Ele­gan­cia zen

An­te to­do, mu­cha cal­ma. Los fa­mo­sos más ve­te­ra­nos mar­can ten­den­cia re­ga­lán­do­nos lec­cio­nes de na­tu­ra­li­dad a la ho­ra de ves­tir día y no­che.

GQ (Spain) - - La Pasarela -

Ben­di­ta ma­du­rez. Ca­da vez son más los fa­mo­sos que ga­nan con los años. Si ade­más se vis­ten con per­so­na­li­dad pro­pia, pues me­jor que me­jor. Es­ta tem­po­ra­da se im­po­ne el look­dis­ten­di­do, tan­to de día como de no­che, y los ac­to­res ve­te­ra­nos tie­nen mu­cho que apor­tar. Con tra­jes re­la­ja­dos com­bi­na­dos con zapatillas, pan­ta­lo­nes am­plios, ame­ri­ca­nas con va­que­ros y ca­mi­se­ta o cha­que­to­nes hol­ga­dos… dan una lec­ción acer­ca de có­mo vi­vir la mo­da de una ma­ne­ra na­tu­ral, na­da for­za­da. Atrás que­da­ron los look­sen­ta­lla­dos con cor­ba­ta. La ve­te­ra­nía pro­por­cio­na la po­si­bi­li­dad de ves­tir­se con una cal­ma que, jus­ta­men­te, co­nec­ta con la ten­den­cia clave de la pa­sa­re­la pa­ra es­te ve­rano 2015: usa la mo­da pa­ra trans­mi­tir so­sie­go. Bas­tan­te com­pli­ca­do es el día a día pa­ra en­ci­ma ves­tir­se de ma­ne­ra in­có­mo­da. Lo sen­ci­llo triunfa y, ade­más, es te­ra­péu­ti­co.

AN­TO­NIO BAN­DE­RAS DEN­ZEL WAS­HING­TON

El ac­tor es­pa­ñol ha re­cu­pe­ra­do su link con la mo­da y, por fin, ha ol­vi­da­do en su ar­ma­rio esas pren­das que le da­ban cier­to as­pec­to ma­ca­rra. Sin re­nun­ciar a los va­que­ros,aho­ra se atre­ve con ame­ri­ca­nas que pro­por­cio­nan una ele­gan­cia pro­pia de una ma­du­rez que, por cier­to, acom­pa­ña con una fa­vo­re­ce­do­ra bar­ba.

SA­MUEL L. JACK­SON Na­die como Jack­son rom­pe las re­glas de pro­to­co­lo al ves­tir pa­ra un even­to.y su di­se­ña­dor de ca­be­ce­ra, Gior­gio Ar­ma­ni, tie­ne par­te de la cul­pa.y es que sus tra­jes deses­truc­tu­ra­dos vi­ven un re­vi­val en la ac­tua­li­dad que reivin­di­ca sus años

Que lo su­yo es el to­tal­blac­kal asis­tir a sus es­tre­nos ya lo sa­be­mos.was­hing­ton no es la ale­gría de la huer­ta a la ho­ra de ves­tir­se, sin em­bar­go, su mi­ni­ma­lis­mo, ani­ma­do por al­gún que otro ac­ce­so­rio sport,co­nec­ta con esa ten­den­cia mo­no­co­lor de la pa­sa­re­la mas­cu­li­na que tan­to triunfa en­tre los más pe­re­zo­sos.

RALPH FIEN­NES

Quién nos lo iba a de­cir. Uno de los ac­to­res más ano­di­nos tan­to den­tro como fue­ra de la pan­ta­lla ha ga­na­do en per­so­na­li­dad y aho­ra su es­ti­lo al ves­tir es un ex­ce­len­te ejem­plo de que me­nos es más. Fien­nes no sien­te la ne­ce­si­dad de lla­mar la aten­ción y, a ve­ces, al­gu­nas pren­das abu­rri­das­son per­fec­tas pa­ra triun­far.

Bill mu­rray Vig­go mor­ten­sen

Sí, va­le que a Mu­rray se le va la ca­be­za a me­nu­do tra­jeán­do­se pa­ra asis­tir a de­ter­mi­na­dos even­tos. Sin em­bar­go, du­ran­te el día pre­fie­re usar pren­das có­mo­das y ac­ce­so­rios prác­ti­cos. ¿Per­so­na­li­dad bi­po­lar al ves­tir? Si es así, bien­ve­ni­da sea. Lo su­yo es un ca­so muy par­ti­cu­lar, tan­to como los pa­pe­les que in­ter­pre­ta en el ci­ne. De nue­vo, Ar­ma­ni ha­ce ac­to de pre­sen­cia.y el re­sul­ta­do es to­da­vía más in­tere­san­te, te­nien­do en cuen­ta que Irons es to­do un re­fe­ren­te mas­cu­lino pa­ra el es­ti­lo bri­tish. Pues bien, él siem­pre pre­fie­re el to­le­ran­te

ma­de in Italy a la es­tric­ta sas­tre­ría de Sa­vi­le Row y, vis­to

lo vis­to, acier­ta de pleno. Na­da ami­go de pro­mo­cio­nes y es­tre­nos, Mor­ten­sen no se com­pli­ca la vida al ves­tir… y ha­ce bien. Su per­so­na­li­dad out­si­der, a pe­sar de su po­pu­la­ri­dad como ac­tor, es el prin­ci­pal mo­ti­vo por el que eli­ge pren­das sport que no trans­mi­ten un es­ta­tus so­cial de­ter­mi­na­do y le per­mi­ten mi­me­ti­zar­se con el pue­blo llano. En mo­da, es el alumno aven­ta­ja­do en­tre los ac­to­res ve­te­ra­nos. Tech­no­bohe­mian, su pro­pia fir­ma, es la ra­zón.a tra­vés de ella, Mal­ko­vich da siem­pre una lec­ción de es­ti­lo ba­sa­da en si­lue­tas ines­pe­ra­das, te­ji­dos de pri­me­ra ca­li­dad y un cier­to char­me in­te­lec­tual que le di­fe­ren­cia del res­to de los mor­ta­les al ins­tan­te.

John Mal­ko­vich

Wi­llem Da­foe Su ape­go por el es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta es bien co­no­ci­do y, por ello, la fir­ma Pra­da es su prin­ci­pal pre­fe­ren­cia. ¿Es lo más in­di­ca­do pa­ra un ac­tor con tan apa­bu­llan­te per­so­na­li­dad? Pro­ba­ble­men­te. Ves­ti­do con ten­den­cias print… no ten­dría mu­cho s

Je­remy irons

BRAD PITT ¡No im­por­tan las cir­cuns­tan­cias! Ya sea en el Fes­ti­val de Can­nes o de via­je hu­ma­ni­ta­rio, Pitt no du­da en aban­de­rar esa ma­ne­ra de ves­tir des­preo­cu­pa­da que le ale­ja de di­vis­mos in­ne­ce­sa­rios. Aun así, el jue­go de to­nos en sus look­ses muy ha­bi­tual y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.