PLA­NE­TA POP

¿Ca­rri­to de be­bi­das o ca­ma­re­ra?

GQ (Spain) - - Sumario -

El cor­te­jo fi­nal de una opu­len­ta co­mi­da se con­ver­tía en va­na­glo­ria si acer­ca­bas el ca­rri­to de be­bi­das has­ta el si­llón don­de re­la­ja­bas el pos­tre y en­cen­días el primer pi­ti­llo tras la ce­na. Era un ritual de fi­na­les del si­glo XIX que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en ejem­plo de ele­gan­te pro­fi­la­xis al­cohó­li­ca. Ha­bi­tual y fa­mo­so ob­je­to de ho­gar que se po­pu­la­ri­zó en los años 60 y 70, tam­bién fue de­no­mi­na­do ca­ma­re­ra por al­gu­nos. El ca­so es que es­tos mue­bles con rue­das, va­sos de cris­tal, co­pas ahu­ma­das en su par­te su­pe­rior y bo­te­llas de li­co­res en la par­te ra­sa han com­par­ti­do es­ce­nas y vida del af­ter­work más re­tro o tam­bién lla­ma­do so­bre­me­sa eter­na que vi­vie­ron nues­tros pa­dres.

En EE UU, du­ran­te la Ley Se­ca, los ca­rri­tos de be­bi­das se re­pro­du­je­ron como el ham­bre en ba­rrios como el Lo­wer East Si­de o East Vi­lla­ge de Nue­va York. Be­ber al­cohol era cues­tión de chi­cos ma­los, y las co­ci­nas de las ca­sas lo mis­mo veían igual de ne­ce­sa­rio te­ner una hie­le­ra que un mue­ble bar con avi­tua­lla­mien­to es­pi­ri­tuo­so. Los ca­rri­tos de be­bi­das se ves­tían por en­ton­ces con puer­tas pa­ra evi­tar un primer con­tac­to vi­sual con la eti­que­ta ne­gra del whisky, pe­ro pron­to aban­do­na­ron sus ta­pa­de­ras y se hi­cie­ron con rue­das gi­gan­tes pa­ra tras­la­dar­se con li­ber­tad por el res­to de la ca­sa.

¿No te­nía uno de es­tos ar­ti­fi­cios de la mixología en ca­si ca­da ha­bi­ta­ción el gran Gatsby? Al me­nos era lo úni­co que no per­día la com­pos­tu­ra en sus lu­chas y tri­ful­cas de amor y ce­los jun­to a pon­che­ras de al­pa­ca re­ple­tas de hie­los. Las bo­te­llas que sos­te­nía Gatsby eran de cris­tal la­bra­do, sin eti­que­tas co­mer­cia­les y con va­sos ba­jos don­de so­lo en­tra­ban dos ro­cas con­ge­la­das pa­ra re­fres­car un tra­go de whisky cen­te­na­rio. Tam­bién ha­cía lo pro­pio Enoch L. John­son, el ma­fio­so que lle­gó a la HBO in­ter­pre­ta­do por Ste­ve Bus­ce­mi en Board­walk Em­pi­re ba­jo el nom­bre de Nucky Thom­pson. En la se­rie al me­nos se po­nía cie­go de Pimm's con hie­lo y fru­ta fren­te a su mue­ble bar de ma­de­ra la­ca­da. Era ca­si lo úni­co le­gal que ha­cía, be­ber en ca­sa; a la Ley Se­ca sí que la res­pe­ta­ba.

