COM­PLE­MEN­TOS

Ali­ña tu look con mu­cha cla­se.

GQ (Spain) - - Sumario -

SAN­GRE ITA­LIA­NA DO­ME­NI­CO DOL­CE & STE­FANO GAB­BA­NA

Una vez que he­mos con­se­gui­do iden­ti­fi­car quién es quién en es­te dúo –Ste­fano es el al­to y Do­me­ni­co el más ba­ji­to– pa­sa­mos a iden­ti­fi­car sus ro­les den­tro del tán­dem crea­ti­vo. Mien­tras Ste­fano de­rro­cha crea­ti­vi­dad y ener­gía, Do­me­ni­co se en­car­ga de apor­tar a la fir­ma sus ha­bi­li­da­des en sas­tre­ría y ar­te­sa­nía. Sin em­bar­go, en lo que res­pec­ta a su ima­gen, am­bos pa­re­cen es­tar en el mis­mo bar­co, lu­cien­do ha­bi­tual­men­te ca­mi­sas blan­cas com­bi­na­das con fi­nas corbatas ne­gras cuan­do la oca­sión me­re­ce so­brie­dad y de­can­tán­do­se por ca­mi­se­tas de ti­ran­tes y di­mi­nu­tos ba­ña­do­res de co­lo­ri­dos es­tam­pa­dos cuan­do se to­man unas va­ca­cio­nes en las pla­yas ita­lia­nas.

EL CA­BA­LLE­RO

OS­CU­RO

RICK OWENS

Él es, sin du­da, el me­jor em­ba­ja­dor de la es­té­ti­ca os­cu­ra y trans­gre­so­ra que de­fien­de su fir­ma. Ata­via­do con su­da­de­ras ne­gras que sue­len de­jar al ai­re sus bra­zos, pan­ta­lo­nes de ti­ro muy ba­jo –tam­bién ne­gros, fal­ta­ría más– y zapatillas de su pro­pia mar­ca, Owens sien­ta las ba­ses pa­ra que po­da­mos com­pren­der to­do su uni­ver­so crea­ti­vo tan so­lo con su ima­gen. No en­ca­ja con la su­ti­le­za y re­cha­za el uso de com­ple­men­tos como bol­sos, ani­llos o bra­za­le­tes. Pa­ra Owens no hay na­da que exu­de más ele­gan­cia que sen­tir­se li­bre.

EL JE­FE TOM FORD

Tom Ford ha con­se­gui­do que no so­lo su fir­ma –y to­do lo que to­ca– sea al­go as­pi­ra­cio­nal, sino con­ver­tir­se él mis­mo en un mo­de­lo a se­guir por mi­llo­nes de hom­bres al­re­de­dor de to­do el mun­do. Tra­jes im­pe­ca­bles y ca­mi­sas que se des­abro­chan mu­cho más de lo apa­ren­te­men­te per­mi­ti­do. Pe­ro da igual, por­que Ford es el pa­ra­dig­ma de la mas­cu­li­ni­dad y la ele­gan­cia, una es­pe­cie de dios ca­paz de trans­por­tar in­clu­so a otras ar­tes como el ci­ne –don­de tam­bién hi­zo su in­cur­sión con Asin­gle­man en 2009– esa so­fis­ti­ca­ción que po­cos crea­do­res de su edad po­seen. Por­que Tom ha­ce que ves­tir siem­pre per­fec­to pa­rez­ca tre­men­da­men­te fá­cil y a la vez ge­nial.

GE­NIO SI­LEN­CIO­SO RAF SI­MONS

Con ges­to cal­ma­do y se­reno en to­do mo­men­to, re­po­san­do sua­ve­men­te so­bre el res­pal­do de su asien­to como si na­da fue­ra con él. Así es como pro­ba­ble­men­te en­con­tre­mos a Si­mons si buscamos cual­quier fo­to su­ya acom­pa­ñan­do a una en­tre­vis­ta. Y es que a pe­sar de que su crea­ti­vi­dad es de to­do me­nos mí­ni­ma, es­te di­se­ña­dor es po­co aman­te de los ex­ce­sos y apues­ta siem­pre por blan­dir el mi­ni­ma­lis­mo como es­pa­da cer­te­ra. Raf tras­la­da esa par­te de su ge­nio crea­ti­vo a su pro­pio es­ti­lo per­so­nal a tra­vés de una in­du­men­ta­ria bá­si­ca de la que ha he­cho su uni­for­me ha­bi­tual, y que es­tá com­pren­di­da por unos pan­ta­lo­nes os­cu­ros siem­pre con­jun­ta­dos con un jer­sey de cue­llo re­don­do del mis­mo tono y por unos pies siem­pre pro­te­gi­dos por de­por­ti­vas blan­cas. Qui­zá en es­te es­ti­lo re­du­ci­do y en esa bús­que­da de la sen­ci­llez que de­rro­cha ten­gan que ver los es­tu­dios de di­se­ño in­dus­trial que cur­só, por­que Si­mons con­si­gue que la re­pe­ti­ción cons­tan­te de un mis­mo es­ti­lis­mo no sea in­ter­pre­ta­da como al­go abu­rri­do, sino como una for­ma más de bus­car la ex­ce­len­cia a tra­vés de la sen­ci­llez lle­va­da al ex­tre­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.