Al­go di­fe­ren­te jo­nat­han saun­ders

INUSUA­LES Ca­da vez son más las fir­mas y di­se­ña­do­res que rehú­san des­fi­lar por la tra­di­cio­nal pa­sa­re­la y pre­fie­ren ju­gar con el fac­tor sor­pre­sa.

GQ (Spain) - - La Pasarela -

trus­sar­di

El me­ce­naz­go cul­tu­ral que lle­va a ca­bo la Fon­da­zio­ne Ni­co­la Trus­sar­di es­tá de­trás de la ins­pi­ra­ción que ani­mó a es­te le­gen­da­rio nom­bre del ma­dei­ni­tal­ya or­ga­ni­zar una par­ti­cu­lar pre­sen­ta­ción de su colección pa­ra el ve­rano 2015. En ella, la nue­va res­pon­sa­ble fa­mi­liar de la fir­ma, Gaia Trus­sar­di, op­tó por usar la mú­si­ca jazz como leit­mo­tiv­pa­ra mos­trar una pro­pues­ta que po­ne al día el fa­mo­so tra­je zoot­de los años 30. Ro­dea­dos de ins­tru­men­tos vin­ta­gey de di­ver­sa pa­ra­fer­na­lia mu­si­cal, los mo­de­los rin­die­ron tri­bu­to a aque­llos jó­ve­nes lla­ma­dos hips­ters­por lle­var los pan­ta­lo­nes cu­brien­do las ca­de­ras (hips) y no ajus­ta­dos en la cin­tu­ra. Pa­ra la oca­sión, los nuevos zoot­suits­re­cor­ta­ron sus hombreras, pe­ro con­ti­nua­ron la tra­di­ción de las so­la­pas en pi­co y de los vo­lu­mi­no­sos pan­ta­lo­nes de pin­zas.y to­do ello, al rit­mo del con­ta­gio­so swing,ese ti­po de jazz que po­pu­la­ri­za­ron Du­ke Elling­ton o Count Ba­sie.

hai­der ac­ker­mann

Uti­li­zan­do como fon­do una ver­sión de Blo­win'int­he­wind­que el pro­pio Bob Dy­lan gra­bó en un tono mu­cho más tran­qui­lo y pro­fun­do, el di­se­ña­dor edu­ca­do en Am­be­res or­ga­ni­zó un sho­wen el que ex­hi­bió a sus mo­de­los como si fue­ran es­pe­cí­me­nes de un de­ca­den­te zoo­ló­gi­co. Arras­tran­do los pies por un es­ce­na­rio a me­dio ter­mi­nar con un mo­vi­mien­to sin di­rec­ción apa­ren­te, el es­ti­lo rockero de Keith Ri­chards se abrió ca­mino en es­ce­na e hi­zo las de­li­cias de un pú­bli­co fiel a Ac­ker­mann. De pa­so, se pu­do com­pro­bar có­mo el mens­wear­del crea­dor evo­lu­cio­na ha­cia te­rre­nos vi­sual­men­te más pro­vo­ca­do­res y me­nos re­fi­na­dos.

El pro­pio Saun­ders lo ex­pli­có an­tes de mos­trar su colección: "Tra­ba­jo me­jor cuan­do ten­go dos pro­yec­tos en­tre ma­nos a la vez". Por ello, no du­dó en pre­sen­tar en un mis­mo es­pec­tácu­lo sus pro­pues­tas pri­ma­ve­ra-ve­rano 2015 y re­sort. El re­sul­ta­do fue una atrac­ti­va per­for­man­ce am­bien­ta­da en los in­terio­ris­mos de las re­vis­tas Do­musy Ca­sa­vo­gue­de los años 70. Una elec­ción que no re­sul­ta tan ex­tra­ña sa­bien­do que Saun­ders es­tu­dió Di­se­ño de mo­bi­lia­rio en Glas­gow.

