lo era, po­día ven­der lo que fue­ra. Pe­ro in­vier­to en com­pa­ñías, ten­go mis apli­ca­cio­nes, di­se­ño, es­cri­bo, y me en­can­ta dar opor­tu­ni­da­des a los jó­ve­nes ta­len­tos. In­vier­to en las com­pa­ñías en las que creo. Me gus­ta te­ner pro­yec­tos en mar­cha y ver có­mo fun­cio­nan".

Cuan­do sus múl­ti­ples ocu­pa­cio­nes se lo per­mi­ten, se de­di­ca tam­bién a pro­bar au­to­mó­vi­les pa­ra nues­tros com­pa­ñe­ros del GQ bri­tá­ni­co. "La mo­da es mi tra­ba­jo, mi vida, mi mun­do, pe­ro los co­ches son mi pa­sión", re­co­no­ce; y a re­co­ger pre­mios, cla­ro: "Es un ho­nor por par­ti­da do­ble. Por ser GQ, la bi­blia del hom­bre con es­ti­lo, y por ser Es­pa­ña, que es ca­si como mi se­gun­do ho­gar. Cu­rio­sa­men­te, jus­to cuan­do he de­ci­di­do ba­jar el rit­mo de tra­ba­jo como mo­de­lo me han em­pe­za­do a lle­gar los re­co­no­ci­mien­tos, así que no sé qué pen­sar…" (ri­sas).

Gandy, im­pe­ca­ble des­de cual­quier án­gu­lo, con es­mo­quin, ca­mi­sa, pa­ja­ri­ta y pa­ñue­lo de bol­si­llo, to­do Du­champ. Re­loj Omega.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.