40 to­nes

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - DANIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ @da­nie­len­trial­go

HAY UNA HIS­TO­RIA de Paul Aus­ter (no re­cuer­do muy bien en qué li­bro su­yo sa­le) en la que un jo­ven al­pi­nis­ta mue­re se­pul­ta­do por un alud en lo al­to de una mon­ta­ña. Mu­chos años des­pués, cuan­do las nieves per­pe­tuas se van re­ti­ran­do por mor del cam­bio cli­má­ti­co, su cuer­po re­apa­re­ce de nue­vo en la su­per­fi­cie per­fec­ta­men­te con­ser­va­do por el frío. Su hi­jo, que ya es una per­so­na ma­du­ra, acu­de a re­cu­pe­rar­lo; y en­ton­ces, des­cu­bre –con una sen­sa­ción ex­tra­ña– que su pa­dre se le apa­re­ce an­te sus ojos mu­cho más jo­ven de lo que él mis­mo lo es aho­ra. Una vi­sión real­men­te per­tur­ba­do­ra. Cuen­ta Ste­fan Zweig en su ma­ra­vi­llo­so El mun­do de ayer (sí, me es­tá sa­lien­do una car­ta al­go cul­tu­re­ta) que en la épo­ca an­te­rior a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial la ju­ven­tud no so­lo no era per­ci­bi­da como al­go va­lio­so en sí mis­mo sino que in­clu­so era vis­ta como una es­pe­cie de mo­les­to e inevi­ta­ble sa­ram­pión que –ló­gi­ca­men­te– so­lo con­se­guía cu­rar­se con la edad. Es­cri­be Zweig: "Mi pa­dre, mi tío, mi maes­tro, el ten­de­ro de la es­qui­na (…) a los 40 años eran ya hom­bres res­pe­ta­bles (…). An­da­ban des­pa­cio, ha­bla­ban con co­me­di­mien­to, (…) hom­bres ma­du­ros que evi­ta­ban cons­cien­te­men­te los ges­tos y la pe­tu­lan­cia de los jó­ve­nes como al­go im­pro­pio (…). Ni si­quie­ra sien­do yo muy ni­ño, cuan­do mi pa­dre to­da­vía no ha­bía cum­pli­do los 40, re­cuer­do ha­ber­le vis­to nun­ca su­bir o ba­jar es­ca­le­ras con pri­sa apa­ren­te. La pri­sa pa­sa­ba por ser no so­lo po­co ele­gan­te, sino que en reali­dad tam­bién era su­per­flua". Va­mos, que los jó­ve­nes de en­ton­ces, an­tes que na­da, desea­ban cre­cer y con­ver­tir­se en hom­bres –an­te los ojos de los de­más– lo más rá­pi­do po­si­ble.

To­do ha cam­bia­do una bar­ba­ri­dad des­de en­ton­ces y hoy el sín­dro­me de Pe­ter Pan nos ama­rra a nues­tros años mo­zos como el an­cla gi­gan­te de un trans­atlán­ti­co. Re­cuer­do cuan­do Mark David Chap­man dis­pa­ró a John Len­non a prin­ci­pios de los años 80, con un re­vól­ver .38 S pe­cial y un vo­lu­men de El guardián en­tre el cen­teno en el bol­si­llo tra­se­ro del pan­ta­lón (¡va­ya!, he con­se­gui­do me­ter a Aus­ter, Zweig y Salinger en la mis­ma car­ta). Yo en­ton­ces era ape­nas un ni­ño y su­pon­go que veía a John Len­non como una per­so­na ma­yor ; al­guien que ya ha­bía de­ja­do sus me­jo­res años atrás y que sim­ple­men­te ca­mi­na­ba por la vida sin más. Aho­ra, que ya le he so­bre­pa­sa­do (el al­ma de los Beatles so­lo te­nía 40 años cuan­do fue ase­si­na­do) so­bre­co­ge pen­sar en to­do lo que aquel John Len­non cua­ren­tón po­dría ha­ber he­cho si Chap­man no se hu­bie­ra cru­za­do en su ca­mino aquel día.

Por­que hoy los 40 no es­tán pa­ra na­da re­ñi­dos con la crea­ti­vi­dad, sino más bien to­do lo con­tra­rio. De he­cho, pa­ra mu­chos, es la dé­ca­da en la que los hom­bres nos en­con­tra­mos más a gus­to con no­so­tros mis­mos. Por eso

40 he­mos de­di­ca­do es­te GQ a los to­nes (o cua­ren­ta­ñe­ros , como al­gu­nos pre­fie­ren lla­mar­nos). Ti­pos como Joa­quín Re­yes, Jon Hamm, el Cho­lo Si­meo­ne o Cli­ve Owen, gen­te que se sien­te en su me­jor mo­men­to. Ya es­tén a pun­to de ini­ciar la aven­tu­ra, jus­to en me­dio o ple­nos de ex­pe­rien­cia, to­dos ellos pue­den acon­se­jar­nos có­mo re­co­rrer es­ta dé­ca­da, an­ta­ño aso­cia­da a la cri­sis mas­cu­li­na, con el me­jor es­ti­lo po­si­ble.

Y así has­ta la si­guien­te es­ta­ción del ca­mino. Como lo que so­mos. Via­je­ros en trán­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.