LA HIS­TO­RIA DEL AR­TE CON­TEM­PO­RÁ­NEO EN 25 HI­TOS SAL­VA­JES

GQ (Spain) - - Salir -

por Ma­rio suá­rez Des­de la his­to­ria de amor de Cic­cio­li­na y Jeff Koons al mie­do a los sal­ta­mon­tes de Da­lí o la eya­cu­la­ción (como ar­te) de Mu­ra­ka­mi… El ar­te con­tem­po­rá­neo de los úl­ti­mos cien años es­tá lleno de Ex­cen­tri­ci­da­des, se­xo y mu­cha bo­rra­che­ra.

1

2 EL TI­BU­RÓN TI­GRE

DA­MIAN HIRST Y EL FOR­MOL

Ya su ma­dre con­fe­só que le dio por per­di­do cuan­do era ado­les­cen­te. Da­mien Hirst (Bris­tol, 1965), el ar­tis­ta vi­vo me­jor pa­ga­do del mun­do, co­que­teó con el punk y los Sex Pis­tols, has­ta que de­ci­dió dar una vuel­ta de 360 gra­dos al ar­te con­tem­po­rá­neo. Su obra tie­ne la muer­te como leit­mo­tiv, por eso po­cos se sor­pren­die­ron cuan­do pre­sen­tó en 1991 un ti­bu­rón muer­to su­mer­gi­do en una vi­tri­na con for­mol. Lo lla­mó Thephy­si­ca­lim­pos­si­bi­lity of Death in the Mind of So­meo­ne Li­ving y ter­mi­nó ven­dién­do­se por 10 mi­llo­nes de dó­la­res en 2004. Pe­ro el ti­bu­rón ti­gre de 14 pies de lar­go no aguan­tó bien el pa­so del tiem­po y tu­vo que ser re­em­pla­za­do por un nue­vo ejem­plar en 2006.

MIQUEL BAR­CE­LÓ

LA ERÓ­TI­CA DEL MA­LLOR­QUÍN

Con­ta­ba el ar­tis­ta 27 años cuan­do, aun le­jos de lle­gar a ser uno de los diez ar­tis­tas vi­vos me­jor pa­ga­dos, se de­di­ca­ba a pin­tar es­ce­nas co­ti­dia­nas y eró­ti­cas en su ta­ller. En es­ta pri­me­ra épo­ca se au­to­rre­tra­ta­ba a me­nu­do en es­ce­nas fi­gu­ra­ti­vas, pe­ro la más famosa fue L'amour fou (Amor lo­co) en el que apa­re­cía él mis­mo re­cos­ta­do y con el pe­ne erec­to. Años des­pués re­cu­pe­ra­ría con agua­fuer­te una se­rie eró­ti­ca de tra­ba­jos más ex­plí­ci­tos y que po­drían ha­ber ilus­tra­do el Ka­ma­su­tra.

3 LA ‘MIER­DA DE AR­TIS­TA’

PIE­RO MAN­ZO­NI Y SUS LA­TAS

El ar­tis­ta con­cep­tual ita­liano lle­vó al ex­tre­mo su aná­li­sis de la in­dus­tria del ar­te y de­ci­dió, en 1961, en­la­tar sus ex­cre­men­tos en 90 la­tas. Se tra­ta­ba de 30 gra­mos de Mier­da de ar­tis­ta que se pu­sie­ron a la ven­ta en su mo­men­to por el mis­mo pre­cio que 30 gra­mos de oro, y que hoy ya se ven­den por al­gu­nos mi­les de eu­ros. Siem­pre se ru­mo­reó so­bre su con­te­ni­do real, in­clu­so se co­men­tó que tras la muer­te del ar­tis­ta, una de ellas se abrió y se des­cu­brió que ha­bía ye­so en su in­te­rior. Nun­ca se ha con­fir­ma­do es­te he­cho, y to­do el pú­bli­co y crí­ti­ca si­gue pen­san­do que con­tie­nen los de­se­chos hu­ma­nos de la ce­na de Man­zo­ni del día an­tes.

