Cór­ce­ga, en­tre el cie­lo y el mar

Ve­le­ros clá­si­cos y Fe­rra­ris en una de las is­las más be­llas del mun­do. ¿Se te ocu­rre un plan me­jor pa­ra el fin­de?

GQ (Spain) - - La Buena Vida GQ Weekend -

Se sue­le afir­mar que el pla­ne­ta es un lu­gar muy pe­que­ño y que, gra­cias a la glo­ba­li­za­ción, to­das las re­gio­nes del mun­do oc­ci­den­tal se pa­re­cen. Pue­de que es­ta sea la re­gla. Cór­ce­ga es, en ese ca­so, la ex­cep­ción. Re­sul­ta ten­ta­dor pin­tar a los ha­bi­tan­tes de la is­la como esa al­dea de irre­duc­ti­bles ga­los –lo de ga­los es un de­cir– que se re­sis­te con uñas y dien­tes a ce­der an­te los can­tos de si­re­na de la mo­der­ni­dad, pe­ro su re­nuen­cia a re­gir­se por las mis­mas le­yes que el res­to de Eu­ro­pa es de otra ín­do­le. La pa­tria de Na­po­león Bo­na­par­te es una pro­vin­cia tan sal­va­je como su pai­sa­je es­car­pa­do y ha si­do re­gi­da des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les por di­fe­ren­tes cla­nes fa­mi­lia­res que no pes­ta­ñean a la ho­ra de ma­tar­se unos a otros a ti­ros por un quí­ta­me allá esas pa­jas. Cuen­ta la le­yen­da que du­ran­te el si­glo XIV , cuan­do el te­rri­to­rio lu­cha­ba por in­de­pen­di­zar­se del po­der ge­no­vés, los ha­bi­tan­tes de la bella ciu­dad de la Li­gu­ria re­nun­cia­ban a re­zar por los caí­dos en com­ba­te en la is­la. Si ha­bían ser­vi­do en Cór­ce­ga, na­da po­día im­pe­dir la con­de­na­ción de su al­ma.

Como es ló­gi­co, el si­glo XXI ha ci­vi­li­za­do a los oriun­dos cor­sos, pe­ro sin exa­ge­rar. Con so­lo 300.000 ha­bi­tan­tes, si­gue sien­do una de las re­gio­nes con la ta­sa de ase­si­na­tos más al­ta de Eu­ro­pa y de Fran­cia. Va­mos, que no es­pe­res en­con­trar un Star­bucks. Si te sien­tas en una te­rra­za y pi­des mo­ji­tos pa­ra una me­sa de cua­tro, tar­dan me­dia ho­ra en po­nér­te­los. Si pi­des pa­ra diez, el ca­ma­re­ro ha­ce un mohín de fas­ti­dio y vuel­ve al ra­to con un cu­bo de la­tón lleno y unas cuan­tas pa­ji­tas. So­lo mi­nu­tos des­pués de ha­ber ma­ta­do una avis­pa de una pal­ma­da en el ai­re de­lan­te de tus na­ri­ces.

A efec­tos prác­ti­cos, es­te ca­rác­ter in­dó­mi­to y pri­mi­ti­vo se ma­ni­fies­ta en un su­til pe­ro efi­caz pro­ce­di­mien­to pa­ra aca­bar con la bu­ro­cra­cia. Cuan­do quie­res or­ga­ni­zar al­go en el mar, con­tac­tas con Fu­lano. Cuan­do quie­res ce­rrar una ca­rre­te­ra pa­ra una prue­ba de co­ches, ha­blas con Men­gano. Si, por el con­tra­rio, pre­fie­res ha­cer­lo de otra ma­ne­ra, no se ha­ce.

No obs­tan­te, to­da vez que te acos­tum­bras a es­tas par­ti­cu­la­ri­da­des de su ca­rác­ter, los cor­sos re­sul­tan per­so­nas ama­bles y cer­ca­nas más que pre­dis­pues­tas a en­se­ñar­te la sin­gu­lar be­lle­za de su is­la –su hos­pi­ta­li­dad es cé­le­bre–. Un pa­raí­so in­vio­la­do por cu­yas cos­tas na­ve­gan em­bar­ca­cio­nes de es­lo­ras in­ter­mi­na­bles y ce­le­bé­rri­mos due­ños –o no tan­to pe­ro, en cual­quier ca­so, mul­ti­mi­llo­na­rios en bus­ca de ex­clu­si­vi­dad–.