marc by marc ja­cobs

Es­te año, el hap­pe­ning­de la fir­ma de Nuevayork coin­ci­día en el tiem­po con la aper­tu­ra de la ex­po­si­ción Ti­ki­po­pen el Mu­sée du Quai Branly de París –so­bre el mo­vi­mien­to kitsch­de ins­pi­ra­ción po­li­ne­sia que sa­cu­dió los EE UU de pos­gue­rra–. Así que no pue­de ser ca­sua­li­dad que los pro­ta­go­nis­tas de la colección de Marc by Marc Ja­cobs fue­ran los mo­ti­vos grá­fi­cos que be­ben de es­ta de­for­ma­ción pop de las an­ces­tra­les cul­tu­ras del Pa­cí­fi­co sur. Las ta­blas de surf, que la fir­ma va a co­mer­cia­li­zar por pri­me­ra vez, es­tán es­tam­pa­das por el ilus­tra­dor Fer­gus Pur­cell, aka­fer­ga­de­lic, y apor­tan un to­que punk a una ci­ta inevi­ta­ble con el es­pí­ri­tu ju­ve­nil del crea­dor, eterno en­fant­te­rri­ble.

Jimmy choo

La ce­le­bra­ción de la Lon­don Co­llec­tions Men fue el mo­men­to es­co­gi­do por es­ta fir­ma pa­ra or­ga­ni­zar su primer des­fi­le… ¡de za­pa­tos! ¿Có­mo? Con la ayu­da de una pa­sa­re­la cir­cu­lar ele­va­da jus­to a la al­tu­ra de la vis­ta del pú­bli­co asis­ten­te. Los mo­de­los, ves­ti­dos con bermudas o pan­ta­lo­nes con vuel­ta en to­nos neu­tros, mos­tra­ron una colección de cal­za­do ilu­mi­na­da de un mo­do es­pe­cial pa­ra que re­sal­ta­se. El re­sul­ta­do fue un sor­pren­den­te des­fi­le en el que los za­pa­tos, san­da­lias y zapatillas des­ta­ca­ron so­bre to­do y to­dos… a pe­sar del im­pe­ca­ble cas­ting­de ma­ni­quíes.

ber­lu­ti

En el des­co­no­ci­do jar­dín in­te­rior de la Éco­le des Mi­nes de París, Ales­san­dro Sartori de­bu­tó con su primer des­fi­le pa­ra la fir­ma Ber­lu­ti. En él, los mo­de­los se mos­tra­ron muy re­la­ja­dos an­te los asis­ten­tes, sen­ta­dos en una zo­na cen­tral que tras el show­sir­vió pa­ra de­gus­tar una es­pe­cie de pic­nic co­ci­na­do in­si­tu­por el pro­pio or­ga­ni­za­dor del even­to, Ale­xan­dre de Be­tak, y su no­via, la it­girl­neo­yor­qui­na de ori­gen ar­gen­tino So­fía Sán­chez Ba­rre­ne­chea. Mo­da y gas­tro­no­mía unie­ron sus fuer­zas y triun­fa­ron.

z zeg­na

En el en­torno del Pit­ti Uo­mo, la fir­ma Z Zeg­na de­bu­tó tras asu­mir en su ADN pro­pues­tas que an­tes per­te­ne­cían a la lí­nea Zeg­na Sport. De es­te mo­do, los co­di­se­ña­do­res Paul Su­rrid­ge y Mu­rray Sca­llon de­mos­tra­ron que pue­den tra­ba­jar jun­tos y or­ga­ni­za­ron una pre­sen­ta­ción en la Sta­zio­ne Leo­pol­da de Florencia que arran­có con un es­pec­tácu­lo acro­bá­ti­co.ya en el des­fi­les pro­pia­men­te di­chos, los mo­de­los mos­tra­ron el nue­vo ac­ti­ve­wear­de es­ta rein­ven­ción crea­da pa­ra co­nec­tar con una clien­te­la mu­cho más jo­ven que la que com­pra Er­me­ne­gil­do Zeg­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.