Y la mi­ra­da FAÇON­NA­BLE

La fir­ma fran­ce­sa pre­sen­ta una colección cáp­su­la ba­sa­da en la com­ple­ja sen­ci­llez de la obra ar­tís­ti­ca del poe­ta y di­bu­jan­te Jean Coc­teau. Su va­rio­pin­to le­ga­do alum­bra es­te ho­me­na­je sin pre­ce­den­tes.

GQ (Spain) - - De Firma -

POR IÑA­KI LA­GUAR­DIA

Las per­so­nas a las que in­vi­ta­mos a ca­sa son como los hi­jos, una lo­te­ría. Las hay que dan ga­nas de achu­char­las to­do el ra­to y otras que se pa­san el día dan­do la bra­sa –un par de tru­cos y el dís­co­lo pron­to se con­vier­te en un ben­di­to–. El pro­ble­ma apa­re­ce cuan­do de la lis­ta de in­vi­ta­dos emer­ge un re­pre­sen­tan­te de la ter­ce­ra ca­te­go­ría, la que reúne a los ca­sos per­di­dos. Con ellos, la pro­ba­bi­li­dad de éxi­to de una ve­la­da es tan in­cier­ta como que hoy ha­ce bueno y ma­ña­na quién sa­be. Jean Coc­teau era de es­tos úl­ti­mos, pe­ro en su ver­sión más dis­pa­ra­ta­da. Di­cen quie­nes lo co­no­cie­ron que sus ex­tra­va­gan­cias de­ja­ban ató­ni­tos a los an­fi­trio­nes: des­ar­ma­ba el pro­to­co­lo, con­ver­tía a los muer­mos y to­do ad­qui­ría un nue­vo sen­ti­do. Más fe­liz, más fes­ti­vo; siem­pre me­jor. Su in­ge­nio se de­bía al vi­cio que te­nía con los pa­raí­sos ar­ti­fi­cia­les –él mis­mo lo ex­pli­có en Opio: Dia­rio de una des­in­to­xi­ca­ción – y, por su­pues­to, a su con­di­ción de ar­tis­ta. "El pa­pel del poe­ta no es pro­bar, sino afir­mar sin apor­tar nin­gu­na prue­ba", de­cía. Ima­gí­nen­se có­mo de­bían de ser esas so­bre­me­sas, con­fron­tan­do ideas con al­guien que de­cía es­tar siem­pre en po­se­sión de la ver­dad.

Un buen día, su gran ami­ga Fran­ci­ne Weis­wei­ller or­ga­ni­zó un sa­rao en su ca­sa de la cos­ta Azul, una vi­lla lla­ma­da San­to Sos­pir. Coc­teau era uno de los in­vi­ta­dos. El es­cri­tor fran­cés acu­dió pun­tual a la ci­ta y se lo pa­só en gran­de. Pe­ro aque­lla no­che su­ce­dió al­go ex­tra­ño, má­gi­co. Una sim­ple ce­na se con­vir­tió en una es­tan­cia de 12 años. La se­ño­ra Weis­wei­ller su­cum­bió al em­bru­jo de aquel ti­po ge­nial y no le de­jó es­ca­par. De esos años en aque­lla ca­sa na­cie­ron cen­te­na­res de di­bu­jos, de­ce­nas de pa­re­des ta­tua­das y una his­to­ria que con­tar. La mis­ma que Façon­na­ble ha des­en­tra­ña­do en su colección cáp­su­la de es­ta pri­ma­ve­ra.

Es­te ho­me­na­je sin pre­ce­den­tes cons­ti­tu­ye el gran pi­lar de la nue­va iden­ti­dad de la ca­sa ga­la. La apues­ta na­ce por ini­cia­ti­va de Daniel Kearns, di­rec­tor ar­tís­ti­co de Façon­na­ble, y Pie­rre Ber­gé, due­ño de to­dos los de­re­chos de ex­plo­ta­ción de la obra de Coc­teau –y en su día res­pon­sa­ble del mi­la­gro Yves Saint Lau­rent–. En de­cla­ra­cio­nes a GQ, Kearns ex­pli­ca que la ca­sua­li­dad qui­so que el na­ci­mien­to de Façon­na­ble y la es­tan­cia del poe­ta en San­to Sos­pir coin­ci­die­ran en el tiem­po, allá por 1950. Y tam­bién en el es­pa­cio, pues la fir­ma fun­da­da por Jean Gold­berg na­ció en Ni­za, a es­ca­sos ki­ló­me­tros de la vi­lla de Weis­wei­ller. "Que­ría que la mar­ca y Coc­teau vol­vie­ran a en­con­trar­se de nue­vo. Es­ta es la pri­me­ra colección de una se­rie que pre­ten­de ilus­trar la im­por­tan­cia y la ri­que­za cul­tu­ral de la cos­ta Azul", ase­gu­ra. La idea se tra­du­ce en pren­das pa­ra hom­bre y mu­jer que lle­van a ra­ja­ta­bla las