4 TRA­VES­TIS, ENANOS Y AL­BI­NOS

DIA­NE AR­BUS Y LO BI­ZA­RRO

Con una vi­sión de­pre­si­va de la vida, la fo­tó­gra­fa es­ta­dou­ni­den­se ter­mi­nó sui­ci­dán­do­se con bar­bi­tú­ri­cos en 1971. Ar­bus sa­có a la luz un sub­mun­do de per­so­na­jes que vi­vían en Nue­va York y los con­vir­tió

en be­lle­za es­té­ti­ca de mu­seo. Lo bi­za­rro se con­vir­tió en su te­má­ti­ca, y re­tra­tó du­ran­te años a pros­ti­tu­tas, tra­ves­tis, enanos, dis­ca­pa­ci­ta­dos fí­si­cos y psí­qui­cos, al­bi­nos y tu­vo es­pe­cial pre­di­lec­ción por los ge­me­los. Tam­bién tra­ba­jó la fo­to­gra­fía de mo­da pa­ra re­vis­tas como Vo­gue .

ABRA­MO­VIC SE EN­CON­TRÓ A SU EX­NO­VIO

5

'THE AR­TIST IS PRE­SENT'

Más de 700 ho­ras sen­ta­da en una si­lla fren­te a gen­te anó­ni­ma en pe­rio­dos de 60 se­gun­dos es en lo que con­sis­tió la per­for­man­ce que la ar­tis­ta Ma­ri­na Abra­mo­vic reali­zó en el MOMA de Nue­va York en 2010 con mo­ti­vo de una re­tros­pec­ti­va a su obra. La sor­pre­sa vino cuan­do Ulay, otro ar­tis­ta per­fo­man­cer que lle­gó a ser su pa­re­ja y con el que tra­ba­jó en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, pa­só a en­con­trar­se con Abra­mo­vic 23 años des­pués. La ar­tis­ta llo­ró, el pú­bli­co rom­pió en aplau­sos y hoy es un vi­ral so­bre el amor y el re­cuer­do.

6 AR­TE DES­DE GOO­GLE MAPS A CH­RIS­TO Y A JEANNECLAUDE LES GUS­TA­BA VER LAS CO­SAS DES­DE ARRI­BA

Es­te ma­tri­mo­nio de ar­tis­tas hoy día, pe­se a que él mu­rió en 2009, si­guen sien­do los ma­yo­res re­pre­sen­tan­tes del land-art de la his­to­ria. Sus ins­ta­la­cio­nes hoy se po­drían ver des­de Goo­gle Maps, pe­ro lo efí­me­ro de su obra es una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Lle­ga­ron a cu­brir con te­la un va­lle en Co­lo­ra­do, el Puen­te Nue­vo de París, el edi­fi­cio del Reichs­tag en Berlín e in­clu­so lle­na­ron el va­lle Iba­ra­ki de Ja­pón con 1.340 pa­ra­guas azu­les. Ar­te pa­ra ver des­de arri­ba y una ma­ne­ra de cam­biar el pai­sa­je.

7 AI WEI­WEI Y EL GAN­GNAM STY­LE

LA PA­RO­DIA MU­SI­CAL

El ar­tis­ta chino más fa­mo­so de la his­to­ria –en­tre otras co­sas por pa­sar tres me­ses de­te­ni­do e in­co­mu­ni­ca­do en 2011 por el go­bierno de su país– qui­so su­cum­bir al éxi­to del bai­le del ca­ba­llo del Gan­gnam Sty­le del sur­co­reano PSY. Pa­ra ello reali­zó una pa­ro­dia en un ví­deo mu­si­cal del mis­mo te­ma, pe­ro con él como pro­ta­go­nis­ta y al­gu­nas es­ce­nas re­in­ter­pre­ta­das des­de una vi­sión crí­ti­ca ha­cia el au­to­ri­ta­rio ré­gi­men chino. El re­sul­ta­do es tan có­mi­co que a res­ta se­rie­dad al ob­je­ti­vo bus­ca­do. O a lo me­jor esa era la in­ten­ción.

