3. ¿HA­BLAR, HA­BLAR y ha­blar?

GQ (Spain) - - GQ Zoom -

Te­ne­mos la idea de que un buen lí­der de­be te­ner la ha­bi­li­dad de ha­blar en pú­bli­co. Se­gún los ex­per­tos, du­ran­te al me­nos cin­co ho­ras se­gui­das. El me­jor ejem­plo es Fi­del Cas­tro. Sin em­bar­go, la reali­dad nos in­di­ca que de­be­ría ser más bien al con­tra­rio: nos con­vie­ne ser ca­pa­ces de trans­mi­tir aque­llo que que­re­mos en ape­nas cin­co mi­nu­tos. La gen­te no va a es­for­zar­se por en­ten­der nues­tro men­sa­je, sino que so­mos no­so­tros los que de­be­mos ha­cer­lo pa­ra que nos en­tien­dan. Y las gran­des ideas sa­len en esos cin­co mi­nu­tos. Des­pués po­dre­mos en­trar en de­ta­lles con las pre­gun­tas que se plan­teen.

Co­nec­tar con la au­dien­cia, cla­ro, ya sea es­ta una per­so­na o un au­di­to­rio al com­ple­to, es clave. Fí­ja­te si no en có­mo lo ha­cía Ste­ve Jobs, con su atuen­do ne­gro dis­cre­to, con su pan­ta­lla sin dis­tor­sio­nes de múl­ti­ples da­tos, con un len­gua­je di­rec­to y sen­ci­llo. O con el re­cur­so de las his­to­rias. Un buen lí­der sa­be que las ideas no so­lo se juz­gan por sí mis­mas, sino por có­mo se co­mu­ni­can. Y que en ge­ne­ral las per­so­nas to­ma­mos nues­tras de­ci­sio­nes de for­ma emo­cio­nal, guia­dos por el sub­cons­cien­te. Así que ne­ce­si­ta­mos co­nec­tar con la par­te me­nos ra­cio­nal de los oyen­tes. Y pa­ra ello una his­to­ria es me­jor que una re­tahí­la de da­tos. Aho­ra bien, ¿qué his­to­ria con­tar? Los ex­per­tos las di­vi­den en cua­tro ti­pos: de éxi­to, de fra­ca­so, di­ver­ti­das y de le­yen­da (aque­llas que ha­cen re­fe­ren­cia a per­so­na­jes o mo­men­tos his­tó­ri­cos). El di­le­ma es­tá en sa­ber cuál uti­li­zar en ca­da oca­sión, por­que los efec­tos pue­den ser di­fe­ren­tes. Si usa­mos una anéc­do­ta nues­tra del pa­sa­do aso­cia­da a un gran triun­fo nos ser­vi­rá pa­ra mo­ti­var a nues­tra au­dien­cia, pe­ro al mis­mo tiem­po pue­de dar una ima­gen de arro­gan­cia. Las di­ver­ti­das son muy úti­les, por­que ha­cen reír y relajan el am­bien­te, pe­ro abu­sar de ellas nos con­vier­te en cómicos. Las me­jo­res son las que se re­fie­ren al fra­ca­so. Aque­llas en las que ex­pli­ca­mos có­mo nos equi­vo­ca­mos en el pa­sa­do, o con­ta­mos al­go que nos sa­lió mal. Por­que así nos mos­tra­mos hu­mil­des, en­se­ña­mos nues­tras ci­ca­tri­ces y lo­gra­mos co­nec­tar me­jor con las per­so­nas que te­ne­mos fren­te a no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.