Am­ber heard

GQ (Spain) - - La Pasarela -

"NO TEN­GO TWIT­TER, NI FA­CE­BOOK, NI INS­TA­GRAM . Pre­fie­ro es­tar al mar­gen de to­do ese rui­do"

Am­ber Heard (Te­xas, 1986) no es una ac­triz al uso. Un ex­tra­or­di­na­rio ca­ris­ma y una be­lle­za ge­nui­na –ape­nas usa ma­qui­lla­je– son sus va­lo­res di­fe­ren­cia­les. Na­ci­da y cre­ci­da en la lán­gui­da at­mós­fe­ra que en­vuel­ve a los es­ta­dos del sur, po­cos pun­tos tie­ne en co­mún con otras ce­le­bri­ties de su ge­ne­ra­ción cria­das en­tre opor­tu­ni­da­des en las cul­tu­ral­men­te ac­ti­vas ur­bes que pue­blan las cos­tas yan­quis. La vida en Aus­tin po­co tie­ne que ver con la vida en Nue­va York o Los Án­ge­les, y es­to con­di­cio­na el mo­do de afron­tar un des­tino que ya ha que­da­do mar­ca­do por pe­lí­cu­las como La fa­mi­lia Jo­nes, Bien­ve­ni­dos a Zom­bie­land o Ma­che­te Kills y por com­pa­ñe­ros de via­je (es de­cir, de re­par­to) de la ta­lla de Liam Hems­worth, Ha­rri­son Ford, Gary Old­man, Ke­vin Cost­ner, Chan­ning Ta­tum o Ed­die Red­may­ne. GQ: Sa­bes có­mo ma­ne­jar un re­vól­ver y con­du­ces un Mus­tang de 1968. A sim­ple vis­ta pa­re­ces la tí­pi­ca chi­ca de Te­xas… AM­BER HEARD: Son co­sas que apren­dí en ca­sa cuan­do era pe­que­ña. Co­sas de las que re­nie­gas cuan­do eres ado­les­cen­te y a las que em­pie­zas a dar va­lor cuan­do en­tras de lleno en la vida adul­ta. Por ejem­plo, el country: cuan­do te­nía unos 20 años odia­ba con ga­nas es­te ti­po de mú­si­ca y le da­ba la es­pal­da de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Aho­ra me en­can­ta y es uno de mis es­ti­los fa­vo­ri­tos. Pues con las ar­mas, los co­ches o los caballos ocu­rre al­go pa­re­ci­do. Pa­sé una eta­pa re­cha­zan­do mis raí­ces; aho­ra las agra­dez­co y las va­lo­ro en su jus­ta me­di­da. GQ: ¿Al­gu­na vez has si­do re­cha­za­da pa­ra un pa­pel por ser con­si­de­ra­da de­ma­sia­do gua­pa como pa­ra ser creí­ble? A. H.: Son si­tua­cio­nes que sí se dan. Y es frus­tran­te cuan­do la gen­te te ve de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da y na­da pue­de ha­cer­les cam­biar de opi­nión. Es­ta­mos en una in­dus­tria que se su­po­ne crea­ti­va y aun así es muy di­fí­cil al­te­rar la ima­gen que al­gu­nas per­so­nas tie­nen so­bre ti y que se ba­sa úni­ca­men­te en pre­jui­cios su­per­fi­cia­les. GQ: Brad Pitt, por ejem­plo, se ha afea­do pa­ra tra­ba­jar en de­ter­mi­na­das cin­tas… A. H.: La di­fe­ren­cia es­tá en que Brad Pitt es un hom­bre. Es­te de­ta­lle mar­ca la di­fe­ren­cia, por­que los es­pec­ta­do­res sí son ca­pa­ces de sen­tir em­pa­tía con los hom­bres y ver­los de for­ma di­men­sio­nal. Es­ta­mos edu­ca­dos pa­ra em­pa­ti­zar con los per­so­na­jes mas­cu­li­nos a pe­sar de que hom­bres y mu­je­res in­ter­pre­ten ro­les di­fe­ren­tes en el ci­ne. Fí­ja­te en la sa­ga Harry Pot­ter. Si la pro­ta­go­nis­ta fue­ra una mu­jer, la pe­lí­cu­la se­ría con­si­de­ra­da un fil­me pa­ra chi­cas. En cam­bio, el pro­ta­go­nis­ta es un hom­bre y la his­to­ria es ade­cua­da pa­ra am­bos gé­ne­ros. GQ: Mu­cha gen­te opi­na so­bre Am­ber Heard en las re­des so­cia­les… ¿Lees lo que se di­ce de ti en Twit­ter? A. H.: Ni si­quie­ra ten­go Twit­ter. De he­cho, tam­po­co ten­go Fa­ce­book ni Ins­ta­gram. No soy há­bil en­ta­blan­do con­ver­sa­cio­nes a tra­vés de la red. Ni quie­ro ser­lo. Pre­fie­ro man­te­ner­me al mar­gen de to­do ese rui­do. GQ: En­ton­ces, ¿sim­ple­men­te pre­fie­res evi­tar sa­ber lo que se es­cri­be so­bre ti? A. H.: Es que lo que se di­ce ra­ra vez es ver­dad. En oca­sio­nes mis ami­gos me cuen­tan que se ha pu­bli­ca­do tal o cual his­to­ria so­bre mí y me que­do a cua­dros. Ha­ce tiem­po de­ci­dí to­már­me­lo a bro­ma por­que los ru­mo­res sue­len es­tar tan ale­ja­dos de la reali­dad