8 YO­KO ONO CLA­VÓ UN CLA­VI­TO

... Y SUR­GIÓ EL AMOR.

La ar­tis­ta ja­po­ne­sa­yae­ra­co­no­ci­da por sus per­fo­man­ces fe­mi­nis­tas an­tes de ca­sar­se con el Beatle John Len­non. Y su ma­tri­mo­nio no so­lo for­ma par­te de la his­to­ria de la mú­si­ca, tam­bién del ar­te. Una obra pe­que­ña, Pain­ting to Ham­mer a Nail (Pin­tu­ra pa­ra cla­vos y mar­ti­llo) in­vi­ta­ba al pú­bli­co a mar­ti­llear cla­vos pa­ra des­pués crear un di­bu­jo, pre­vio pa­go de cin­co che­li­nes. John Len­non qui­so cla­var el cla­vo, pe­ro no te­nía di­ne­ro, y Yo­ko Ono no le de­jó, en­ton­ces el mú­si­co res­pon­dió: "Cla­va­ré un cla­vo ima­gi­na­rio". Sen­ten­cia con­vin­cen­te­pa­ra­con­se­guir­la­si­guien­te­ci­ta.

9 PEGGY GUG­GEN­HEIM

SUS 14 PE­RROS Y SU OB­SE­SIÓN POR TO­MAR EL SOL DES­NU­DA Una de las gran­des co­lec­cio­nis­tas y me­ce­nas del ar­te con­tem­po­rá­neo, ter­ce­ra es­po­sa del pin­tor su­rrea­lis­ta Max Ernst, y tan ex­cén­tri­ca que su vida era en sí mis­ma una per­fo­man­ce . Gus­ta­ba de to­mar el sol des­nu­da, al­go no muy ha­bi­tual en su fa­mi­lia aco­mo­da­da, y en los años 60 con­fe­só que du­ran­te cin­co años es­tu­vo bo­rra­cha to­dos los días. Tam­bién te­nía 14 pe­rros a los que lla­ma­ba "mis nie­tos" y con los que fue fi­nal­men­te en­te­rra­da. Se la co­no­cía tam­bién por su fuer­te ape­ti­to a los hom­bres.

LA MUER­TE DE JEAN-MI­CHEL BAS­QUIAT

10

SO­BRE­DO­SIS DE GRA­FI­TI

Es el ar­tis­ta vi­sual ne­gro más im­por­tan­te de to­dos los tiem­pos. Ya an­tes de lan­zar­se a la fa­ma mun­dial, Andy War­hol le echó el ojo, y siem­pre se ru­mo­rea que tu­vie­ron más de un af­fai­re . Sal­tó del gra­fi­ti a los mu­seos, pe­ro la dro­ga se le cru­zó en el ca­mino y mu­rió en 1988 de una so­bre­do­sis de heroína en el apar­ta­men­to que te­nía al­qui­la­do al pro­pio War­hol. Hoy en el es­tu­dio del East Vi­lla­ge de Nue­va York don­de se en­con­tró su cuer­po hay un res­tau­ran­te ja­po­nés clan­des­tino; al fin y al ca­bo, Bas­quiat mu­rió cru­do con 27 años.

