LA GQPEDIA

Cla­ves pa­ra ser como Ja­son Ba­te­man, el más gran­de psi­có­pa­ta ame­ri­cano.

GQ (Spain) - - Sumario -

Pa­trick Ba­te­man lle­va cha­le­co de jac­quard de Kil­gour, una pa­ja­ri­ta de se­da de Saks, za­pa­tos sin cor­do­nes de cha­rol de Ba­ker - Ben­jes y se va a una fies­ta en la que pro­ba­ble­men­te pa­se inad­ver­ti­do, que es lo que más odia del mun­do. Cuan­do lle­gue a ca­sa, se pon­drá un po­co de porno, la gra­ba­ción del pro­gra­ma de Oprah Winfrey y, si se abu­rre mu­cho, lla­ma­rá a unas pu­tas. Eso si no las ha traí­do ya de la ca­lle, que sa­le más ba­ra­to.

Ba­te­man es exac­ta­men­te lo que anun­cia el li­bro que pro­ta­go­ni­za: un psi­có­pa­ta ame­ri­cano. Pri­me­ro co­no­ci­mos a su nihi­lis­ta her­mano Sean, abu­rri­do en una uni­ver­si­dad de New Ham­ps­hi­re, y aho­ra le co­no­ce­mos a él, bron­cea­do, muscu­loso, triun­fa­dor en un Wall Street que vi­ve des­bo­ca­do los úl­ti­mos años de su dé­ca­da más es­té­ti­ca, y en los que ser ri­co y po­de­ro­so de­jó de ser al­go por lo que sen­tir­se cul­pa­ble.

Ser el psi­có­pa­ta por ex­ce­len­cia en un país con ten­den­cia a ello tie­ne mé­ri­to. Tam­bién es cier­to que Ba­te­man se es­fuer­za y su crea­ti­vi­dad es­tá fue­ra de to­da du­da. Él, que vi­ve en un mun­do de re­pli­can­tes que se iden­ti­fi­can por la mar­ca de su ro­pa, de­tes­ta con to­das sus fuer­zas la reali­dad y sus már­ge­nes: los va­ga­bun­dos, las pros­ti­tu­tas ba­ra­tas, in­clu­so los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que in­ten­tan ha­cer­le som­bra con sus tar­je­tas de pre­sen­ta­ción.

Na­da in­di­ca que Ba­te­man no sea un me­dio­cre, pre­ci­sa­men­te lo que le ha­ce ate­rra­dor es su na­tu­ra­li­dad pa­ra ase­si­nar, mu­ti­lar, des­pe­da­zar, pa­ra ofre­cer la vida aje­na a roe­do­res ham­brien­tos. Hay en Ba­te­man al­go fun­cio­na­rial, como un Adolf Eich­mann que obe­de­cie­ra ór­de­nes, pe­ro esas ór­de­nes so­lo las mar­ca­ra su ins­tin­to. Al­guien que ma­ta con un mo­ti­vo es al­guien pre­de­ci­ble. Al­guien que ma­ta sin mo­ti­vo, con 400 dó­la­res en el bol­si­llo y de vuel­ta de una fies­ta con pa­pa­raz­zi, es la per­so­ni­fi­ca­ción del in­fierno.

El au­tor de Ame­ri­can Psy­cho, Bret Easton Ellis, ha ju­ga­do mu­cho con las po­si­bles in­ter­pre­ta­cio­nes de Pa­trick Ba­te­man, pe­ro es di­fí­cil que­dar­se con al­go así como una ver­sión ofi­cial por­que a Ellis le gus­tan los equí­vo­cos tan­to como a sus per­so­na­jes. En al­gu­nas oca­sio­nes, Ba­te­man es su pa­dre; en otras, es él mis­mo; en las más ce­le­bra­das, es la so­cie­dad ame­ri­ca­na sin más. La voraz y au­to­des­truc­ti­va so­cie­dad ame­ri­ca­na.

