La lla­ve del tiem­po

Car­tier, el re­lo­je­ro de las for­mas, rein­ven­ta la co­ro­na y la alo­ja en su fu­tu­ro bes­tse­ller,le Clé, una pie­za de per­fil sen­ci­llo y pers­pec­ti­vas muy al­tas.

GQ (Spain) - - De Firma - POR BEA­TRIZ ROL­DÁN

La mai­son Car­tier tie­ne un glorioso pa­sa­do como crea­dor de for­mas. Los must de la ca­sa se han ci­men­ta­do so­bre ca­jas y ar­qui­tec­tu­ras que han ido mar­can­do hi­tos en di­fe­ren­tes épo­cas y que ac­tual­men­te for­man par­te de la ico­no­gra­fía re­lo­je­ra de es­te si­glo xxi . Así, el cua­dra­do se ma­te­ria­li­zó en el mo­de­lo Santos en 1904, el rec­tán­gu­lo en el Tank de 1917 (con tres va­ria­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas a lo lar­go de su vida) y el círcu­lo en el ex­qui­si­to Ba­llon Bleu de ha­ce ocho años. Aho­ra, de nue­vo a vuel­tas con la re­don­dez y la sen­ci­llez, lle­ga el pró­xi­mo su­per­ven­tas de Car­tier: Le Clé. To­man­do su nom­bre de la for­ma de la co­ro­na – lla­ve, en fran­cés–, el ac­to de ajus­tar la ho­ra y la fe­cha re­cuer­da el an­ces­tral ges­to de dar cuer­da a un re­loj.

Con un sen­ci­llo ade­mán, la co­ro­na se ex­trae pa­ra ajus­tar la ho­ra. Al ter­mi­nar se co­lo­ca de nue­vo en po­si­ción ver­ti­cal sin que se mue­van las agu­jas, to­do ello con un sen­ci­llo ejer­ci­cio acom­pa­ña­do de una ex­pe­rien­cia sen­so­rial: un clic lim­pio y cer­te­ro que re­to­ma la me­di­da del tiem­po. Asi­mis­mo, la ca­sa Car­tier, re­co­no­ci­da por sus co­ro­nas in­no­va­do­ras, ha do­ta­do a es­te me­ca­nis­mo de un sen­ti­do es­té­ti­co acor­de a su ADN, ador­nán­do­lo con un za­fi­ro in­ser­ta­do de tal ma­ne­ra que que­da ali­nea­do con el me­tal que lo ro­dea, le­jos del en­gas­ta­do tra­di­cio­nal. Y la be­lle­za con­ti­núa en su in­te­rior: el nue­vo ca­li­bre 1847 MC in­cor­po­ra, en­tre otras ma­ra­vi­llas, un ba­rri­le­te par­ti­cu­lar­men­te rá­pi­do, un sis­te­ma de car­ga do­ble y un in­di­ca­dor de fe­cha se­mi­ins­tan­tá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.