LAS LO­CAS LO­CAS FIES­TAS DE ANDY WAR­HOL

11 EN LAS FIES­TAS POP NO HAY 'STOP'

En­tre 1963 y 1968 es­tu­vo abier­to el primer lo­cal de The Fac­tory, el es­tu­dio que Andy War­hol mon­tó en la ca­lle 47 de Nue­va York. Por aquí pa­sa­ron gran­des como David Bo­wie, Mick Jagger, Bob Dy­lan o Tru­man Ca­po­te, en las gran­des y nu­me­ro­sas fies­tas que ha­cía el ar­tis­ta pop. Eran fies­tas don­de la dro­ga y el se­xo eran in­vi­ta­dos ha­bi­tua­les, así como to­da la pan­da de su­pers­tar s que creó Andy, con los que ro­dó ma­te­rial au­dio­vi­sual de al­to vol­ta­je. Si no te de­ja­bas gra­bar man­te­nien­do en­cuen­tros se­xua­les, no eras na­da… si no que se lo di­gan al ac­tor Joe Da­lle­san­dro y su mí­ti­ca fe­la­ción.

12

CO­LO­RES SO­BRE LA CA­BE­ZA

Co­no­ci­do es por to­dos que la ar­tis­ta ja­po­ne­sa más va­lo­ra­da del si­glo tra­ba­ja des­de

XX un psi­quiá­tri­co en To­kio des­de 1977, y por vo­lun­tad pro­pia. La en­fer­me­dad men­tal ha si­do una cons­tan­te en su vida, con con­ti­nuos epi­so­dios de alu­ci­na­cio­nes, que tam­bién for­man par­te de una obra co­lo­ris­ta y pop, en­tre la psi­co­de­lia y el mi­ni­ma­lis­mo. Las pe­lu­cas de di­fe­ren­tes co­lo­res con las que siem­pre apa­re­ce tam­bién for­man par­te ya de la his­to­ria re­cien­te del ar­te con­tem­po­rá­neo.

13

IR AL BA­ÑO ES DE AR­TIS­TAS

De un pa­seo a una fon­ta­ne­ría le sur­gió a Mar­cel Du­champ la idea de crear La fuen­te, una obra de 1917 que cam­bia­ría el ar­te con­tem­po­rá­neo pa­ra siem­pre. El ar­tis­ta, in­vo­lu­cra­do en el da­daís­mo y el mo­vi­mien­to an­tiar­te de Nue­va York, pen­só que un uri­na­rio gi­ra­do 90 gra­dos po­día ser tam­bién una obra de ar­te, pues da­do la vuel­ta su fun­ción se ha­bía per­di­do. Fue el pri­me­ro que lo hi­zo, rom­pió mol­des y va­rias de las ré­pli­cas que hi­zo se ex­hi­ben hoy en los mu­seos.

14 YA­YOI KU­SA­MA Y SUS PE­LU­CAS EL URI­NA­RIO DE DU­CHAMP AR­TE EN EL ES­TA­BLO LOS CABALLOS VI­VOS DE JAN­NIS KOU­NE­LLIS

Im­por­tan­te re­pre­sen­tan­te del ar­te po­ve­ra, el ar­tis­ta grie­go Kou­ne­llis se hi­zo fa­mo­so en to­do el mun­do no so­lo por su ar­te an­ti­ca­pi­ta­lis­ta rea­li­za­do con ma­te­ria­les hu­mil­des (car­bón, lana, grano, pie­dra…), tam­bién por una ins­ta­la­ción que lle­vó a ca­bo en 1969. Lla­ma­da Sin tí­tu­lo (12 caballos), es­ta obra, que con­sis­tía en una ga­le­ría ro­ma­na en la que ató a 12 caballos vi­vos du­ran­te va­rios días, fue una de las pri­me­ras en de­mos­trar que lo efí­me­ro tam­bién era ar­te con­tem­po­rá­neo. El ar­tis­ta de­mos­tró que no to­do po­día ven­der­se, y los caballos re­lin­cha­ron sin freno an­te los es­pec­ta­do­res.

