El porno cam­bió mi pei­na­do

Des­de la de­pi­la­ción has­ta el bi­go­te o el pe­lo en el pe­cho, la in­dus­tria del ci­ne de adul­tos crea mo­das y ha­ce que in­clu­so los hom­bres im­per­fec­tos ten­gan es­pe­ran­zas de pi­llar ca­cho una no­che.

GQ (Spain) - - Manifiesto - POR MA­RIO SUÁ­REZ

En el año 2003, el fa­mo­so ac­tor porno de los años 70 Ron Je­remy (Nue­va York, 1953) de­cla­ró que du­ran­te sus años de apo­geo pro­fe­sio­nal ha­bía en­gor­da­do­tan­to­que­loú­ni­co­que po­día ha­cer fren­te a una cá­ma­ra era be­sar­se la pun­ta del pe­ne. Él, que se ha­bía he­cho fa­mo­so en la in­dus­tria del ci­ne de adul­tos por ser ca­paz de rea­li­zar una au­to­fe­la­ción en pan­ta­lla, se ha­bía con­ver­ti­doe­nun­hom­breo­be­soy­pe­lu­do de50años­que­prac­ti­ca­ba­se­xo­con se­ño­ri­tas de 20. Lo de Ron nun­ca fue­mos­tra­rab­do­mi­na­le­se­nel­ci­ne, lo su­yo era el gran ta­ma­ño de su pe­ne, la fle­xi­bi­li­dad en es­ce­na y sus mi­che­li­nes. Je­remy, del que in­clu­so han lle­ga­do a sa­car un mar­ca de ron con su ima­gen, de­mo­cra­ti­zó el pe­lo en el pe­cho y la im­per­fec­ción fí­si­ca en la in­dus­tria del porno, con­si­guien­do que mi­les de hom­bres se sin­tie­ran sexys an­te las mi­ra­das pí­ca­ras de al­gu­na jo­ven­zue­la. Él es el cla­ro ejem­plo de có­mo el ci­ne de adul­tos se tras­la­dó a la ca­lle y pu­so de mo­da cier­tas ten­den­cias es­té­ti­cas.

Lo mis­mo pa­só a fi­na­les de los 90 con Jack Rad­clif­fe, un ac­tor porno gay fa­mo­so en­tre la co­mu­ni­dad osa y con­si­de­ra­do un au­tén­ti­co icono se­xual con su bar­ba y su ma­ta de pe­lo en el pe­cho. En el ca­so de Mi­chael Gaunt, su bi­go­te y sus pro­mi­nen­tes en­tra­das en la ca­be­za fue­ron re­fle­jo tam­bién de una mo­da en la dé­ca­da de los 70 en la que los calvos em­pe­za­ban a triun­far con las fé­mi­nas. Hoy Gaunt ya se ha re­ti­ra­do con 70 años, pe­ro él pro­vo­có que otros mu­chos ac­to­res se de­ja­ran mos­ta­cho pa­ra pa­re­cer más po­ten­tes se­xual­men­te y de ahí que lle­ga­ra al ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo fue cues­tión de me­ses. Pe­lo en el pe­cho, hom­bres cor­pu­len­tos y cier­ta alo­pe­cia que sal­tó de los ba­res de ca­rre­te­ra a la por­no­gra­fía pa­ra des­pués mag­ni­fi­car­se en torno al se­xo.

Lain­dus­tria­xes­res­pon­sa­ble­de­mu­chas de nues­tras fi­lias y fo­bias es­té­ti­cas con las que con­vi­vi­mos a dia­rio. Siem­pre co­rrió la le­yen­da ur­ba­na de que la de­pi­la­ción en el pu­bis y en los pectorales que se pu­so de mo­da ha­ce una dé­ca­da ve­nía im­pues­ta por una tras­la­ción hi­gié­ni­ca del ci­ne de adul­tos a la ca­lle. El ca­so es que se asen­tó y du­ran­te años vi­mos pa­sar por las ma­nos de es­te­ti­cis­ta­sa­mu­chos­hom­bres­for­ni­dos­con­ven­ci­dos de que un pe­ne ra­su­ra­do gus­ta­ba más a las chi­cas. Pe­ro an­tes de que el pe­lo es­tor­ba­ra en las re­la­cio­nes se­xua­les, hu­bo un pun­to in­ter­me­dio en los años 80, con ac­to­res como el ase­si­na­do Ch­ris­top­her Lan­ce, de ca­ra aniña­da y cuer­po fi­bra­do, que tam­bién se ve­ría su re­fle­jo en pe­lí­cu­las co­mer­cia­les como Ame­ri­can Gi­go­lo de un tierno Ri­chard Gere, que crea­ron mo­da en la es­té­ti­ca de los fil­mes noir del ac­tor porno Jeff Stry­ker o en tí­tu­los­deé­xi­to­co­mo Night­so­fa­me­ri­can­gi­go­lo.