Una vez al año, ade­más, se ce­le­bra en sus aguas una im­por­tan­te re­ga­ta de ya­tes clá­si­cos: la Cor­si­ca Clas­sic; y, como cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra es­cu­char có­mo re­ver­be­ra el ru­gi­do de un Fe­rra­ri en­tre las pa­re­des verticales de una bella ca­rre­te­ra mon­ta­ño­sa, allí nos fui­mos a pro­bar el nue­vo Fe­rra­ri Ca­li­for­nia Tur­bo.

VIA­JE A CA­VA­LLINO

Como que­da di­cho más arri­ba, no hay for­ma de ce­rrar unos tra­mos al trá­fi­co en un lu­gar como Cór­ce­ga sin con­tac­tar an­tes con Men­gano –aun­que tam­po­co hay ga­ran­tía de que esos tra­mos es­tén cor­ta­dos fi­nal­men­te–. Nues­tro Men­gano es na­da más y na­da me­nos que Lau­rent Fa­bre, pi­lo­to de ra­llies y uno de los or­ga­ni­za­do­res del WRC de Cór­ce­ga. A bor­do de un Abarth 500, es la lie­bre de ex­cep­ción que abre pis­ta a nues­tra mi­ni­ca­ra­va­na de Fe­rra­ri, que se com­ple­ta con un 458 Ita­lia Spi­der. Em­pe­ña­do en de­jar bien al­to el pa­be­llón na­cio­nal, Fa­bre nos con­du­ce a un rit­mo en­dia­bla­do por las si­nuo­sas ca­rre­te­ras de la is­la. Me­nos mal que va­mos pi­lo­tan­do sen­dos su­per­de­por­ti­vos, pen­sa­mos, por­que de lo con­tra­rio a du­ras pe­nas con­se­gui­ría­mos se­guir­lo; lo de con­du­cir des­pa­cio tam­po­co va mu­cho con los lu­ga­re­ños, to­do sea di­cho.

Ca­mino de la her­mo­sa lo­ca­li­dad cos­te­ra de Bo­ni­fa­cio, com­pro­ba­mos có­mo la re­di­se­ña­da sus­pen­sión del nue­vo Ca­li­for­nia T –el úni­co co­che con mo­tor tur­bo del ac­tual por­fo­lio de Fe­rra­ri– me­jo­ra no­ta­ble­men­te al­gu­nos de los de­fec­tos de com­por­ta­mien­to de su pre­de­ce­sor. Aho­ra sí, es­te vehícu­lo pen­sa­do ini­cial­men­te

SO­LO PA­RA DOS pa­ra el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, ha­ce ho­nor al di­na­mis­mo ra­di­cal exi­gi­ble a cual­quier cria­tu­ra que sal­ga de los ta­lle­res de Ma­ra­ne­llo. No es tan ex­tre­mo como el 458, pe­ro cum­ple con cre­ces. Te da con­fian­za en ca­da apo­yo y pa­re­ce no ir a ce­der nun­ca de ma­nos. Los nuevos mue­lles y los amor­ti­gua­do­res de du­re­za va­ria­ble, com­bi­na­dos con unos ace­le­ró­me­tros en la carrocería que leen las ace­le­ra­cio­nes trans­ver­sa­les, son los res­pon­sa­bles de una con­duc­ta tan no­ble.

Cues­tión que ce­le­bra­mos, por­que si de al­go hay –y mu­cho– en Cór­ce­ga son acan­ti­la­dos por los que vo­lar en plan Thel­ma y Loui­se si uno no se an­da con cui­da­do; y no hay que ol­vi­dar que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de cual­quier via­je, como di­ría la DGT, es vol­ver.

Apar­te de la elec­tró­ni­ca, que evi­ta al­gu­nos sus­tos im­por­tan­tes –los fa­mo­sos "ay, ay, ay"–, una de las co­sas que más con­fian­za da a la ho­ra de em­pu­jar ha­cia sus lí­mi­tes a es­te Ca­li­for­nia son los fre­nos car­bo­ce­rá­mi­cos, ca­pa­ces de de­te­ner el vehícu­lo en un tiem­po asom­bro­so. No hay cur­va en la que, ac­cio­nan­do el pe­dal de en me­dio con in­te­li­gen­cia, es­ta cria­tu­ra no pue­da en­trar. El nue­vo mo­tor V8 tur­bo, ade­más, em­pu­ja con una re­gu­la­ri­dad in­creí­ble des­de los

El Ca­li­for­nia ha ga­na­do en di­na­mis­mo y múscu­lo, sin por ello per­der ese ai­re de Fe­rra­ri que pue­des usar to­dos los días si quie­res

ba­jos has­ta las 7.500 vuel­tas, por lo que la sa­li­da des­de el vér­ti­ce del gi­ro es siem­pre rá­pi­da, sua­ve y re­gu­lar.

