Úr­su­la Cor­be­ró, una lo­li­ta de ci­ne.

En una char­la con Úr­su­la Cor­be­ró pue­des aca­bar ha­blan­do de mo­der­nos, len­te­jas y pe­nes de plás­ti­co en la ca­be­za. Por­que la lo­li­ta es­pa­ño­la no es lo que pa­re­ce (spoi­ler:es me­jor). I

GQ (Spain) - - Sumario - IA­GO DA­VI­LA

ÚR­SU­LA COR­BE­RÓ no pue­de pa­rar de reír. Se­rá por­que es­te año es­tre­na tres co­me­dias (dos en ci­ne y una en te­le­vi­sión). O por­que es una de las es­pa­ño­las más in­flu­yen­tes del mo­men­to gra­cias a las re­des so­cia­les y a su blog en Gla­mour.com. O, sim­ple­men­te, por­que tie­ne un no­vio (An­drés Velencoso) que pa­re­ce sa­li­do de las fra­guas del Olim­po. Sea como fue­re, el ca­so es que le di­ces cual­quier co­sa y ella ja­ja­jea con fuer­za, y te con­ta­gia, y la con­ver­sa­ción aca­ba de­ri­van­do ha­cia hom­bres un­ta­dos en acei­te, lo cual es muy po­co GQ. He aquí una chi­ca di­ver­ti­da, in­te­li­gen­te y que le echa so­bra­sa­da a las len­te­jas. GQ: En 2015 es­tre­nas tres co­me­dias. ¿Ha si­do ca­sua­li­dad o te in­tere­sa el gé­ne­ro es­pe­cial­men­te? ÚR­SU­LA COR­BE­RÓ: Ha ve­ni­do to­do da­do. So­lo ha­bía he­cho dra­ma, sal­vo un ca­pí­tu­lo en Con el cu­lo al ai­re y la pe­lí­cu­la Quién ma­tó a Bam­bi, que fue don­de me en­tró el gu­sa­ni­llo. Y pa­re­ce que se me es­tá dan­do bien. Creo que es por el ti­rón que tie­ne aho­ra el gé­ne­ro en Es­pa­ña, que sa­len más opor­tu­ni­da­des. A la gen­te le ape­te­ce reír­se, ya hay su­fi­cien­tes dra­mas en ca­sa. GQ: ¿Có­mo de­fi­ni­rías tu hu­mor: eres de las cu­ña­das que cuen­tan chis­tes, te gus­tan las pe­lis de Leslie Niel­sen o pre­fie­res la so­fis­ti­ca­da iro­nía hips­ter? Ú. C.: Soy po­co de con­tar chis­tes. Ten­go tres, y los ex­plo­to mu­cho. Me gus­tan los de ru­bias, por­que se me da bien el hu­mor naíf, lo sim­ple. Me gus­ta ha­cer­me la ton­ta. GQ: Es­te mes te ve­re­mos en Per­dien­do elnor­te,una co­me­dia ro­mán­ti­ca con un fuer­te con­te­ni­do so­cial. ¿Qué te pa­re­cen la fu­ga de ce­re­bros, la cri­sis, los desahu­cios…? Ú. C.: La pe­lí­cu­la in­ten­ta qui­tar­le hie­rro a es­to. Cuen­ta la his­to­ria de dos cha­va­les muy bien for­ma­dos, aun­que al­go pa­to­sos men­tal­men­te, que emi­gran a Ale­ma­nia con­ven­ci­dos de que van a triun­far. Pe­ro allí se en­cuen­tran con que la co­sa tam­po­co es­tá pa­ra ti­rar cohe­tes. La pe­lí­cu­la jue­ga a reír­se de los pro­ble­mas y de la ru­ti­na de mier­da que tie­ne mu­cha gen­te. GQ: Tu otra co­me­dia pa­ra ci­ne es Có­mo so­bre­vi­vi­rau­na­des­pe­di­da.¿qué es lo peor que pue­de pa­sar en una des­pe­di­da? Ú. C.: El strip­per. Aun no me ha to­ca­do, pe­ro me ate­rro­ri­za que un hom­bre lleno de acei­te se me pon­ga en­ci­ma. La me­jor des­pe­di­da de sol­te­ra es es­tar to­do el ra­to jun­tas, sin po­llas de plás­ti­co en la ca­be­za ni pe­nes bai­lan­do. GQ: ¿Es po­si­ble que tus ami­gas no te in­vi­ten a sus des­pe­di­das por­que los chi­cos so­lo se fi­jan en ti? Ú. C.: No, por­que to­das mis ami­gas es­tán muy bue­nas, así que no tie­nen mo­ti­vos pa­ra po­ner­se ce­lo­sas. Y tam­po­co me co­no­ce tan­to la gen­te. Como soy pe­que­ña… Por­que sí, des­de aquí lo di­go, pa­ra la gen­te que me pa­ra por la ca­lle y me di­ce que soy más ba­ji­ta que en la te­le: ¡mi­do 1,63! Lo que pa­sa es que es­toy muy bien pro­por­cio­na­da. GQ: En la pe­li tra­ba­jas con