Hamm Jon

14.

GQ (Spain) - - Especial 40 Tones - Ac­tor, mad man

SI HAY UN CUA­REN­TÓN EN EL QUE DE­BE­RÍA mi­rar­se el hom­bre GQ, ese es Jon Hamm. Y no por­que ha­ya re­de­fi­ni­do la mas­cu­li­ni­dad con su pa­pel de Don Dra­per en Mad Men; o por­que el ob­je­ti­vo vi­tal de cual­quier tra­je sea for­mar par­te de su ar­ma­rio; ni si­quie­ra por­que ten­ga una bar­bi­lla ta­lla­da por el mis­mo cin­cel de Dios. Si los hom­bres de­ben ad­mi­rar a Jon Hamm es por­que es el ti­po que nun­ca aban­do­nó. Y, al fi­nal, triun­fó. Hamm es de esos ac­to­res a los que el éxi­to le lle­gó tar­de. Bueno, más tar­de que a los de­más. En 1995, con 24 años, se mu­dó a Los Án­ge­les con un co­che y 150 dó­la­res en el bol­si­llo.

43

El lus­tro si­guien­te lo pa­só sir­vien­do me­sas y ha­cien­do au­di­cio­nes en las que nun­ca lo con­tra­ta­ban por­que no en­ca­ja­ba en pa­pe­les deim­ber­be­ca­paz­deha­cer­la­tir­con­fuer­zael co­ra­zón­de­la­sa­do­les­cen­tes.co­mo­sihamm hu­bie­se na­ci­do sien­do un hom­bre he­cho y de­re­cho y Holly­wood lo cas­ti­ga­se por ello.

Se ha­bía pro­me­ti­do a sí mis­mo que si a los 30 no con­se­guía vi­vir de la in­ter­pre­ta­ción, re­co­ge­ría los bár­tu­los y bus­ca­ría otra co­sa. In­clu­so tra­ba­jó en el di­se­ño de pro­duc­ción de una pe­lí­cu­la de soft­porn . No fue has­ta el año 2000, cuan­do el pla­zo que se ha­bía mar­ca­do es­ta­ba a pun­to de ex­pi­rar, que su te­na­ci­dad tu­vo la me­re­ci­da re­com­pen­sa en for­ma de un pa­pel re­gu­lar en la se­rie Pro­vi­den­ce. A es­te le si­guie­ron más tra­ba­jos, has­ta que, en 2007, lo se­lec­cio­na­ron en­tre más de 80 can­di­da­tos pa­ra dar vida al per­so­na­je prin­ci­pal de Mad Men, la pro­duc­ción que lle­va­ría a un nue­vo ni­vel los dra­mas en la pe­que­ña pan­ta­lla. En cues­tión de me­ses, Hamm se con­vir­tió en una es­tre­lla, desea­do por las mu­je­res, imi­ta­do por los hom­bres y aplau­di­do por la crí­ti­ca. Un icono con­tem­po­rá­neo ar­ma­do se­gún el ma­nual de ins­truc­cio­nes de una era en la que con­flu­ye­ron gran­des ído­los: des­de los de­bu­tan­tes Paul New­man, Robert Red­ford o Ste­ve Mcqueen, has­ta nom­bres ya con­so­li­da­dos como Bran­do, Ja­mes Ste­wart o Cary Grant. De pron­to, to­da su esen­cia de ca­na­llas en­can­ta­do­res y ex­tre­ma­da­men­te ele­gan­tes se con­den­sa­ba en la fi­gu­ra del crea­ti­vo pu­bli­ci­ta­rio de Ma­di­son Ave­nue.

Con el fi­nal de la se­rie a la vuel­ta de la es­qui­na (la agen­cia Ster­ling Coo­per echa­rá el cie­rre el 17 de ma­yo), el ac­tor de Saint Louis –que pron­to cum­pli­rá 44– afron­ta una nue­va eta­pa en su ca­rre­ra con la se­re­ni­dad de un ve­te­rano y el po­ten­cial de un vein­tea­ñe­ro. Sa­be que de­be mu­cho a Dra­per, pe­ro tras un lar­go ca­mino, no quie­re que­dar­se atra­pa­do en las al­mi­do­na­das ca­mi­sas de su per­so­na­je.

Cons­cien­te de ello, en los úl­ti­mos años Hamm ha fir­ma­do una nó­mi­na de in­ter­pre­ta­cio­nes de lo más va­ria­da: des­de el agen­te del FBI Adam Fraw­ley en The Town has­ta el odio­so (pe­ro hi­la­ran­te) no­vio de Kris­ten Wiig en La bo­da de mi me­jor ami­ga. Su úl­ti­mo hi­to ha si­do pro­ta­go­ni­zar el ca­pí­tu­lo de Na­vi­dad de Black Mirror, que le ha va­li­do otra ovación ce­rra­da por par­te de crí­ti­ca y pú­bli­co con un re­gis­tro que na­da tie­ne que ver con el del va­ni­do­so pu­bli­ci­ta­rio de los años 60. Y es que tal vez los 40 no sean los nuevos 20, sino una eta­pa me­jor.

POR

Tra­je y ca­mi­sa ER­ME­NE­GIL­DO ZEG­NA COUTU­RE + Cor­ba­ta ER­ME­NE­GIL­DO ZEG­NA + Pa­ñue­lo de bol­si­llo CA­NA­LI + Ga­fas de sol OLI­VER PEO­PLES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.