15 Y LAS COM­PRE­SAS DE TRA­CEY EMIN

Con­si­de­ra­da el ál­ter ego fe­me­nino de Da­mien Hirst, la ar­tis­ta bri­tá­ni­ca más famosa del mo­men­to se ha ca­rac­te­ri­za­do por ha­cer ar­te de sus re­la­cio­nes se­xua­les y sus cos­tum­bres do­més­ti­cas. Su atrac­ti­vo bien va­le, ade­más, las pá­gi­nas de pren­sa que atrae. En 1999 fue fi­na­lis­ta del pre­mio Tur­ner con su obra My Bed, una pie­za que con­sis­tía en su pro­pia ca­ma sin ha­cer, con las sá­ba­nas man­cha­das, con­do­nes en el sue­lo, pa­que­tes de ci­ga­rri­llos va­cíos, un par de bra­gas con man­chas mens­trua­les y sus zapatillas de es­tar por ca­sa. An­tes ya ha­bía lan­za­do un an­ti­ci­po con una obra que era una tien­da de cam­pa­ña que se ti­tu­la­ba To­dos con los que me he acos­ta­do.

EL MIE­DO A LOS SAL­TA­MON­TES

16 LA CA­MA SIN HA­CER Y EL IN­GRE­SO DE DA­LÍ EN UN PA­RI­TO­RIO

La ex­cen­tri­ci­dad de un ar­tis­ta pla­ne­ta­rio y su obra son la mis­ma co­sa si ha­bla­mos de Da­lí. El te­rror que ex­pe­ri­men­tó to­da su vida ha­cia los sal­ta­mon­tes le lle­vó in­clu­so a re­cha­zar to­do aque­llo que se le pa­re­cía, como las pa­ja­ri­tas de pa­pel. Pe­ro otra de las ex­tra­ñe­zas que su­frió fue en 1984, cuan­do su dor­mi­to­rio ar­dió y ter­mi­nó in­gre­sa­do en un pa­ri­to­rio de Za­ra­go­za en vez de en una ha­bi­ta­ción de hos­pi­tal nor­mal. Tam­bién, an­tes de mo­rir, pi­dió vi­si­tar el Mu­seo Da­lí de Fi­gue­res, y allí se lo lle­va­ron en ca­mi­lla por la no­che pa­ra des­pués in­gre­sar­lo en el hos­pi­tal.

‘EL JAR­DÍN’ DE PAUL MCCARTHY

17 DON­DE UN HOM­BRE SE FO­LLA A UN ÁR­BOL

Las he­ces siem­pre han si­do par­te im­por­tan­te de la obra del ar­tis­ta de Los Án­ge­les Paul Mccarthy. No so­lo reali­zó in­fla­bles con for­ma de ca­ca que ins­ta­ló en los jar­di­nes de al­gún mu­seo, tam­bién reali­zó en 1974 un ví­deo en el que pin­ta­ba con la ca­be­za y la ca­ra con ele­men­tos como ma­yo­ne­sa, két­chup, he­ces o car­ne cru­da. Pe­ro fue en 1976 cuan­do reali­zó una obra en la que vo­mi­ta­ba va­rias ve­ces y se in­tro­du­cía una mu­ñe­ca Bar­bie por el rec­to. Bue­na par­te del pú­bli­co, como era de es­pe­rar, aban­do­nó la sa­la.

18 LA CON­TRA­CUL­TU­RA DE NUE­VA YORK

Su fo­to­gra­fía do­cu­men­tal ha na­rra­do la es­ce­na con­tra­cul­tu­ral de Nue­va York de los años 70 y 80, en unas dé­ca­das don­de el si­da ha­cía es­tra­gos y el punk cam­pa­ba a sus an­chas en el ba­rrio del Bo­wery. Tra­ves­tis, yon­quis y es­tre­llas del rock en­fer­mas fue­ron su te­má­ti­ca, na­rran­do par­te de la his­to­ria del si­glo a tra­vés de

XX la so­le­dad, el se­xo y la en­fer­me­dad de to­da una ge­ne­ra­ción.