Al pro­pio Pa­trick le dis­gus­ta­ría ver­se re­du­ci­do a un com­par­ti­men­to es­tan­co, como le dis­gus­ta­ría ver a Ch­ris­tian Ba­le usur­pan­do su per­so­na­li­dad en el ci­ne, ca­bal­gan­do so­bre pre­cio­sas mo­de­los mien­tras re­ci­ta sus teo­rías so­bre Genesis o Huey Le­wis and the News. Ba­te­man y la mú­si­ca, otro te­ma. I'm Wal­king on Suns­hi­ne so­nan­do por los al­ta­vo­ces de nue­va ge­ne­ra­ción de una li­mu­si­na que atra­vie­sa Man­hat­tan rum­bo al edi­fi­cio AT&T, don­de a Pa­trick le pa­re­ce ha­ber vis­to a Do­nald Trump, su gran ído­lo, el mis­mo que aca­ba­ría 20 años des­pués en un com­ba­te de wrestling. Y es que to­dos nos ha­ce­mos ma­yo­res. Pa­trick Ba­te­man ten­dría aho­ra en torno a 50 años, la edad de su crea­dor, y vi­vi­ría en una zo­na re­si­den­cial ace­chan­do ni­ños pe­que­ños pa­ra ro­bar­les su inocen­cia, como se le pre­sen­ta en Lu­nar Park, el pe­núl­ti­mo li­bro has­ta la fe­cha de Ellis. Sus mú­si­cos fa­vo­ri­tos se­rían Cold­play y Emi­nem y, en vez de Bono, se ve­ría re­fle­ja­do en los ojos de M.I.A. si su mi­so­gi­nia lo per­mi­tie­se.

Re­cor­da­ría las crí­ti­cas de gru­pos fe­mi­nis­tas con al­go de me­lan­co­lía, aque­llas crí­ti­cas que lle­ga­ron a re­ti­rar el li­bro de nu­me­ro­sas tien­das de to­do el mun­do cuan­do el es­cán­da­lo lle­gó a Si­mon and Schus­ter y el pro­pio Ellis tu­vo que huir a In­gla­te­rra en bus­ca de al­go de cal­ma y, ya de pa­so, ha­cer­se fa­ná­ti­co del brit pop . Ni si­quie­ra ne­ce­si­ta­ría al­qui­lar porno por­que lo ten­dría en in­ter­net las 24 ho­ras del día, en­tran­do en fo­ros y coin­ci­dien­do con otros cin­co pa­tric­k_­ba­te­man que lu­chan por pa­re­cer los más ma­lo­tes del chat.

Ima­gi­nen a Pa­trick Ba­te­man ahí, fren­te al or­de­na­dor, char­lan­do so­bre su­per­mo­de­los con los de­más Ba­te­mans mien­tras su mu­jer le lla­ma des­de To­kio, don­de es­tá de com­pras, y el maî­tre de Dor­sia le in­sis­te en que no pue­de con­se­guir­le me­sa has­ta den­tro de va­rios me­ses. Su­fri­ría ata­ques de an­sie­dad y de pá­ni­co com­ba­ti­dos con la enési­ma pas­ti­lla de Xa­nax o Tran­ki­ma­zin mien­tras bus­ca en Fil­maf­fi­nity co­men­ta­rios so­bre Ame­ri­can Psy­cho 2, la pe­lí­cu­la en la que Mi­la Kunis ha­cía de su ho­mó­lo­ga fe­me­ni­na. Por­que sí, hu­bo una se­gun­da par­te como hu­bo un Dirty Dan­cing 2 aun­que no lo re­cuer­des. Na­die re­cuer­da a los per­de­do­res, al fin y al ca­bo, y si no te lo crees, in­ten­ta pre­gun­tar­le a Paul Allen.

GQ UOTES

• "Hay un Pa­trick Ba­te­man como idea, una es­pe­cie de abs­trac­ción, pe­ro no hay un yo real, so­lo una en­ti­dad, al­go ilu­so­rio".

• "Ten­go que de­vol­ver unas cin­tas de ví­deo".

• "He ol­vi­da­do con quién aca­bo de co­mer y, lo que es más im­por­tan­te, dón­de".

FO­TO­GRA­FÍA:CORDONPRESS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.