(Y ME SIEN­TO ME­JOR POR ELLO)

GQ (Spain) - - Gq Zoom - Por Ro­dri­go Ta­ra­mo­na

SI HU­BIE­SE LEÍ­DO ES­TO ha­ce ocho me­ses ha­bría pen­sa­do lo que es­tás pen­san­do tú: "¿Ve­ge­ta­riano? Im­po­si­ble, a mí me fli­pa la car­ne". Uno de mis ca­pri­chos eran los ca­llos con tor­ti­lla de la Ar­do­sa, co­sa que os re­co­mien­do a los que co­máis de to­do. Como ves, igual que tú, yo tam­bién pen­sa­ba que a mí me gus­ta­ba la car­ne más que a ti o a cual­quier ve­ge­ta­riano, has­ta que me con­ver­tí en uno.

Las ra­zo­nes por las que to­mé la de­ci­sión fue­ron mu­chas y creo que no to­do el mun­do es­tá al tan­to de lo que real­men­te lle­va a una per­so­na a de­jar de co­mer ani­ma­les, re­du­cién­do­lo a unas cuan­tas ideas pre­con­ce­bi­das y, en al­gu­nos ca­sos, a una do­sis de ig­no­ran­cia. De­jé de ha­cer­lo por mo­ti­vos sa­lu­da­bles, eco­ló­gi­cos, sos­te­ni­bles y éti­cos, pe­ro prin­ci­pal­men­te lo hi­ce por­que me ha­ce sen­tir me­jor con­mi­go mis­mo. Pa­ra em­pe­zar, de­jé de es­qui­var pre­gun­tas como por qué co­mía un pro­duc­to que ge­ne­ra más emi­sio­nes que to­da la in­dus­tria mo­triz com­bi­na­da, en qué con­di­cio­nes vi­ven los ani­ma­les has­ta que lle­gan al pla­to o por qué sen­tía lo que sen­tía res­pec­to a las gran­jas de pe­rros en China y no me es­can­da­li­za­ba en una ma­tan­za. La res­pues­ta es­ta­ba en mi ca­ra, o ca­si: en mis pa­pi­las gus­ta­ti­vas, por­que el res­to de mi cuer­po no ne­ce­si­ta co­mer car­ne así que de­ci­dí que ellas me hi­cie­ran ca­so a mí, y no al re­vés, y em­pe­cé a co­mer so­lo co­mi­da que me ha­ce sen­tir bien.

Pe­ro de­jar la car­ne es so­lo uno de los pun­tos di­fí­ci­les de ha­cer­se ve­ge­ta­riano. Pa­sar más tiem­po en la co­ci­na, re­nun­ciar a la ma­yo­ría de tus res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos y con­di­cio­nar tu vida so­cial son da­ños co­la­te­ra­les muy jo­di­dos cuan­do lle­ga la ho­ra. Lo bueno es que to­do lo ma­lo trae al­go bueno. La web es­tá lle­na de blogs ve­ga­nos que te acom­pa­ñan des­de la com­pra a la pre­sen­ta­ción y te des­cu­bren que hay mu­chas co­sas ri­cas y bue­nas más allá del fi­le­te a la plan­cha y la le­chu­ga.

En cuan­to a de­jar la car­ne, la clave es­tá en po­nér­se­lo fá­cil. Ha­cer­me ve­ge­ta­riano en­tre se­ma­na fue la ma­ne­ra más sen­ci­lla pa­ra ha­cer­lo. Al­gu­nos lo lla­man fle­xi­ta­rian. Es­ta op­ción ali­men­ti­cia, tan vá­li­da como cual­quier otra, re­du­ce tu con­su­mo de car­ne has­ta en un 70% y pue­de ser per­ma­nen­te o un pun­to in­ter­me­dio que te la­bre el ca­mino al ve­ge­ta­ria­nis­mo o el ve­ga­nis­mo. Co­mes me­nos car­ne sin te­ner que adop­tar me­di­das drás­ti­cas.

Por­que lo más di­fí­cil es de­ci­dir que nun­ca más vas a vol­ver a comerte un ca­cho­po o una ma­ris­ca­da, y tam­po­co es ne­ce­sa­rio. Yo me pro­pu­se cam­biar de die­ta un lu­nes con la in­ten­ción de cum­plir­lo du­ran­te cin­co días. El fin de se­ma­na me re­com­pen­sa­ría con al­go de ga­na­de­ría ecológica, y lo cum­plí. Mi sor­pre­sa fue que cuan­do por fin lle­gó el sá­ba­do; aun­que me ape­te­cía co­mer car­ne y el sa­bor me gus­ta­ba, me cos­ta­ba tan­to di­ge­rir­la que el pla­cer de co­mer­la no me com­pen­sa­ba por có­mo me sen­tía des­pués. Así fue has­ta que lle­gó el mo­men­to en el que, ca­si sin dar­me cuen­ta, me de­jó de gus­tar co­mer car­ne.

Si te pa­re­ce im­po­si­ble, una lo­cu­ra o una idio­tez, te di­ré lo que me di­jo un co­le­ga cuan­do le pre­gun­té que có­mo po­día be­ber whisky so­lo: prué­ba­lo .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.