San­ti­fi­ca­rás las fies­tas

GQ (Spain) - - Firmas - por Ma­nuel Jabois - li­cor ca­fé PE­RIO­DIS­TA

Des­po­ja­da de sus atri­bu­tos san­grien­tos, al­go que es im­po­si­ble sal­vo en el pa­pel, de la ma­fia se des­pren­den un par de lec­cio­nes al más al­to ni­vel de Educación pa­ra la Ciu­da­da­nía. La pri­me­ra de ellas me la pro­por­cio­nó mi ami­go Xa­co­be Ca­sas en un bri­llan­tí­si­mo men­sa­je que tu­ve que es­tam­par des­pués en una fic­ción ab­sur­da: "A mí me se­du­ce la leal­tad. Mi­ra la ma­fia, pro­mo­vien­do va­lo­res como ese, como el se­cre­to. Y mien­tras, el Es­ta­do se de­di­ca a pro­mo­ver la de­la­ción y la trai­ción. ¡Y aun así quie­ren edu­car a nues­tros hi­jos! ¡Descarados!".

La se­gun­da no de­ja de con­mo­ver. Al ca­po Sal­va­to­re Lo Pic­co­lo (si uno se ale­ja de su fo­to aun pue­de, con cier­to ca­ri­ño, en­con­trar un ai­re ti­bio a Robert de Ni­ro en un se­ñue­lo de ma­du­rez de aquel jo­ven De Vi­to: Bran­do pre­fi­rió ce­bar­lo como a un co­chino y me­ter­le al­go­dón en las man­dí­bu­las) lo de­tu­vie­ron ha­ce años en una reunión de ca­pos en un vie­jo ga­ra­je, muy al es­ti­lo Re­ser­voir Dogs pe­ro sin los ar­ti­fi­cios de Ta­ran­tino. Por su per­fil, am­plia­men­te di­fun­di­do (la ma­fia, y su in­dis­cu­ti­ble atrac­ción ra­ya­na en el es­pec­tácu­lo de ma­sas: el mo­derno Cir­co del Sol) su­pi­mos que es­te rey del mam­bo fue, en sus ini­cios, el chó­fer de un Pa­drino. Es­tas co­sas hay que va­lo­rar­las, no sin cier­to as­co, por­que no es lo mis­mo que un re­pre­sen­tan­te de te­la­res o un me­cá­ni­co lle­guen a for­jar un im­pe­rio que el chó­fer de un Pa­drino lle­gue a ser Pa­drino mis­mo: so­lo tu­vo que cam­biar de asien­to.

Hay un ter­cer atri­bu­to en el le­ga­do de la ma­fia: la fa­mi­lia. O, como di­ría Man­qui­ña, su con­ce­to. A la de­ten­ción del ca­po le an­te­ce­dió la en­tre­ga, ren­di­do y en­tre lá­gri­mas, de su hi­jo San­dro. El mu­cha­cho gri­tó va­rias ve­ces "ti amo, pa­pà". Un gri­to te­rri­ble que hu­bie­se fun­cio­na­do me­jor en otro con­tex­to. En el mue­lle de Gé­no­va, por ejem­plo. Esa con­si­de­ra­ción de San­dro pa­ra con su pro­ge­ni­tor, esos la­zos for­ti­fi­ca­dos (por el cri­men, sí, y por el ne­go­cio, pe­ro for­ti­fi­ca­dos) de­be­rían em­pe­zar a ser te­ni­dos en cuen­ta en es­tos tiem­pos di­fí­ci­les. El crow­foun­ding de Bár­ce­nas, por ejem­plo, pac­ta­do en al­gu­na ce­na de No­che­bue­na y so­li­di­fi­ca­do por una tía de As­tor­ga (siem­pre hay una tía de As­tor­ga sal­van­do la ci­vi­li­za­ción).

Hay que re­cor­dar que pa­ra re­unir fon­dos y com­prar Pa­zo Baión, Lau­reano Ou­bi­ña con­si­guió un prés­ta­mo de Lui­sa Cas­te­la Fernández, una pen­sio­nis­ta de 68 años viu­da de un ju­bi­la­do de Ren­fe y ve­ci­na de la Pla­za Ma­yor de Cá­ce­res, que le dio un che­que al ga­lle­go de 138 mi­llo­nes de pe­se­tas. En el jui­cio tam­bién se su­po que Lui­sa, que des­co­no­cía ha-

"La ma­fia es la ver­da­de­ra re­ser­va es­pi­ri­tual de Oc­ci­den­te. Me di­rán: si son unos ase­si­nos. Pe­ro den­les tiem­po"

ber pres­ta­do tal can­ti­dad de di­ne­ro y que pa­ga­ba un al­qui­ler en­ton­ces de 200 pe­se­tas por su vi­vien­da, era tía de Pablo Vio­que. Las tías.

No en vano ya sa­len ca­da po­cos años sus bue­nos mi­llo­nes de ciu­da­da­nos en Es­pa­ña a pro­tes­tar por la di­so­lu­ción de la fa­mi­lia y el des­pia­da­do fu­tu­ro que nos es­pe­ra sin el ca­lor de una pa­re­ja he­te­ro­se­xual como fir­me trans­mi­so­ra de va­lo­res. A qué es­pe­rar una ma­ni­fes­ta­ción en­ca­be­za­da por la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca ba­jo el le­ma: "Con­tra la di­so­lu­ción de la fa­mi­lia, la Fa­mi­lia" o "Po­drán con la fa­mi­lia, pe­ro no con la Fa­mi­lia" y por ahí to­do se­gui­do.

A cuen­ta de esa pri­me­ra fra­se de Xa­co­be re­sol­ví un diá­lo­go en el que mi pro­ta­go­nis­ta ase­gu­ra­ba, tan ca­tó­li­ca­men­te como pu­do y re­cor­dan­do la Bi­blia­ba­jo la que duer­men los hom­bres de ho­nor, que "la ma­fia es la ver­da­de­ra re­ser­va es­pi­ri­tual de Oc­ci­den­te". Me di­rán: si son unos ase­si­nos. Pe­ro den­les tiem­po: al­guno aca­ba en los al­ta­res, si no lo es­tá ya.

Don Vi­to an­tes de ser don Vi­to ya reunía los va­lo­res esen­cia­les de la ma­fia: la leal­tad y la fa­mi­lia. Y lue­go, to­do es po­ner­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.