Des­pués ya lle­gó 1962, el año en el que Sean Con­nery des­pun­ta­ba en el tren­ding to­pic ca­tó­di­co, por su es­co­te lo­bezno, su es­mo­quin ajus­ta­do y su amor por tra­gar­se los Dry Mar­ti­ni de un sor­bo. Na­die sa­be qué ha­cía con la acei­tu­na, pe­ro es­ta­ba cla­ro que re­pe­tía con un ges­to de ti­rano em­po­tra­dor. Te­ren­ce Young, el di­rec­tor de Agen­te 007 con­tra el Dr. No, qui­so que es­te mue­ble tam­bién fue­ra un pro­ta­go­nis­ta si­len­cio­so de su pe­lí­cu­la, que lo mis­mo pre­sen­cia­ba un al­muer­zo ten­so con el dr. Julius No que un en­cuen­tro fur­ti­vo y unos mo­rreos vol­cá­ni­cos con Miss Ta­ro (Ze­na Mars­hall). Allí es­ta­ba en es­ce­na, sin mo­les­tar, con aco­mo­da­das rue­das e in­clu­so, a ve­ces, con el du­do­so gus­to de te­ner for­ma de glo­bo te­rrá­queo del que aso­ma­ban bo­te­llas de es­pi­ri­tuo­sos y una cubitera de pla­ta. Tam­bién de esos años vie­nen las ex­tra­va­gan­cias en mue­bles ca­ma­re­ras, con múl­ti­ples for­mas vol­cá­ni­cas, ca­si siem­pre ela­bo­ra­dos en ma­de­ra os­cu­ra y bri­llo de bar­niz na­da sa­tu­ra­do.

"Un ca­rri­to de be­bi­das en ca­sa es al­go so­fis­ti­ca­do siem­pre y cuan­do pre­pa­res un Old Fas­hio­ned como lo ha­ce Don Dra­per al to­do­po­de­ro­so due­ño de la ca­de­na Hil­ton en Mad Men, pe­ro es hor­te­ra si abun­dan los al­coho­les de su­per­mer­ca­do", co­men­ta Ma­ri­ló Gar­cía, au­to­ra del li­bro Cóc­te­les de se­rie (ed. Lun­werg). Eso es cier­to: tu­vo que ve­nir el per­so­na­je de una se­rie pa­ra explicarnos lo que era un re­cio y ma­ci­zo ca­rri­to de be­bi­das, que lo mis­mo ser­vía pa­ra guar­dar in­for­mes que pa­ra al­ma­ce­nar bo­te­llas de li­cor de men­ta. Dra­per lo tie­ne de es­ti­lo art de­có, y lo ro­zan con si­gi­lo pri­me­ro Betty Dra­per y Megan Cal­vet des­pués.

Los ca­rri­tos de be­bi­das, las ca­ma­re­ras o los mue­ble bar, son al mis­mo tiem­po con­te­ne­dor de sue­ños y de al­cohol con hie­lo. La dis­yun­ti­va pa­ra in­cluir uno u otro ob­je­to es­tá en el ta­ma­ño de tu apar­ta­men­to, aun­que los hay in­clu­so que los uti­li­zan pa­ra las pis­ci­nas. En los años 90, lo te­nías por si te en­con­tra­bas a Char­li­ze The­ron con un ves­ti­do que se des­ha­cía se­gún an­da­ba jun­to a la cu­bier­ta de un bar­co. Al­guno se ha de­ja­do ver tam­bién en el des­pa­cho de Jack Do­naghy, el ti­bu­rón de la NBC que in­ter­pre­ta Alec Bald­win en Roc­ke­fe­ller Pla­za. Y, por su­pues­to, men­ción pa­ra Bill Mas­ters de Mas­ters of Sex be­bien­do un Mar­ti­ni con cal­ma mien­tras ex­pli­ca­ba el uso de un dil­do a sus pa­cien­tes. Aquí el cris­tal de las bo­te­llas tam­bién pa­re­cía te­ner for­ma fá­li­ca, por su­pues­to.

¿QUIE­RES UN TRA­GO, NE­NA?

Un sa­lón ca­re­ce de es­pí­ri­tu si no cuen­ta con un ca­rri­to re­ple­to de bo­te­llas (pre­mium,cla­ro) en una es­qui­na. Es­te es de Moo­re & Gi­les.

FO­TO­GRA­FÍA:GRANTCORNETT,CORDONPRESS,CON­TAC­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.