U n 'sel­fie' del fin del mun­do

GQ (Spain) - - Firmas - por Na­cho Pa­lou - TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO BLO­GUE­RO Y PE­RIO­DIS­TA

Si la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es una pe­lí­cu­la en­ton­ces de­be­mos es­tar en los úl­ti­mos mi­nu­tos. En al­guno de esos cin­co o diez mi­nu­tos del fi­nal que so­bran en ca­si to­das las pe­lí­cu­las. Los que se aña­den des­pués de un fun­di­do a ne­gro que per­fec­ta­men­te po­dría ha­ber da­do pa­so a los cré­di­tos, pe­ro que inex­pli­ca­ble­men­te con­ti­núan la na­rra­ción aun­que ya se ha­ya ce­rra­do el ar­co ar­gu­men­tal.

El hom­bre aun vi­vía en las ca­ver­nas cuan­do se dio cuen­ta de que co­lo­can­do un pa­lo a una pie­dra con­se­guía re­sul­ta­dos me­jo­res: gol­pes más cer­te­ros y po­ten­tes que si se li­mi­ta­ba a aga­rrar la pie­dra con la mano. Ha­bía cons­trui­do una de las pri­me­ras má­qui­nas sim­ples. A par­tir de ahí co­men­zó a desa­rro­llar otras he­rra­mien­tas y má­qui­nas y más tec­no­lo­gía, has­ta lle­gar al te­lé­fono mó­vil.

A es­tas al­tu­ras del año de­ce­nas de ex­per­tos an­dan ti­rán­do­se de los pe­los: nin­guno in­clu­yó el pa­lo pa­ra sel­fie­sen sus pre­vi­sio­nes de tec­no­lo­gías rompe­doras pa­ra el año 2015. Y, sin em­bar­go, el pa­lo pa­ra sel­fies ha si­do la es­tre­lla en las re­cien­tes fe­rias de elec­tró­ni­ca de con­su­mo y de mó­vi­les. Pa­re­ce que to­do el mun­do quie­re un pa­lo pa­ra sel­fiesy de re­pen­te, como no po­día ser de otro mo­do, una can­ti­dad ex­ce­si­va de fa­bri­can­tes ofre­ce el di­cho­so pa­lo. Na­die an­ti­ci­pó que la pró­xi­ma bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca se re­du­cía a unos sim­ples pa­los, como cuan­do vi­vía­mos en las ca­ver­nas.

Por su­pues­to, en un mun­do ca­da vez más po­la­ri­za­do el pa­lo pa­ra sel­fies tam­bién es una de esas co­sas que ha di­vi­di­do a las per­so­nas en dos gru­pos: aque­llos que lo quie­ren y aque­llos que quie­ren gol­pear a los pri­me­ros.

Tam­po­co es que es­ta es­ta­ca sea un in­ven­to de aho­ra. Exis­ten des­de ha­ce años. In­clu­so por in­ter­net cir­cu­la al­gu­na au­to­fo­to de ha­ce un si­glo to­ma­da con un pa­lo, pe­ro a sa­ber cuál es su au­ten­ti­ci­dad. Tam­bién es­tá el mo­no­pod,que sir­ve pa­ra estabilizar la cá­ma­ra de for­ma pa­re­ci­da a como ha­ce el trí­po­de pe­ro con una so­la pa­ta, un ac­ce­so­rio co­mún en­tre los fo­tó­gra­fos pro­fe­sio­na­les y ama­teurs.tal vez el pró­xi­mo gran in­ven­to sea el trí­po­de pa­ra sel­fies.

Sin em­bar­go, es aho­ra cuan­do lo de po­ner­le un pa­lo al mó­vil se ha po­pu­la­ri­za­do sal­va­je­men­te, evi­den­cian­do que Es­pa­ña ha per­di­do su ca­pa­ci­dad in­ven­to­ra –al pa­re­cer dio por ce­rra­do el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía ba­sa­da en los pa­los con la fre­go­na y el Chu­pa-chups– y de­pa­ran­do li­te­ra­li­dad a la ex­pre­sión "una mier­da pin­cha­da en un pa­lo" vien­do la ca­li­dad de ima­gen de mu­chos de los sel­fies que pu­lu­lan por Ins­ta­gram.

En cual­quier ca­so las au­to­fo­tos han de­ja­do de ser al­go ar­te­sa­nal e in­clu­so des­de que co­men­zó el año ya no es­tá bien vis­to ha­cer­se un sel­fie sin la so­fis­ti­ca­ción que ofre­ce un pa­lo. Usar el bra­zo

"El­pa­lo­pa­ra'sel­fies'ha­di­vi­di­doal­mun­doen­dos­gru­pos:los que­lo­quie­ren y los que quie­ren­gol­pea­ra­los­pri­me­ros con él"

re­sul­ta an­ti­cua­do y po­co pro­fe­sio­nal, del mis­mo mo­do que en el pa­sa­do hu­bo un mo­men­to a par­tir del cual a nues­tros an­ces­tros les pa­re­cía pri­mi­ti­vo, como de la épo­ca de Caín y Abel, co­ger la pie­dra con la mano pa­ra gol­pear al ve­cino.

Así que de­ce­nas de mi­les de años des­pués el hom­bre se da cuen­ta de que co­lo­can­do un pa­lo al te­lé­fono mó­vil con­si­gue re­sul­ta­dos me­jo­res: fo­to­gra­fías en las que se ve al­go más que ese grano con el que has ama­ne­ci­do, imá­ge­nes más ní­ti­das y su­je­tos fa­vo­re­ci­dos. Fa­vo­re­ci­dos en par­te por­que con el pa­lo se re­du­ce la de­for­ma­ción de los ras­gos de­bi­do a la óp­ti­ca de la cá­ma­ra. Y tam­bién, no nos en­ga­ñe­mos, por­que es más fá­cil te­ner buen le­jos que ser gua­po en las dis­tan­cias cor­tas. Ca­si to­dos pa­re­ce­mos más atrac­ti­vos cuan­to más de le­jos se nos mi­re… y cuan­to más de le­jos se nos fo­to­gra­fíe.

De es­te mo­do, el pa­lo pa­ra sel­fies cie­rra el ar­co na­rra­ti­vo de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, que per­fec­ta­men­te po­dría dar­se por con­clui­da en es­te pun­to. Aun­que muy pro­ba­ble­men­te go­za­rá, como su­ce­de con las pe­lí­cu­las, de unos inex­pli­ca­bles mi­nu­tos adi­cio­na­les.

¿Acep­ta­mos el uso del pa­lo pa­ra sel­fies­si an­tes la per­so­na ha con­se­gui­do co­ro­nar la To­rre Prin­ce­sa de Du­bái es­ca­lán­do­la con sus pro­pias ma­nos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.