El hom­bre que di­jo no

Char­lie Hun­nam, el ac­tor que re­cha­zó Cin­cuen­ta­som­bras­de­greyy dio vida a Jax­te­ller en Hi­jos­de­laa­nar­quía,es la nue­va ca­ra de Cal­vin Klein.

GQ (Spain) - - Entrevista - POR JO­SÉ LUIS DÍAZ-GARDE

Char­lie Hun­nam se la ju­gó ha­ce un año cuan­do de­cli­nó in­ter­pre­tar a Ch­ris­tian Grey en la pe­lí­cu­la más es­pe­ra­da de 2015, pe­ro no le sa­lió mal la es­tra­te­gia. En car­te­ra tie­ne aho­ra ser el rey Ar­tu­ro en la nue­va sa­ga de Guy Rit­chie, aca­ba de sor­pren­der al sus­ti­tuir a Be­ne­dict Cum­ber­batch en The Lost City of Z ("ten­go un pro­yec­to to­da­vía sin fir­mar", nos con­fe­sa­ba días an­tes) y en­ca­be­za­rá Ame­ri­can Drug Lord, un pro­yec­to que tam­bién pro­du­ce y en el que ha con­se­gui­do en­ga­tu­sar a Brad Pitt: "Leí un ar­tícu­lo so­bre la vida del nar­co Ed­gar Valdez Vi­lla­rreal, la Bar­bie, en un pe­rió­di­co y lo re­cor­té. De­ci­dí ir con la his­to­ria a Plan B, la pro­duc­to­ra de Pitt, y em­pe­za­mos a tra­ba­jar en el pro­yec­to de ma­ne­ra se­cre­ta has­ta que unos pa­pa­raz­zi des­ve­la­ron an­tes de tiem­po to­do el pro­yec­to". Pe­ro es­to no quie­re de­cir

que ha­yan te­ni­do que ade­lan­tar na­da. To­do a su tiem­po. Char­lie Hun­nam tie­ne la agen­da ocu­pa­da has­ta 2017.

Es­te año le to­ca en­fun­dar­se la co­ro­na ar­tú­ri­ca a las or­de­nes de Rit­chie. "Es­ta­mos to­dos muy emo­cio­na­dos con el po­ten­cial de la his­to­ria", afir­ma du­ran­te nues­tra en­tre­vis­ta en una sui­te del Park Hyatt de Mi­lán tras el des­fi­le de Cal­vin Klein Co­llec­tion. "Va­mos a co­men­zar ha­blan­do de Ar­tu­ro an­tes de ser el rey Ar­tu­ro. Pa­ra mí, ade­más, es al­go muy per­so­nal ya que Ex­ca­li­bur, de John Boor­man, fue la pe­lí­cu­la que hi­zo que me de­ci­die­ra a ser ac­tor". Si la co­sa sa­le bien –al­go que tra­tán­do­se del ex de Ma­don­na a na­die sor­pren­de­ría– se pro­me­ten cin­co en­tre­gas más. ¿Va a pa­sar es­te ac­tor de per­so­na­jes com­pli­ca­dos a ser una me­ga­es­tre­lla? "Ya ve­re­mos".

Si echa­mos un vis­ta­zo a su cu­rrí­cu­lum que­da cla­ro que le va la mar­cha. Na­da de per­so­na­jes pla­nos: "Lo que me in­tere­sa es ex­plo­rar la con­di­ción hu­ma­na y los pa­pe­les más com­pli­ca­dos son más in­tere­san­tes pa­ra desa­rro­llar como ac­tor", ase­gu­ra. "Cuan­do mues­tras la ver­dad y ha­ces que el per­so­na­je mien­ta creas una reac­ción en el pú­bli­co. Es in­tere­san­te ver có­mo eso afec­ta a la na­rra­ción".

Pa­ra me­ter­se en el pa­pel de la Bar­bie, ade­más de pro­fun­di­zar du­ran­te me­ses en la vida de es­te san­gui­na­rio per­so­na­je, via­jó a Mé­xi­co pa­ra te­ner una apro­xi­ma­ción más real so­bre él: "Es­tu­ve en una zo­na don­de era el úni­co grin­go" . Y lo mis­mo hi­zo cuan­do le con­fir­ma­ron pa­ra Hi­jos de la anar­quía: "Pa­sé mu­cho tiem­po en los clu­bes de mo­te­ros; pa­ra mí es la úni­ca ma­ne­ra de con­tar una his­to­ria de ma­ne­ra res­pon­sa­ble".

Por tan­to sor­pren­de que pro­ta­go­ni­zar la cam­pa­ña de Re­veal de Cal­vin Klein, fra­gan­cia de la que es ima­gen, le su­pu­sie­ra to­do un re­to: "Te­nía que ol­vi­dar­me de to­do lo que ha­bía he­cho has­ta el mo­men­to y de lo que ha­bía apren­di­do. Es­toy acos­tum­bra­do a echar mano de he­rra­mien­tas como la voz o los ges­tos, pe­ro pa­ra las fo­tos no po­día em­plear­los", afir­ma. "Y lue­go es­ta­ba Dout­zen Kroes, ma­ra­vi­llo­sa de­lan­te de la cá­ma­ra, que sa­bía per­fec­ta­men­te lo que te­nía que ha­cer… ¡Me di cuen­ta de que allí el ma­lo era yo! Era el que in­sis­tía en re­pe­tir por­que no me veía se­gu­ro. Na­da que ver con el anun­cio. Allí sí es­tu­ve có­mo­do".

"Es cu­rio­so pe­ro, me­nos una, to­das las fra­gan­cias que he te­ni­do siem­pre han si­do de Cal­vin Klein".

FAN IN­VO­LUN­TA­RIO

El fras­co de Re­veal es un di­se­ño de la agen­cia Es­ta­blis­hed en co­la­bo­ra­ción con Coty y Cal­vin Klein.

PO­TEN­CIA 'MI­NI­MAL'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.