LA INS­TA­LA­CIÓN DE PE­LOS Y UÑAS DE ADRIAN PI­PER

19 NAN GOL­DIN Y LAS TRA­VES­TIS

EL MOMA COMO PE­LU­QUE­RÍA

La ar­tis­ta con­cep­tual ame­ri­ca­na es­tá lle­van­do a ca­bo des­de 1985 una de las ac­cio­nes ar­tís­ti­cas más ex­tra­ñas de to­dos los tiem­pos. Des­de esa fe­cha se es­tá cor­tan­do el pe­lo y las uñas y me­tién­do­lo en ta­rros que a día de hoy se ex­hi­ben en el MOMA

de Nue­va York. Se tra­ta de una ins­ta­la­ción con­ti­nua que va cre­cien­do, lo mis­mo que cre­cen las uñas y el ca­be­llo de Pi­per. Una mar­cia­na­da que a al­gu­nos cau­sa es­tu­por cuan­do lo vi­si­tan en el cen­tro de ar­te. EL MA­TRI­MO­NIO DE CIC­CIO­LI­NA Y JEFF KOONS

20 Y SU 'PER­FOR­MAN­CE' DEL PORNO-AMOR Cuan­do en 1991 Ilo­na Sta­ller, la es­tre­lla del porno me­ti­da a po­lí­ti­ca en Ita­lia, y Jeff Koons, el co­ti­za­dí­si­mo ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se, se ca­sa­ron, mu­chos sa­bían que de aquí iba a sur­gir di­na­mi­ta ar­tís­ti­ca. Y así fue. Su se­rie He­cho en el cie­lo, car­te­les, pin­tu­ras y es­cul­tu­ras, con­vir­tió el porno en ar­te, pues en es­tas pie­zas se veía a la pa­re­ja man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta y muy posada. Se di­vor­cia­ron a los años y ella se lle­vó al hi­jo en co­mún a Eu­ro­pa, pe­se a te­ner Koons la cus­to­dia.

LA VEN­TA EN UN PUES­TO DE CEN­TRAL PARK

21 ORI­GI­NA­LES DE BANKSY POR 60 DÓ­LA­RES El ar­tis­ta ur­bano más co­ti­za­do y fa­mo­so de to­dos los tiem­pos, el bri­tá­ni­co Banksy, no so­lo es fa­mo­so por ocul­tar su ros­tro, tam­bién por las ac­cio­nes ar­tís­ti­cas que lle­va a ca­bo. En oc­tu­bre de 2013 pu­so va­rias obras su­yas a la ven­ta por 60 dó­la­res en un pues­to ca­lle­je­ro de Cen­tral Park en Nue­va York. Al­gu­nas no se ven­die­ron y otras, tras re­ga­tear, sa­lie­ron al cin­cuen­ta por cien­to. Pa­ra pro­bar su au­to­ría, el pro­pio ar­tis­ta do­cu­men­tó con ví­deo la ven­ta y los afor­tu­na­dos ya re­ven­den por mi­les de dó­la­res sus ad­qui­si­cio­nes. En ese día re­cau­dó 420 dó­la­res.

22 EYA­CU­LA­CIÓN MI­LLO­NA­RIA

MU­RA­KA­MI Y SUS PA­JAS El ar­tis­ta ja­po­nés Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi ha da­do una vuel­ta de tuer­ca a la es­té­ti­ca del man­ga con su art-eya­cu­lar, o ex­pli­ca­do de otra ma­ne­ra: có­mo con­ver­tir la eya­cu­la­ción en ar­te. En 1998 reali­zó My Lo­ne­so­me Cow­boy (Mi cow­boy so­li­ta­rio), una es­cul­tu­ra de fi­bra de vi­drio de un per­so­na­je de có­mic que se es­tá mas­tur­ban­do con una gran eya­cu­la­ción que sa­le de un pe­ne mo­ra­do, y que ter­mi­nó ven­dién­do­se por más de 13 mi­llo­nes de dó­la­res. Ha si­do con­si­de­ra­do el or­gas­mo más ca­ro de la his­to­ria.

