Una no­che de di­ciem­bre de 1965

War­hol y su sé­qui­to en­tra­ron en el Ca­fé Bi­za­rre, en Green­wich Vi­lla­ge, pa­ra es­cu­char a un gru­po de rock. Su ayu­dan­te…

GQ (Spain) - - Travelling -

… Ge­rard Ma­lan­ga (Nue­va York, 1943), que ha­bía si­do bai­la­rín en un pro­gra­ma mu­si­cal de te­le­vi­sión, sal­tó al es­ce­na­rio con sus pan­ta­lo­nes de cue­ro ne­gro y bai­ló acom­pa­ña­do del lá­ti­go que so­lía lle­var. El ar­tis­ta es­ta­ba en­tu­sias­ma­do. Esa no­che ha­bía en­con­tra­do una ban­da a su me­di­da gra­cias a su ayu­dan­te. Sin Ma­lan­ga, los des­ti­nos de Vel­vet Un­der­ground y War­hol ja­más se ha­brían cru­za­do.

Ma­lan­ga es un per­so­na­je que, sin es­tar nun­ca en pri­me­ra lí­nea, re­sul­tó in­dis­pen­sa­ble pa­ra que cier­tos mi­la­gros su­ce­die­ran. Co­men­zó a tra­ba­jar en la Fac­tory en ju­nio de 1963, ava­la­do por los ar­tis­tas Ma­rie Men­ken y Wi­llard Maas. Ayu­da­ba al ar­tis­ta en sus se­ri­gra­fías y fil­ma­cio­nes, pe­ro sus in­tere­ses es­ta­ban lo­ca­li­za­dos en la ima­gen y la poe­sía. "Pa­ra mí la poe­sía era una ma­ne­ra de in­tro­du­cir­me en un len­gua­je se­cre­to", ex­pli­ca. "Tam­bién to­ma­ba fo­to­gra­fías y eso com­bi­na­ba bien con la poe­sía. Am­bas ac­ti­vi­da­des tie­nen que ver con la mi­ra­da", con­clu­ye.

En abril de 1966 se con­vir­tió en el bai­la­rín del es­pec­tácu­lo Ex­plo­ding Plas­tic Inevi­ta­ble. En él, los Vel­vet to­ca­ban acom­pa­ña­dos por la mo­de­lo Ni­co, mien­tras se pro­yec­ta­ban dia­po­si­ti­vas y pe­lí­cu­las ex­pe­ri­men­ta­les de la Fac­tory. Ma­lan­ga, que bai­ló jun­to a Edie Sedg­wick pri­me­ro y con Mary Wo­ro­now des­pués, tam­bién pro­ta­go­ni­zó al­gu­na de aque­llas cin­tas, como Vinyl, li­bre adap­ta­ción de La na­ran­ja me­cá­ni­ca de Ant­hony Bur­gess, en la que la cá­ma­ra se re­crea­ba con las torturas a las que era so­me­ti­do. El apues­to Ma­lan­ga tam­bién to­mó par­te en pe­lí­cu­las de ín­do­le más se­xual, como

Kiss, colección de lar­gos y sabrosos be­sos en­tre di­ver­sas pa­re­jas, y Couch, re­la­to vi­sual de las ac­ti­vi­da­des se­xua­les que te­nían lu­gar en el fa­mo­so so­fá de la pla­tea­da Fac­tory.

