Ca­si to­do gratis

GQ (Spain) - - Tormenta De Ideas - ca­pi­ta­lis­mo fres­co del día por Joa­quín Or­te­ga - PE­RIO­DIS­TA

Cuan­do los teó­ri­cos pu­ris­tas como Adam Smith desa­rro­lla­ban sus plan­tea­mien­tos so­bre el ca­pi­ta­lis­mo, con­ve­nían en que es­te sis­te­ma era bueno por mul­ti­tud de ra­zo­nes. Una de ellas nos con­cer­nía a no­so­tros como con­su­mi­do­res por­que en un sis­te­ma de li­bre com­pe­ten­cia, las em­pre­sas lu­cha­rían en­tre ellas pa­ra dar­nos el me­jor ser­vi­cio y los me­jo­res pro­duc­tos, y en esa bús­que­da por la me­jo­ra cons­tan­te, por su­pe­rar al com­pe­ti­dor, ca­da vez ten­dría­mos, como se­res hu­ma­nos, me­jo­res pro­duc­tos y me­jo­res ser­vi­cios. El si­guien­te pa­so es que es­tos sean, ade­más, ca­da vez más ba­ra­tos. Tal y como re­cuer­da Je­remy Rif­kin en su úl­ti­mo li­bro, La so­cie­dad de cos­te mar­gi­nal ce­ro, si lle­va­mos es­te ca­pi­ta­lis­mo de li­bre mer­ca­do a sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias lle­ga­ría­mos a un es­ce­na­rio ex­tre­mo en el que esos pro­duc­tos se­rán tan bue­nos y tan ba­ra­tos que no cos­ta­rá ca­si na­da pro­du­cir­los y ca­si na­da com­prar­los. Un ejem­plo de que es­to co­mien­za a ser real (en par­te) lo te­ne­mos en la mú­si­ca: com­pa­re­mos el pre­cio al que se ven­de hoy un CD en una tien­da y cuán­to nos cues­ta sus­cri­bir­nos a cual­quie­ra de las pla­ta­for­mas de mú­si­ca on-li­ne, que ofre­cen mi­les de dis­cos de cien­tos de au­to­res. Exac­to: el mis­mo pre­cio.

Otro ejem­plo es­tá en las im­pre­so­ras 3D. Se­gún es­ta hi­pó­te­sis, en el fu­tu­ro to­dos ten­dre­mos en ca­sa una im­pre­so­ra que pro­du­ci­ría en nues­tro sa­lón mu­chas de las co­sas que aho­ra compramos en las tien­das o en los gran­des al­ma­ce­nes, ac­ti­van­do la des­car­ga con la com­pra por in­ter­net a un pre­cio com­pa­ra­ti­va­men­te ri­dícu­lo. Com­pra­ría­mos on-li­ne, bá­si­ca­men­te, mar­ca y di­se­ño del pro­duc­to. Adiós a las fá­bri­cas, a los dis­tri­bui­do­res, a los co­mer­cia­les, et­cé­te­ra. ¿Y cuá­les son los lí­mi­tes de esas im­pre­so­ras 3D? En China, en Suz­hou, unas gi­gan­tes­cas im­pre­so­ras 3Dhan­le­van­ta­dou­ne­di­fi­cio­de­cin­co­pi­sos(1.100m )

2 sin ge­ne­rar ca­si es­com­bros, tar­dan­do me­nos de la mi­tad de tiem­po y prác­ti­ca­men­te sin uti­li­zar obre­ros. El cos­te, agá­rren­se: 160.000 dó­la­res. Es de­cir, que de ex­ten­der­se es­te mé­to­do de cons­truc­ción po­dría­mos com­prar nues­tras ca­sas con la mis­ma fa­ci­li­dad con la que compramos aho­ra un co­che a pla­zos. ¿Y qué pa­sa con to­dos esos em­pleos que se des­tru­yen por el ca­mino? Como de­bes su­po­ner, es­ta in­quie­tan­te pre­gun­ta no es de fá­cil res­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.