que no me­re­ce la pe­na ha­blar so­bre ellos. Hoy en día se ge­ne­ra pa­tra­ña so­bre cual­quier per­so­na por­que la in­dus­tria del co­ti­lleo no co­no­ce la pa­la­bra in­te­gri­dad. Los chis­mes de­gra­dan y evi­den­cian, y no creo que quie­nes los di­fun­den pue­dan sen­tir­se sa­tis­fe­chos de lo que ha­cen. GQ: En las pe­lí­cu­las en las que tra­ba­jas sue­les me­ter­te en la piel de mu­je­res al­go con­tro­la­do­ras… ¿Te gus­ta es­te rol? A. H.: En mi ca­rre­ra siem­pre he in­ten­ta­do (aun­que no ten­go muy cla­ro si lo he lo­gra­do) in­ter­pre­tar tan­tos pa­pe­les dis­tin­tos como he po­di­do. He pe­lea­do por te­ner un aba­ni­co de per­so­na­jes lo más am­plio po­si­ble. Di­cho es­to, creo que el de­no­mi­na­dor co­mún de to­dos ellos es su fuer­za. Esa es la vir­tud con la que siem­pre me com­pro­me­to. Me pa­re­ce igual de bien ha­cer de zo­rra o de chi­ca ma­la, de per­so­na bri­llan­te y cau­ti­va­do­ra o enig­má­ti­ca y vul­ne­ra­ble. Lo que sí exi­jo es que den­tro de la na­tu­ra­le­za de ca­da per­so­na­je ha­ya un ele­men­to que mues­tre una ver­da­de­ra for­ta­le­za. A la ho­ra de acep­tar un tra­ba­jo, ne­ce­si­to que el guión me mues­tre pre­via­men­te que mi per­so­na­je, sea el que sea, po­see un po­der la­ten­te. GQ: ¿A qué ac­triz ad­mi­ra­bas de pe­que­ña? A. H.: A Ri­ta Hayworth. La vi en Gil­da yme enamo­ré por com­ple­to. Tam­bién a Lau­ren Ba­call, so­bre to­do por Te­ner y no te­ner. GQ: ¿Y de las ac­tua­les? A. H.: A di­fe­ren­cia del ci­ne ac­tual, creo que en el Holly­wood clá­si­co se te­nía un con­cep­to mu­cho más mo­derno de la fe­mi­ni­dad. Las pe­lí­cu­las ofre­cían un en­fo­que li­be­ral de las re­la­cio­nes en­tre per­so­na­jes. En Te­ner y no te­ner, Lau­ren Ba­call lo­gra eclip­sar a to­do un Humph­rey Bo­gart sin dar en nin­gún mo­men­to la es­pal­da a su fe­mi­ni­dad. Su pre­sen­cia ja­más es­tu­vo com­pro­me­ti­da por el he­cho de ser una mu­jer, y creo que es­ta si­tua­ción no se da hoy día. GQ: ¿Có­mo ges­tio­na una es­tre­lla de Holly­wood su ex­po­si­ción pú­bli­ca? A. H.: Me lo pre­gun­tan mu­cho, aun­que lo cier­to es que des­de mis co­mien­zos siem­pre res­pon­do lo mis­mo: en mi ca­so, la fa­ma no es un pro­ce­so que se ha­ya da­do de la no­che a la ma­ña­na. Nun­ca he te­ni­do una ex­pe­rien­cia que ha­ya con­ver­ti­do mi vida en al­go ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te de lo que era. Tra­ba­jo como ac­triz des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Em­pe­cé como la ma­yo­ría, des­de ce­ro. Le he de­di­ca­do mu­cho es­fuer­zo a lle­gar don­de es­toy, así que es de su­po­ner que mi ca­mino ha si­do muy na­tu­ral, que­man­do una eta­pa tras otra. Tam­bién in­ten­to no ex­po­ner­me de­ma­sia­do. No me veo a mí mis­ma dán­do­me au­to­bom­bo. Y no es que no es­té or­gu­llo­sa de lo que ha­go, sino que sim­ple­men­te quie­ro ven­der mi tra­ba­jo. GQ: ¿Al­gu­na vez te has arre­pen­ti­do de al­go que ha­yas di­cho o he­cho? A. H.: No, pa­ra na­da. Qui­zá po­dría de­cir que me arre­pien­to de ha­ber par­ti­ci­pa­do en una o dos pe­lí­cu­las, pe­ro real­men­te no lo ha­go. A ries­go de so­nar tri­vial, se­ré sin­ce­ra: ca­da una de mis pe­lí­cu­las, por ma­las que sean, han si­do par­te de un pro­ce­so de apren­di­za­je del que he sa­ca­do mu­cho. Si te en­se­ña a no vol­ver a co­me­ter de­ter­mi­na­dos erro­res, to­do pa­so en fal­so pue­de lle­gar a ser po­si­ti­vo.

El ta­tua­je de Am­ber Heard es­tá es­cri­to en es­pa­ñol y di­ce así: "Te amo como se aman cier­tas co­sas os­cu­ras, se­cre­ta­men­te, en­tre la som­bra y el al­ma". El tex­to es­tá ex­traí­do del primer pá­rra­fo del so­ne­to XVII del li­bro Cien so­ne­tos de amor,de Pablo Ne­ru­da,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.