Paul Mo­rris­sey, el ci­neas­ta que di­ri­gió las pe­lí­cu­las más pro­fe­sio­na­les de War­hol, y tam­bién el primer hom­bre de ne­go­cios de la Fac­tory, lo des­pi­dió a fi­na­les de 1970, alu­dien­do que su fun­ción allí era inexis­ten­te. "La com­pe­ten­cia era atroz. Yo no com­pe­tía con na­die, pe­ro cuan­do la Fac­tory se tras­la­dó a Union Squa­re las ten­sio­nes se hi­cie­ron más pa­ten­tes". An­tes de su mar­cha ha­bía si­do el en­car­ga­do de po­ner en mar­cha Andy War­hol's In­ter / view (pos­te­rior­men­te re­bau­ti­za­da como In­ter­view), una re­vis­ta so­bre pe­lí­cu­las, ar­te y so­cie­dad que, en reali­dad, era una ex­cu­sa pa­ra po­der pe­dir acre­di­ta­cio­nes en los prin­ci­pa­les fes­ti­va­les de ci­ne. Tras su des­pi­do, Ma­lan­ga se cen­tró en la poe­sía. En 1971, coin­ci­dien­do con la pu­bli­ca­ción de un poe­ma­rio lla­ma­do Chic Death, ofre­ce un re­ci­tal en St. Mark' Church, cen­tro neu­rál­gi­co de la cul­tu­ra al­ter­na­ti­va neo­yor­qui­na de la épo­ca. Con­si­guió in­cluir en el pro­gra­ma a una ami­ga su­ya, una des­gar­ba­da pe­ro pro­me­te­do­ra ar­tis­ta lla­ma­da Pat­ti Smith. Ese día, Ma­lan­ga fue aplau­di­do por el quién es quién de la con­tra­cul­tu­ra del mo­men­to (War­hol, Gins­berg, Reed, Jim Ca­rroll, An­ne Wald­man, John Giorno…), au­dien­cia que gra­cias a él tam­bién des­cu­brió el ta­len­to de Smith. Des­pués de eso, Ma­lan­ga no tu­vo pro­ble­mas pa­ra con­ven­cer a su edi­to­rial, la di­mi­nu­ta Te­le­graph (di­ri­gi­da por el hoy to­do­po­de­ro­so agen­te li­te­ra­rio An­drew Wy­lie) pa­ra que pu­bli­ca­ran Se­venth Hea­ven, primer li­bro de Pat­ti.

Como fo­tó­gra­fo, Ma­lan­ga re­tra­tó a mu­chas de aque­llas fi­gu­ras irre­pe­ti­bles. Sus ins­tan­tá­neas de Map­plet­hor­pe, Jagger, Bu­kows­ki o Bu­rroughs apa­re­cie­ron en di­ver­sas re­vis­tas du­ran­te los 70, des­ta­can­do por en­ci­ma del res­to una de Iggy Pop com­ple­ta­men­te des­nu­do. Ma­lan­ga fue tam­bién coau­tor, jun­to a Vic­tor Boc­kris, de Up-tight, la pri­me­ra bio­gra­fía de Vel­vet Un­der­ground, pu­bli­ca­da en 1984. Sus ar­chi­vos con­tie­nen va­lio­so ma­te­rial y su per­fil como co­rres­pon­sa­ble de al­gu­nas de las crea­cio­nes más im­por­tan­tes del primer War­hol han he­cho que di­se­ña­do­res como Adam Kim­mel ha­yan co­la­bo­ra­do con él pa­ra pre­sen­tar una colección re­crean­do los le­gen­da­rios screen tests de la Fac­tory. 50 años des­pués de sus pri­me­ras co­la­bo­ra­cio­nes con War­hol, su mi­ra­da si­gue re­ve­lán­do­nos gran­des sor­pre­sas.

EDIE SEDG­WICK 1966

ANDY WAR­HOL 1971 GE­RARD MA­LAN­GA 1966

CHAR­LES BU­KOWS­KI 1972 LOU REED 1973 ALLEN GINS­BERG 1971 JAS­PER JOHNS 1971 RO­MAN PO­LANS­KI 1972 DAVID BYR­NE 1977

BOB DY­LAN 1965

TEN­NES­SEE WI­LLIAMS 1975 MICK JAGGER 1970 KEITH RI­CHARDS 1977

Tra­je de cha­que­ta azul os­cu­ro y ca­mi­sa a ra­yas BROOKS BROT­HERS + Ga­fas de vis­ta con mon­tu­ra de pas­ta Way­fa­rer RAY-BAN + Pa­ñue­lo de bol­si­llo con ri­be­tea­do BOSS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.