PAN

GQ (Spain) - - Sumario -

El bá­si­co que se rein­ven­ta en clave gour­mand.

La se­gun­da par­te fue in­ten­sa. Pa­sa­da la me­dia ho­ra, los in­gle­ses con­si­guen des­em­pa­tar con un re­ma­te de Mar­tin Pe­ters, cen­tro­cam­pis­ta con ca­ra de co­ne­jo y pier­nas de lie­bre. La res­pues­ta ale­ma­na lle­gó en el úl­ti­mo mi­nu­to del par­ti­do cuan­do Wolf­gang We­ber mar­có el gol de pró­rro­ga. Si a es­to aña­di­mos que We­ber ocu­pa­ba pues­to de de­fen­sa, po­de­mos ha­cer­nos una idea del jue­go ofen­si­vo que reali­zó Ale­ma­nia du­ran­te to­do el en­cuen­tro. Los es­pec­ta­do­res que pre­sen­cia­ron el par­ti­do tu­vie­ron la suer­te de asis­tir a una de las fi­na­les más emo­cio­nan­tes del mun­do fut­bo­le­ro.

To­do in­di­ca que los in­gle­ses, du­ran­te el des­can­so, in­vo­ca­ron a los fan­tas­mas de la To­rre de Lon­dres… y dio re­sul­ta­do. A los 11 mi­nu­tos del primer tiem­po de la pró­rro­ga, Geoff Hurst me­tió un chu­te que pe­gó en el lar­gue­ro y la pe­lo­ta ca­yó en pi­ca­do, bo­tan­do por de­lan­te de la lí­nea de gol. Se con­fun­die­ron la reali­dad y el desal­pi­ca­ba seo de tal ma­ne­ra que los ale­ma­nes, in­cré­du­los, ro­dea­ron a un ár­bi­tro que mi­ra­ba al juez de lí­nea. Des­de su po­si­ción, el juez de lí­nea Bakh­ra­mov asin­tió con la ca­be­za, dan­do por vá­li­do el gol.

Los ale­ma­nes se de­rrum­ba­ron. En el úl­ti­mo mi­nu­to de la pró­rro­ga, Geoff Hurst, de nue­vo, mar­ca­ría la ven­ta­ja pa­ra In­gla­te­rra. La co­sa aca­bó con cua­tro go­les a dos. La Rei­na Ma­dre con­de­co­ra­ría a Geoff Hurst y, se­gún cuen­tan, al juez de lí­nea le re­ga­la­ría un sil­ba­to de oro. Tam­bién cuen­tan que cuan­do pre­gun­ta­ron a Bakh­ra­mov por qué dio por vá­li­do el gol, res­pon­dió que por Sta­lin­gra­do, ha­cien­do re­fe­ren­cia a la ciu­dad que él mis­mo de­fen­dió con­tra los ale­ma­nes du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial.

Pe­ro no to­dos los go­les fan­tas­mas des­mo­ra­li­zan al equi­po que los re­ci­be. Es el ca­so del en­cuen­tro en­tre Ru­sia y Chile, ce­le­bra­do en el mis­mo es­ta­dio don­de so­na­ban los gri­tos de los tor­tu­ra­dos y los mi­li­ta­res ocu­pa­ban las gra­das y la san­gre la me­mo­ria. Por ta­les asun­tos, los ru­sos no se pre­sen­ta­ron al en­cuen­tro. Sin em­bar­go, el que la se­lec­ción ru­sa no se pre­sen­ta­se en Chile a ju­gar el par­ti­do no qui­tó pa­ra que el par­ti­do se ju­ga­se sin ellos. ¿Es po­si­ble ju­gar un par­ti­do de fút­bol sin equi­po con­tra­rio? Pa­re­ce ser que sí.

Los ju­ga­do­res de la se­lec­ción chi­le­na mur­mu­ra­ban en­tre ellos pe­ro al fi­nal sa­lie­ron ca­biz­ba­jos al te­rreno de jue­go. El ár­bi­tro dio la se­ñal y el par­ti­do dio co­mien­zo. Fue un par­ti­do tan ab­sur­do que si no fue­se por lo ma­ca­bro del mo­men­to, ha­bría si­do un chis­te. Los ju­ga­do­res chi­le­nos fue­ron pa­sán­do­se el ba­lón unos a otros, avan­zan­do por el cam­po, sin ri­val al que achi­car. El ti­ro de ver­güen­za le to­có eje­cu­tar­lo a Francisco Cha­ma­co Val­dés, que dis­pa­ró a la red con fuer­za, como el que da una pa­ta­da a un es­pec­tro im­po­si­ble de ven­cer pues ha si­do en­gen­dra­do por el mie­do. En el mar­ca­dor, Chile se apun­tó el úni­co gol del en­cuen­tro. "La ju­ven­tud y el de­por­te unen hoy a Chile", po­nía en el mar­ca­dor. Por mu­cha nor­ma­li­dad que qui­sie­ran dar las au­to­ri­da­des chi­le­nas, aque­llo no era nor­mal. Se tra­ta­ba de un gol fan­tas­ma.

"Aun­que lo re­fle­jen los mar­ca­do­res, el gol fan­tas­ma so­lo exis­te en­la­me­mo­ria­de­quien­lo­re­cuer­da en be­ne­fi­cio pro­pio"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.