LU­JO Y CON­FORT

Pa­ra cua­dri­cu­lar el círcu­lo vir­tuo­so, to­dos es­tos cam­bios des­ti­na­dos a me­jo­rar el pe­di­grí de­por­ti­vo del Ca­li­for­nia no pe­na­li­zan en ab­so­lu­to su ADN de vehícu­lo de re­creo. Ter­mi­na­da la se­sión de prue­bas y las co­rres­pon­dien­tes fo­tos, nos per­mi­ti­mos unos cuan­tos ki­ló­me­tros a pun­ti­ta de gas, sin for­zar el pro­pul­sor. Mo­men­to de cir­cu­lar con­tem­plan­do –que no es­cu­chan­do: el oí­do se lo re­ser­va­mos al mo­tor y los es­ca­pes– el be­llo pai­sa­je na­tu­ral cir­cun­dan­te.

Cuan­do rea­li­zas esa con­duc­ción más re­la­ja­da, cer­ca­na al uso ha­bi­tual del co­che por par­te de los clien­tes, echas de me­nos te­ner me­jor com­pa­ñía en el asien­to del co­pi­lo­to –y no es que nos que­je­mos de la de nues­tro fo­tó­gra­fo–. Por­que es en­ton­ces cuan­do per­ci­bes el lu­jo de te­ner en­tre tus ma­nos una cria­tu­ra que se fun­de tan fá­cil­men­te con la be­lle­za de los pa­ra­jes que re­co­rres; que te tra­ta con tan­ta de­li­ca­de­za y con­fort, que te aga­sa­ja con una ca­li­dad en sus aca­ba­dos pro­pia de un cin­co es­tre­llas.

No sin cier­ta pe­na, de­ja­mos nues­tro Ca­li­for­nia apar­ca­do a la en­tra­da del ho­tel y ca­mi­na­mos unos me­tros pa­ra con­tem­plar el mar que se mece tran­qui­lo a los pies del acan­ti­la­do que cae como una pa­red ver­ti­cal a los pies del pe­que­ño par­king. Por la no­che te­ne­mos ci­ta en uno de los bar­cos que par­ti­ci­pan en la tra­ve­sía pa­ra to­mar un li­ge­ro ape­ri­ti­vo, pre­vio a la ce­na con los or­ga­ni­za­do­res de la re­ga­ta. Al día si­guien­te abor­da­re­mos un bar­co pa­ra se­guir la com­pe­ti­ción y com­ple­tar nues­tra par­ti­cu­lar tra­ve­sía por tie­rra, mar y ai­re. Pa­ra en­ton­ces, ya en­ten­de­mos por qué los cor­sos han re­cha­za­do a lo lar­go de to­da su his­to­ria las im­po­si­cio­nes de go­bier­nos ex­tran­je­ros. Si vi­ves en un lu­gar como Cór­ce­ga, lo úni­co que quie­res es que te de­jen dis­fru­tar­lo en paz.

Las aguas tur­que­sas de la cos­ta de Cór­ce­ga se lle­nan una vez al año de ve­le­ros de otras épo­cas mer­ced a la Cor­si­ca Clas­sic.

SAL­TO EN EL TIEM­PO

La ciu­dad de Bo­ni­fa­cio, en el sur de la is­la, es co­no­ci­da por sus es­car­pa­dos acan­ti­la­dos y por las cu­rio­sas cue­vas que el mar ha ho­ra­da­do en ellos. El Fe­rra­ri 458 Ita­lia Spi­der es un bi­pla­za pu­ro, a prue­ba de esas sue­gras que se apun­tan al plan en el úl

AL BOR­DE DEL

PRE­CI­PI­CIO

Si­gue sien­do Bo­ni­fa­cio, en Cór­ce­ga, y no Cuen­ca. Lo sa­be­mos por­que Cuen­ca no tie­ne mar.

CA­SAS COL­GA­DAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.