La in­dus­tria de la mo­da tam­bién ha co­que­tea­do con el porno lle­gan­do a in­cor­po­rar ten­den­cias es­té­ti­cas. En los años 90, un mo­de­lo y ac­tor porno bi­se­xual, Tony Ward, sal­tó a la fa­ma por ser el pro­ta­go­nis­ta del li­bro de fo­to­gra­fías Sex de Ma­don­na. La ru­bia del pop se lo lle­vó a su ca­ma du­ran­te una bue­na tem­po­ra­da, lo ma­nia­tó fren­te a una cá­ma­ra, lo ex­hi­bió como no­vio ofi­cial y su na­riz agui­le­ña ter­mi­nó con­quis­tan­do a fo­tó­gra­fos como Herb Ritts o Bru­ce We­ber. To­da­vía sus úni­cas tres pe­lí­cu­las porno gra­ba­das si­guen sien­do mo­ti­vo de es­tu­dio en el ám­bi­to de las per­for­man­ces y el vi­deoar­te se­xual, mien­tras con­ti­núa pro­ta­go­ni­zan­do cam­pa­ñas pa­ra Ro­ber­to Cavalli, H&M, Hu­go Boss, Cha­nel o Fen­di, en­tre otras fir­mas. Ward fue res­pon­sa­ble­de­queel­sa­do­ma­so­quis

fue­ra vis­to como al­go real­men­te­sexyy­co­mer­cial.

A es­ta lí­nea es­tu­vo a pun­to de lle­gar re­cien­te­men­te tam­bién el mo­de­lo y ac­tor Harry Louis, pe­ro por aho­ra se ha que­da­do en DJ de dis­co­te­cas. Du­ran­te un par de años es­te jo­ven­ci­to bra­si­le­ño con un pe­ne de 24 cen­tí­me­tros fue el no­vio ofi­cial de Marc Ja­cobs. Sus cor­tes de pe­lo ex­tre­mos,ra­pa­do­sen­los­la­te­ra­les,con­mar­ca de na­va­ja a un la­do, son re­fle­jo de una mo­da ma­ri­ne que to­da­vía hoy con­ti­núa y se ve in­clu­so so­bre ca­be­zas de fut­bo­lis­tas como Cris­tiano Ro­nal­do. La in­dus­tria más teen del porno ac­tual es­tá pla­ga­da de cha­va­les con esos pei­na­dos y la famosa ra­ya a na­va­ja.

En la dé­ca­da del 2000 en la in­dus­tria del ci­ne X pro­li­fe­ró la ima­gen de los jó­ve­nes mus­cu­la­dos im­ber­bes, con ros­tros aniña­dos pe­ro pe­nes de 25 cen­tí­me­tros. To­ni Ribas, un ac­tor ca­ta­lán que ter­mi­nó ca­sa­do con la tam­bién ac­triz porno Sop­hie Evans, fue el nue­vo ma­cho-fo­lla­dor en el que to­dos que­rían mi­rar­se. La me­le­na de Evan Sto­ne en es­ta dé­ca­da fue imi­ta­da sin lí­mi­te y su fa­ma tan gran­de que los pro­duc­to­res apos­ta­ron por él pa­ra pro­ta­go­ni­zar las dos pe­lí­cu­las más ca­ras de la in­dus­tria del ci­ne X, Pi­ra­tes 1 yla 2 . Y al­go pa­re­ci­do es­tá ocu­rrien­do en la ac­tua­li­dad con el ta­tua­je; los ac­to­res que más es­tán tra­ba­jan­do aho­ra mis­mo son aque­llos que lu­cen tat­toos en sus bra­zos y pectorales. Que se lo di­gan a Criss Stro­kes, el jo­ven de Mia­mi cu­yos tri­ba­les ta­tua­dos es­tán cau­san­do fu­ror, aun­que tam­bién ayu­da su pe­ne cir­cun­ci­da­do de 26 cen­tí­me­tros.

DI­GA 33

El porno tam­bién Burt Rey­nolds y Mark Wahl­berg en Boo­gie­nights.

por el ves­tua­rio. crea ten­den­cias, aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.