Cuan­do el pe­tró­leo se hun­de

CLA­VES PA­RA COM­PREN­DER (CA­SI) TO­DO La des­bo­ca­da ba­ja­da del pre­cio del cru­do de es­tos úl­ti­mos me­ses nos afec­ta mu­cho. Pe­ro no siem­pre pa­ra bien.

GQ (Spain) - - Not Personal, Just Business - POR JOA­QUÍN OR­TE­GA Y SUSO MER­LO

1.

Como prin­ci­pio ge­ne­ral, el pre­cio del ba­rril de cru­do que ha­ce de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal cae por­que la pro­duc­ción de esos ba­rri­les es ma­yor que la de­man­da. Pues un po­co como to­do…

2.

La si­tua­ción se da­ría la vuel­ta si los gran­des paí­ses pe­tro­le­ros, so­bre to­do al­gu­nos como Ara­bia Sau­dí, cor­ta­ran li­te­ral­men­te el gri­fo y de­ja­ran de pro­du­cir ba­rri­les. Pe­ro no lo ha­cen.

3.

El mun­do ne­ce­si­ta ener­gía (ga­so­li­na) pa­ra fun­cio­nar ca­da día. Y que el pe­tró­leo sea ba­ra­to es bueno. Eu­ro­pa im­por­ta ca­si to­do, por­que aquí ca­si no te­ne­mos.

4.

A ca­si to­das las em­pre­sas les be­ne­fi­cia que los trans­por­tes sal­gan más ba­ra­tos gra­cias a la caí­da de los pre­cios del cru­do. Las ae­ro­lí­neas, por ejem­plo, aplau­den con las ore­jas.

5.

La caí­da del pre­cio del pe­tró­leo es bue­na no­ti­cia pa­ra la gran ma­yo­ría de las eco­no­mías del mun­do, sal­vo pa­ra las que son muy de­pen­dien­tes de es­ta in­dus­tria.

6.

La gran ba­ja­da de los pre­cios no lle­ga a nues­tros bol­si­llos con la mis­ma ra­pi­dez por­que el pre­cio que pa­ga­mos cuan­do lle­na­mos el de­pó­si­to de ga­so­li­na es ca­si to­do im­pues­tos y már­ge­nes de be­ne­fi­cios, y po­co lo que real­men­te cues­ta la ga­so­li­na en sí mis­ma.

7.

Las eco­no­mías de Bra­sil, Ru­sia o Ve­ne­zue­la son muy pe­tro­le­ras, por lo que los pre­cios ba­jos les ha­cen per­der mu­cho di­ne­ro, y eso ha­ce que nos com­pren me­nos co­sas a las em­pre­sas es­pa­ño­las. Y eso no es bueno pa­ra no­so­tros.

8.

Adiós a los mag­na­tes ru­sos com­pran­do cha­lets a man­sal­va en la cos­ta del Sol. El ru­blo, su mo­ne­da, se hun­de y no tie­nen cash equi­va­len­te pa­ra gas­tar en re­lo­jes y ro­pa ca­ra.

9.

Al hun­dir­se el pre­cio del pe­tró­leo, el mie­do se apo­de­ra de los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, que op­tan por com­prar va­lo­res re­fu­gio, más

se­gu­ros pe­ro que dan me­nos ren­ta­bi­li­dad, como el oro o la deu­da ale­ma­na.

10.

Si se po­nen de mo­da los va­lo­res re­fu­gio, la his­te­ria se con­ta­gia y es­to ha­ce que nues­tra deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la ten­ga me­nos com­pra­do­res y nos cues­te más di­ne­ro co­lo­car­la. Mal.

11.

Ex­traer pe­tró­leo, re­fi­nar­lo y ga­nar di­ne­ro con él su­po­ne in­ver­sio­nes ca­rí­si­mas, que so­lo son ren­ta­bles si el pre­cio del cru­do es re­la­ti­va­men­te al­to.

12.

Las po­si­bi­li­da­des de que Rep­sol en­con­tra­se pe­tró­leo del bueno en Ca­na­rias era de en­tre el 15 y el 20%. Lo que en­con­tra­ron allí abajo no era de ca­li­dad su­fi­cien­te.

13.

Pue­de ser que en­cuen­tres pe­tró­leo y que no ten­ga ca­li­dad su­fi­cien­te pa­ra que su ex­trac­ción y co­mer­cia­li­za­ción sea ren­ta­ble.

14.

Gra­cias a una nue­va téc­ni­ca de ex­trac­ción de pe­tró­leo lla­ma­da frac­king,ee UU pro­du­jo 11 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios en ju­lio de 2014.

15.

El año pa­sa­do EE UU fue el primer pro­duc­tor de pe­tró­leo del mun­do, su­peran­do a Ara­bia Sau­dí y a Ru­sia. Esa "in­de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca ame­ri­ca­na" mos­queó mu­cho en Orien­te Me­dio.

16.

Ex­traer­lo con es­tas nue­vas téc­ni­cas de frac­king­cues­ta mu­cho

di­ne­ro, por lo que los pre­cios ba­jos po­nen en pe­li­gro es­tos nuevos ne­go­cios ame­ri­ca­nos. Oba­ma lo sa­be y lo su­fre en si­len­cio.

17.

Los ex­per­tos su­gie­ren que los paí­ses ára­bes man­tie­nen la pro­duc­ción y los pre­cios ba­jos a pro­pó­si­to, pa­ra per­ju­di­car a es­ta nue­va in­dus­tria ame­ri­ca­na pe­tro­le­ra, ha­cer­la no ren­ta­ble y hun­dir­la. Oba­ma no pue­de ha­cer mu­cho pa­ra evi­tar­lo.

18.

Los paí­ses ára­bes, con los pre­cios tan ba­jos del pe­tró­leo, pier­den mu­chí­si­mo di­ne­ro. Sin em­bar­go, les da igual. Con un par, de­mues­tran que tie­nen pas­ta y múscu­lo fi­nan­cie­ro pa­ra aguan­tar lo que ha­ga fal­ta, au­men­tan­do así su atrac­ti­vo in­ver­sor an­te el mun­do.

19.

Ciu­da­des como Du­bái son aho­ra fo­cos de lu­jo y con­su­mo pa­ra per­so­nas de al­tí­si­mo po­der ad­qui­si­ti­vo, don­de to­do el ca­lle­je­ro de sus ba­rrios son mi­llas de oro de mar­cas de al­to stan­ding.

20.

En­tre el desa­rro­llo de las ener­gías al­ter­na­ti­vas y los al­tos cos­tes de pro­duc­ción y re­fino, el uso ma­si­vo del pe­tró­leo se aca­ba­rá mu­cho an­tes de que se aca­ben las re­ser­vas.

21.

Como di­ce un ex­per­to sau­dí: "La edad de pie­dra no se aca­bó por­que de­ja­ra de ha­ber pie­dras… La edad del pe­tró­leo no se aca­ba­rá por­que se aca­be el pe­tró­leo".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.