23 PI­CAS­SO Y LA 'MO­NA LI­SA' EL IN­TE­RRO­GA­TO­RIO MÁS FA­MO­SO DE LA HIS­TO­RIA DEL AR­TE En 1911 el Mu­seo del Lou­vre vi­vió uno de los ro­bos más co­no­ci­dos de la his­to­ria. La Mo­na Li­sa de Leo­nar­do da Vin­ci fue ro­ba­da por un cris­ta­le­ro ita­liano del mu­seo y se­cues­tra­da du­ran­te más de dos años. Pe­ro an­tes de co­no­cer la au­to­ría del hur­to, hu­bo mu­chos sos­pe­cho­sos, in­clu­yen­do a Pablo Pi­cas­so. El ar­tis­ta ma­la­gue­ño era un jo­ven re­cién lle­ga­do a París, sin fa­ma nin­gu­na, pe­ro que te­nía por ma­la cos­tum­bre com­prar es­ta­tuas ibé­ri­cas ro­ba­das, lo que le con­vir­tió en sos­pe­cho­so. Fue in­te­rro­ga­do y pues­to en li­ber­tad al ca­bo de unas ho­ras. LA BO­RRA­CHE­RA MOR­TAL DE PO­LLOCK

24 EX­PRE­SIO­NIS­MO ABS­TRAC­TO... DE WHISKY El 11 de agos­to de 1956, con 44 años, se es­tre­lla­ba el co­che de Jack­son Po­llock cau­san­do su muer­te. Iba bo­rra­cho. Uno de los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to de­ja­ba tras de sí una vida don­de el al­cohol y las bo­rra­che­ras eran par­te de su obra. En una oca­sión, Peggy Gug­gen­heim le en­car­gó un gran mu­ral y, cuan­do es­ta­ba a pun­to de ter­mi­nar­lo, asal­tó el mi­ni­bar de la me­ce­nas y co­lec­cio­nis­ta de ar­te, y no de­jó ni una bo­te­lla lle­na. Ter­mi­nó ori­nan­do en la chi­me­nea. Ed Ha­rris le dio vida en su bio­pic en el ci­ne.

25 LOS YBA (YOUNG BRI­TISH AR­TIST)

GE­NE­RA­CIÓN KE­BAB Con Da­mien Hirst y Sa­rah Lu­cas a la ca­be­za, es­ta ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas, los YBA, crea­da por la co­no­ci­da ga­le­ría bri­tá­ni­ca Saat­chi, ha re­vo­lu­cio­na­do el ar­te con­tem­po­rá­neo de los úl­ti­mas dé­ca­das, ya sea por sus pre­cios as­tro­nó­mi­cos o por el con­cep­to de sus obras. De he­cho, la pie­za Dos hue­vos fri­tos y un ke­bab de la pro­pia Lu­cas es to­do un ejem­plo de la ins­pi­ra­ción de su tra­ba­jo. Es­ta es­cul­tu­ra es pre­ci­sa­men­te eso, un me­sa con un ke­bab que si­mu­la una va­gi­na y dos hue­vos fri­tos que pa­re­cen los pe­chos de una mu­jer. Lu­cas ven­de aho­ra sus es­cul­tu­ras par­tien­do de cin­co ce­ros.

fo­to­gra­fía:l'amour­fou,1984.mi­que­lbar­ce­ló.©co­lec­ción­dear­te­con­tem­po­rá­neo­fun­da­ción"lacai­xa".pie­ro­man­zo­nis­fe­cal­tin,ar­tis­ts­hi­tin­ro­meon­fe­bruary gettyimages.dia­near­bus.me­xi­cand­war­fin­his­ho­tel­room,n.y.c.,1970©,d.r.jan­nis­kou­ne­llis,vegap,ma­drid,2015.getty,d.r. 1971.©

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.