el in­fluen­cer Brays Efe y las fo­tos de tu blog las ha­ce Pe­pino Ma­rino. ¿Eres una mo­der­na? Ú. C.: A lo me­jor soy una mo­der­na frus­tra­da… Por­que mo­der­na, mo­der­na, no me con­si­de­ro. Soy muy abier­ta, eso sí, y me gus­ta la gen­te crea­ti­va. Por ejem­plo, a Brays lo lla­ma­mos Bray­si­pe­dia, por­que sa­be de to­do. Me gus­ta mu­cho es­cu­char­los, por­que Pe­pino y él sí que son mo­der­nos, es­tán muy do­cu­men­ta­dos so­bre ci­ne clá­si­co, mo­da… GQ: Y ha­blan­do de blogs, ¿exis­te la ri­va­li­dad en­tre ce­le­brity blog­gers y blog­ger­sa se­cas? Ú. C.: No, son dos mun­dos pa­ra­le­los. La blo­gue­ra pro­fe­sio­nal tie­ne que sa­ber de mo­da, y una ce­le­brity es más de con­tar sus co­sas y que la gen­te la co­noz­ca. Por eso pro­cu­ro ha­blar de te­mas di­fe­ren­tes, des­de looks has­ta la re­ce­ta de mis len­te­jas, por­que les echo so­bra­sa­da en vez de cho­ri­zo. Ese post ha gus­ta­do mu­cho… GQ: Es que mar­cas ten­den­cia. ¿Aca­ba­rás con­vir­tien­do las len­te­jas en las nue­vas cro­que­tas? Ú. C.: Uf, las cro­que­tas son muy di­fí­ci­les de su­pe­rar. Ade­más no sé ha­cer­las. GQ: ¿Qué nos cuen­tas de tu nue­va se­rie? Ú. C.: An­cla­dos va a ser muy guay. Bueno, yo lo en­fo­co to­do de ma­ne­ra po­si­ti­va, por­que creo que con­ta­gia a aque­llo que ha­ces. Lue­go me lle­vo chas­cos, aun­que lo pre­fie­ro. Pe­ro una se­rie con Joa­quín Re­yes, Rossy de Pal­ma, Mi­ren Ibar­gu­ren, Mi­ki Es­par­bé… tie­ne que fun­cio­nar. No in­ten­to pa­re­cer­me a ellos, por­que nun­ca voy a al­can­zar su ni­vel, pe­ro apren­do un mon­tón. Soy ob­ser­va­do­ra, y creo que ese es el mo­tor de mi evo­lu­ción: voy ro­ban­do co­si­llas de la gen­te. GQ: Em­pie­zas a in­ter­pre­tar a per­so­na­jes de tu edad. ¿Vas a de­jar atrás tu nick @Ur­su­lo­li­ta pa­ra ser Úr­su­la a se­cas? Ú. C.: Yo Ur­su­lo­li­ta a muer­te. El nom­bre vie­ne de la épo­ca de Fí­si­ca o quí­mi­ca, que me lla­ma­ban Lo­li­ta, Bar­bie… Un día, una chi­ca de ves­tua­rio em­pe­zó de bro­ma: "Ur­si Cur­si, Ur­su­fun­cia… ¡Ur­su­lo­li­ta! ". Y se me que­dó pa­ra siem­pre. A los dos años com­pré una pe­rra y le pu­se Lo­li­ta, así que es par­te de mi iden­ti­dad. Es más, ten­go unas za­pas de Ni­ke en las que po­ne "Soy Lo­li­ta". GQ: Ya que ha­bla­mos de lo­li­tas, ¿son cier­tos los ru­mo­res de que el cuer­po des­nu­do que se veía en Quién ma­tó a Bam­bino es tu­yo? Ú. C.: Me lo ha di­cho mo­go­llón de gen­te. Es mío. No lo he tui­tea­do por­que me pa­re­cía de­ni­gran­te, pe­ro es de ver­dad. GQ: En re­su­men, de acuer­do a tu si­tua­ción ac­tual, lo de "la suer­te de la fea, la gua­pa la desea", ¿se­rá pa­ra otras, no? Ú. C.: La ver­dad es que me sien­to muy afor­tu­na­da. Y no me sien­to fea. Mi­ra, ahí tie­nes tu ti­tu­lar.

"Soy ob­ser­va­do­ra y creo

que ese es el mo­tor de mi evo­lu­ción. Voy ro­ban­do

co­si­llas a la gen­te"

ESTEFANIA QUI­RO­GA GON­ZA­LO MA­CHA­DO

Con­jun­to de len­ce­ría de en­ca­je Dol­ce & Gab­ba­na.

Tra­je de ba­ño gris per­la La Per­la Beachwear. A la iz­da., ca­mi­se­ta ne­gra de re­ji­lla y shorts ne­gros de se­da La Per­la.

Shor­ts­ro­jos de se­da Dol­ce & Gab­ba­na. A la iz­da., su­je­ta­dor ne­gro y blan­co de lu­na­res Dol­ce & Gab­ba­na y shorts de­nim­cu­rrent Elliott.

Bod­yin­ti­mis­si­mi y san­da­lias de ta­cón ne­gro Stuart Weitz­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.