LOS ME­JO­RES DI­SE­ÑA­DO­RES DE LA HIS­TO­RIA (1965-2015)

GQ (Spain) - - GQ Style - POR AL­FRE­DO MU­RI­LLO

REALE­ZA AME­RI­CA­NA RALPH LAU­REN

Si uno ins­pec­cio­na el es­ti­lo de la fir­ma, se da­rá cuen­ta de que to­do en Ralph Lau­ren es ro­pa he­cha por y pa­ra el pro­pio Ralph Lau­ren. Es como si el di­se­ña­dor se hu­bie­ra de­di­ca­do a crear un sin­fín de looks –to­dos ellos clá­si­cos ame­ri­ca­nos– pa­ra con­for­mar un ar­ma­rio que le per­mi­tie­se ves­tir en cual­quier oca­sión. Por­que en Ralph Lau­ren ca­ben to­dos los ar­que­ti­pos, des­de el ru­do te­xano has­ta el ele­gan­te uni­ver­si­ta­rio de la cos­ta Es­te. Y ya pues­tos, como por ca­sua­li­dad, va y crea uno de los im­pe­rios tex­ti­les más im­por­tan­tes del mun­do.

EL VI­VI­DOR SO­BRIO HALS­TON

Pro­ba­ble­men­te na­die en la dis­co­te­ca más famosa de la his­to­ria, Stu­dio 54, co­no­cía a Roy por el nom­bre que le otor­ga­ron sus pro­ge­ni­to­res. Ni fal­ta que le ha­cía a Hals­ton, pa­ra el que fies­ta y ex­ce­so iban irre­me­dia­ble­men­te de la mano. Sin em­bar­go, du­ran­te el día, es­te ani­mal noc­turno se de­di­ca­ba a ha­cer reali­dad los sue­ños de al­gu­nos de los más cé­le­bres ico­nos de la mo­da como Jac­kie O o Li­za Min­ne­lli. Y pe­se a su es­ta­tus de rey del bri­llo y el strass,to­da su vida gi­ra­ba en torno a un so­brio cue­llo vuel­to ne­gro. Por­que Ste­ve Jobs in­ven­tó mu­chas co­sas, pe­ro Hals­ton se le ade­lan­tó en es­ti­lo.

EL UNI­VER­SI­TA­RIO RE­BEL­DE SCOTT STERN­BERG

Cuan­do la­vas tu ca­mi­sa fa­vo­ri­ta con agua más ca­lien­te de la cuen­ta, en­co­ge y te que­da pe­ga­di­ta… llo­ras. Pe­ro Scott Stern­berg no es como no­so­tros, y él de­ci­dió crear Band of Out­si­ders. Clá­si­cos preppy­de los 60 adap­ta­dos a las pro­por­cio­nes ac­tua­les y tra­ta­dos como si los lu­cie­ra el más ma­lo­te de to­da la uni­ver­si­dad.

DE HEDI SLI­MA­NE A MARC JA­COBS O GIOR­GIO AR­MA­NI. RE­CO­RRE­MOS EL ÚL­TI­MO ME­DIO SI­GLO DE MO­DA EN UNA CLA­SE MA­GIS­TRAL LE­JOS DE LAS PA­SA­RE­LAS.

EL RE­VO­LU­CIO­NA­RIO DE LA MER­CE­RÍA KEAN ETRO

Mi­llo­nes de es­tam­pa­dos –con el pais­ley­por en­ci­ma de to­dos– y co­lo­res, pre­sen­ta­cio­nes en tre­nes que atra­vie­san Mi­lán… Si al­guien sa­be có­mo ha­cer de la sas­tre­ría y los clá­si­cos de la mo­da mas­cu­li­na al­go tre­men­da­men­te di­ver­ti­do y ale­gre, ese es Kean. Por­que pa­ra el hi­jo de Gim­mo Etro, la ele­gan­cia tie­ne mu­chos co­lo­res.

EL 'EN­FANT TE­RRI­BLE' MARC JA­COBS

Ya no es el chico del­ga­du­cho y de ai­re grun­ge­que fue. Los ta­tua­jes, su im­pe­rio mul­ti­mi­llo­na­rio y mu­chos ki­los de ma­sa mus­cu­lar han he­cho lo su­yo –amén de un buen cor­te de pe­lo–, pe­ro a pe­sar de sus trans­for­ma­cio­nes, Marc si­gue sien­do el re­bel­de de siem­pre.

EL HOM­BRE TRAS EL LO­GO YVES SAINT LAU­RENT

Su ba­ta blan­ca pa­ra tra­ba­jar en el ate­lier­con pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca creó es­cue­la, pe­ro fue­ra de él, Yves op­ta­ba por tra­jes os­cu­ros y ese es­ti­lo sa­fa­ri tan apro­pia­do pa­ra sus es­ca­pa­das a Ma­rra­kech. Y como pie­za cen­tral, sus gran­des e icó­ni­cas ga­fas aca­pa­ran­do to­da la aten­ción.

IN­VA­SIÓN ORIEN­TAL YOH­JI YA­MA­MO­TO

Lle­va di­bu­jan­do la ro­pa del fu­tu­ro des­de que hi­zo su in­cur­sión en el mun­do de la mo­da en los 80. Como sa­li­do de una pe­lí­cu­la de Quen­tin Ta­ran­tino, Ya­ma­mo­to im­pri­me a ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que to­ca la mis­te­rio­sa es­té­ti­ca de la que él mis­mo ha­ce ga­la.

