HEMS­WORTH

GQ (Spain) - - GQ Style - Por DAVID KATZ

gq so­me­te al aus­tra­liano a un test de mas­cu­li­ni­dad pa­ra

ave­ri­guar cuán­to tie­ne de dios es­te hom­bre (o viceversa).

Te­ne­mos la teo­ría de que Ch­ris Hems­worth es "el ma­cho Holly­wood" por an­to­no­ma­sia. Tal vez sea por­que es aus­tra­liano. Qui­zá por sus afi­cio­nes (surf y bo­xeo). O tal vez por­que in­ter­pre­ta a un dios nór­di­co de me­le­nas ru­bias y bí­ceps mar­mó­leos. Pa­ra tes­tar­lo, lo so­me­ti­mos a una tor­men­ta de pre­gun­tas y desafíos di­se­ña­dos pa­ra de­ter­mi­nar con pre­ci­sión la pu­re­za XY de sus cro­mo­so­mas.

Y es­tá­ba­mos en lo cier­to… pe­ro no por las ra­zo­nes que pen­sa­mos. A Holly­wood le gus­ta ven­der a sus es­tre­llas como sím­bo­los de mas­cu­li­ni­dad. Pe­ro sea­mos ho­nes­tos: ju­gar a ser va­ro­nil y ser­lo de ver­dad no es lo mis­mo. He­mos vis­to a Johnny Depp in­fil­trar­se en la ma­fia y ma­ne­jar una ame­tra­lla­do­ra, pe­ro no nos lo ima­gi­na­mos con un mar­ti­llo neu­má­ti­co des­tro­zan­do el du­ro as­fal­to. A Ch­ris Hems­worth, sí.

Sa­be­mos que su ru­bio pe­la­zo sal­tó a la fa­ma como es­toi­co ma­cho-al­fa-dios en Thor. Lue­go lo rom­pió­con Rush,don­de in­ter­pre­ta­ba a un be­be­dor-mo­de­lo-fo­lla­dor-pi­lo­to de Fór­mu­la 1. Y así lle­ga­mos a una agen­da re­ple­ta de pa­pe­les pro­ta­go­nis­tas en 2015: des­de el pi­ra­ta in­for­má­ti­co más du­ro del mun­do en Black­hat has­ta su re­to­ma­do dios del mar­ti­llo pi­lón en Lo­sven­ga­do­res:lae­dad­deul­tro­nel pró­xi­mo mes de ma­yo. No hay du­da, Hems­worth va a to­do gas.

Pe­ro pue­de ser aun más du­ro en la vida real. Cre­ció pe­leán­do­se con sus dos her­ma­nos (los ac­to­res Liam, más pe­que­ño; y Lu­ke, ma­yor que él) y cria­do por un pa­dre que ado­ra­ba las mo­tos y se pe­lea­ba con bú­fa­los. Ch­ris ha­ce surf, bo­xea y prac­ti­ca muayt­hai.ade­más, es de Aus­tra­lia, lu­gar de na­ci­mien­to de Paul Ho­gan y de mil mi­llo­nes de ani­ma­les que po­seen to­do ti­po de ve­ne­nos mor­ta­les (ade­más, allí prac­ti­can una ver­sión de fút­bol don­de es­tá per­mi­ti­do pi­sar la es­pal­da al ri­val pa­ra to­mar im­pul­so).

Por ello, nos pre­gun­ta­mos, ¿es es­te ex­tra­ño ga­lán de Holly­wood más ro­bus­to y ma­cho­te en la reali­dad que in­clu­so los per­so­na­jes que in­ter­pre­ta? Que­da­mos con él pa­ra ha­cer­le un cues­tio­na­rio.

Co­men­ce­mos.

Tra­je Cal­vin Klein Co­llec­tion, ca­mi­se­ta y cin­tu­rón John Var­va­tos, pul­se­ra Geor­ge Frost y re­loj Mont­blanc.

Ca­mi­sa Bur­berry Lon­don, pan­ta­lo­nes chi­nos Bur­berry Brit, cin­tu­rón John Var­va­tos y ga­fas de sol Va­lley Eye­wear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.