Por qué sin el après ski­na­da ten­dría sen­ti­do

POR

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Los es­quia­do­res más pin­to­nes y los no­va­tos se dan ci­ta en el re­fu­gio don­de el de­por­te pier­de su nom­bre. Aquí be­ben, com­pa­drean y pre­su­men de lo bien que ba­jan (o di­cen ba­jar). IÑA­KI LA­GUAR­DIA

El après-skies mu­cho más que una tas­ca don­de re­cu­pe­rar­se de una du­ra jor­na­da en la nie­ve. Se tra­ta del pues­to de so­co­rro que da sen­ti­do al há­bi­to de es­pe­rar co­las te­rro­rí­fi­cas y su­bir­se a lo al­to de una pis­ta ates­ta­da de per­so­ni­tas que en al­gún mo­men­to de su vida han vis­to des­gra­ciar­se la cris­ma al pró­ji­mo. Los va­lien­tes que es­quían por pla­cer y los cu­ña­dos que lo ha­cen por im­pe­ra­ti­vo so­cial sa­ben que si vie­nen mal da­das siem­pre ha­brá una trin­che­ra don­de sal­var el día y aho­gar las pe­nas.

No hay en el mun­do un lu­gar más pa­re­ci­do a una reunión de ve­te­ra­nos de gue­rra: los mu­ti­la­dos com­par­ten si­len­cio con las víc­ti­mas del shock­pos­trau­má­ti­co y los hé­roes más gri­lla­dos (y con­de­co­ra­dos) no ca­llan cuan­do por fin en­cuen­tran un des­gra­cia­do que se de­je ta­la­drar la ca­be­za. El après-skies el ritual de ri­tua­les y la pau­sa del ca­fé pue­de ser tam­bién la del gin-to­nic. To­do es­tá me­di­do, ca­li­bra­do. Ora es una ta­ber­na, ora es un hos­pi­tal de cam­pa­ña. Y cuan­do las pis­tas ne­gras ha­cen de las su­yas has­ta se pue­de con­ver­tir en una mor­gue im­pro­vi­sa­da.

Si la ciu­dad se di­vi­de en ba­rrios re­si­den­cia­les y ca­lles que pro­pi­cian el vi­cio, aquí no hay seg­men­ta­ción. Los ni­ños com­par­ten es­pa­cio con pa­ga­fan­tasy pro­fe­sio­na­les del cor­te­jo, ami­gue­tes y ami­gas, fa­mi­lias y pa­re­ji­tas.

A la mis­ma ho­ra Dis­ney al­muer­za con Nos­fe­ra­tu, y tan ri­ca­men­te. Por eso me­re­ce tan­to la pe­na vi­vir­lo. Ma­dru­gar por vi­cio nun­ca ha­bía si­do tan di­ver­ti­do .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.