LA DEL­GA­DA LÍ­NEA NE­GRA HEDI SLI­MA­NE

Sli­ma­ne es un hom­bre de múl­ti­ples ta­len­tos, como el di­se­ño, la fo­to­gra­fía o ha­ber lo­gra­do po­ner a die­ta a La­ger­feld. Y es que sus crea­cio­nes, dig­nas de una del­ga­dí­si­ma es­tre­lla de rock, re­fle­jan con to­tal exac­ti­tud su es­ti­lo per­so­nal has­ta el pun­to de ser di­fí­cil dis­tin­guir a Hedi de uno de sus mo­de­los. Pan­ta­lo­nes pi­ti­llo so­lo ap­tos pa­ra los que, como los yo­gu­res, po­seen 0% de ma­te­ria gra­sa; cha­que­tas de cue­ro y fi­ní­si­mas corbatas son las pie­zas clave de su es­ti­lo.

LA CA­BE­ZA BIEN AL­TA KARL LA­GER­FELD

Es im­po­si­ble pen­sar en La­ger­feld y no ima­gi­nar­lo con su em­ble­má­ti­co atuen­do ac­tual. Im­po­lu­to tra­je ne­gro, guan­tes, ca­mi­sa blan­ca y al­tí­si­mo cue­llo que im­pri­me esa ac­ti­tud so­ber­bia de la que pre­su­me. Pe­ro in­clu­so an­tes de eso, cuan­do su co­le­ta aun no era blan­ca, Karl sa­bía que la me­jor ma­ne­ra de en­sal­zar la mar­ca pa­ra la que tra­ba­ja­ba era de­fen­der­la con su pro­pio es­ti­lo.

50 SOM­BRAS DE GRIS THOM BROWNE

Si el gris tie­ne tan­tas to­na­li­da­des como di­cen, Thom Browne las co­no­ce ab­so­lu­ta­men­te to­das. Su uni­for­me, un tra­je gris sa­ca­do de una pe­lí­cu­la de los 50, pue­de que va­ya su­frien­do pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes a lo lar­go de los años, pe­ro su es­pí­ri­tu dis­tin­gui­do siem­pre pre­va­le­ce.

VI­VA LA OS­TEN­TA­CIÓN GIAN­NI VER­SA­CE

Ver­sa­ce y el ex­ce­so iban de la mano. Con ai­res de play­boyy aris­tó­cra­ta, Gian­ni no so­lo creó una for­ma de ves­tir, sino un es­ti­lo de vida que él mis­mo de­fen­dió a ca­pa y es­pa­da.

EL DIA­BLO SO­FIS­TI­CA­DO RIC­CAR­DO TIS­CI

De­fi­nir el es­ti­lo de es­te ita­liano en un par de lí­neas es ca­si tan di­fí­cil como po­der com­bi­nar uno de sus es­mó­qui­nes –o sus pren­das grá­fi­cas crea­das pa­ra Gi­venchy– con pie­zas ur­ba­nas o snea­kers como so­lo él pue­de. Por­que si al­guien sa­be ha­cer ban­de­ra de sus crea­cio­nes y con­se­guir que las desees, ese es Ric­car­do.

EL MAES­TRO GIOR­GIO AR­MA­NI

Si ha­bla­mos de li­be­rar al hom­bre de las es­tric­tas con­di­cio­nes del tra­je de cha­que­ta, to­dos los de­dos de­be­rán apun­tar a Ar­ma­ni como el cau­san­te de tal re­no­va­ción. Eli­gien­do ma­te­ria­les mu­cho más li­ge­ros y eli­mi­nan­do de los tra­jes clá­si­cos to­do aque­llo que él con­si­de­ró pres­cin­di­ble, con­si­guió que las hombreras no es­tu­vie­ran ya en la ecua­ción y que una ca­mi­se­ta azul ca­sa­ra a la per­fec­ción con la sas­tre­ría ita­lia­na sin im­por­tar si la lle­va­ba un chico de 20 años o él mis­mo, a sus 80.Y es que al maes­tro ita­liano le de­be­mos una lec­ción im­pres­cin­di­ble: la ro­pa de un hom­bre es me­jor cuan­to más có­mo­do se sien­te con ella.

EL SUE­ÑO AME­RI­CANO CAL­VIN KLEIN

An­tes de que las ce­le­bri­da­des co­pa­ran cam­pa­ñas y co­bra­ran mi­llo­nes por re­pre­sen­tar a una mar­ca, an­tes in­clu­so de que Jus­tin Bie­ber se en­fun­da­ra uno de sus cal­zon­ci­llos, Klein era el pro­pio em­ba­ja­dor de su mar­ca re­pre­sen­tan­do me­jor que na­die lo que sig­ni­fi­ca­ba el es­ti­lo ame­ri­cano. Pe­ro en vez de que­dar­se an­cla­do en el pa­sa­do, re­no­vó esos clá­si­cos en­se­ñán­do­nos lec­cio­nes vi­ta­les como que un tra­je con una ca­mi­se­ta o con una sim­ple ca­mi­sa blan­ca des­abro­cha­da son más que su­fi­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.