exi­gen­cias non­cha­lant . Hay zapatillas y su­da­de­ras, pa­ñue­los es­tre­lla­dos y pan­ta­lo­nes im­po­lu­tos. Tam­bién hay ca­mi­sas y to­te bags. Los di­se­ños, de ins­pi­ra­ción ma­ri­ne­ra, lle­van en­ci­ma los di­bu­jos de ai­re naíf que el ar­tis­ta le­gó. El con­jun­to rin­de tri­bu­to al es­pí­ri­tu me­di­te­rrá­neo del blan­co y el azul. "Por su con­di­ción de colección cáp­su­la, he­mos pues­to mu­cho em­pe­ño en se­lec­cio­nar los me­jo­res pun­tos de ven­ta. Se pue­de ad­qui­rir en es­pa­cios tan sin­gu­la­res como The Webs­ter (Mia­mi), Bar­neys (Nue­va York), Co­let­te (París) o 10 Cor­so Como (Mi­lán y Seúl)", apun­ta Kearns.

De­trás de es­ta ini­cia­ti­va es­tá la his­to­ria vi­tal de un crea­dor que hi­zo ci­ne, di­bu­jó y, so­bre to­das las co­sas, es­cri­bió. Na­ció en 1889 cer­ca de París y se crió con el trau­ma del sui­ci­dio de su pa­dre, un he­cho que tras­to­có su in­fan­cia y le em­pu­jó a con­ver­tir­se en un poe­ta trá­gi­co. An­tes de pu­bli­car los pri­me­ros tra­ba­jos con so­lo 20 años – La lám­pa­ra de Ala­dino y El prín­ci­pe frí­vo­lo–, el ta­len­to de Coc­teau era co­no­ci­do en los círcu­los li­te­ra­rios. Se enamo­ró in­dis­tin­ta­men­te de hom­bres y mu­je­res: es­cri­to­res, co­me­dian­tes, ac­tri­ces y has­ta una prin­ce­sa a quien de­jó em­ba­ra­za­da y lue­go abor­tó, Na­ta­lia Pa­léi. Re­vi­vió mil ve­ces la his­to­ria de amor en­tre Paul Ver­lai­ne y Art­hur Rim­baud, aun­que sin dis­pa­ros. Le gus­ta­ban jo­ven­ci­tos y re­bo­san­tes de fu­ria poé­ti­ca. Con el ac­tor Jean Ma­rais desafió to­das las re­glas y se man­tu­vo fir­me du­ran­te la ocu­pa­ción na­zi de París –de­ci­die­ron que­dar­se y los mons­truos nun­ca se atre­vie­ron a mo­les­tar­los–. En sus cua­der­nos alu­dió a coe­tá­neos como Char­les Cha­plin, Pablo Pi­cas­so o Ga­brie­lle Cha­nel. En sus días en San­to Sos­pir, el Coc­teau se­sen­tón co­no­ció la luz y la ale­gría. Las cons­tan­tes vi­si­tas de to­do aquel que pin­ta­ba al­go en el es­ce­na­rio so­cio­cul­tu­ral fran­cés le ayu­da­ron a co­no­cer la fe­li­ci­dad que no vi­vió de ni­ño. Mu­rió en oc­tu­bre de 1963, ho­ras des­pués de la muer­te de Édith Piaf. Me­dio si­glo des­pués, su obra si­gue vi­va. Y gra­cias a Façon­na­ble in­clu­so la po­de­mos ves­tir.

PA­SOS DE AR­TIS­TA Las plan­ti­llas de las zapatillas sin cor­do­nes que Façon­na­ble ha di­se­ña­do pa­ra es­ta colección lle­van im­pre­sa la si­guien­te ci­ta de Coc­teau: "La cos­ta Azul es el in­ver­na­de­ro don­de cre­cen las raí­ces".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.