Un día del pa­dre con men­sa­je

¿De ver­dad? ¿Otra cor­ba­ta? Re­gá­la­le be­lle­za y no mi­res atrás. Sue­na ra­ro, pe­ro si se lo ex­pli­cas bien…

GQ (Spain) - - GQ Zoom -

Un tra­ta­mien­to

an­ti­edad

En tu in­te­rior si­gues pen­san­do que tie­nes 20 años y en el DNI aun no po­ne que ha­yas lle­ga­do a la senectud, pe­ro en es­te te­ma de la edad tu piel si­gue em­pe­ña­da en ir por li­bre. Como una jo­ven­ci­ta sub­ver­si­va y con­tes­ta­ta­ria, la tie­nes acam­pa­da so­bre la Puer­ta del Sol de tu au­to­in­dul­gen­cia sos­te­nien­do una pan­car­ta gi­gan­te de: no me re­pre­sen­tas. Bas­ta ya de en­ga­ñar­te a ti mis­mo o de po­ner­te ex­cu­sas. Como buen pa­dre, sa­bes que la re­bel­día de los hi­jos sue­le te­ner su ori­gen en una fal­ta fla­gran­te de aten­ción de sus pro­ge­ni­to­res. Así que pon­te ma­nos a la obra y, al me­nos, dale un po­co de ca­ri­ño. Aun­que siem­pre es me­jor pre­ve­nir, nun­ca es tar­de pa­ra em­pe­zar. El cie­lo se to­ma­rá por asal­to, pe­ro a la ju­ven­tud se en­tra por la puer­ta del groo­ming. An­tes de que me di­gas na­da, ma­má tam­bién es­tá en el ajo. Le da co­si­ta sa­lir a la ca­lle con­ti­go y que le pre­gun­ten si eres su pa­dre.

Una ma­qui­ni­lla de afei­tar

Pen­sa­rás que nos he­mos es­ti­ra­do po­co con el re­ga­lo, pe­ro es que es­to no es un de­ta­lle, es un men­sa­je. Sí, pa­pá, por­que ¿de ver­dad te vas a ha­cer hips­te­ra es­tas al­tu­ras de la pe­lí­cu­la? ¿Qué se­rá lo pró­xi­mo, una sen­ta­da con los ya­yo­flau­tas?si de ali­viar la cri­sis de los 50 se tra­ta, ca­si pre­fe­ri­ría que te com­pra­ras un Pors­che, que al me­nos lo po­dría­mos dis­fru­tar los dos. Por cier­to, ve­rás que la ma­qui­ni­lla es una Fu­sion Pro­gli­de Po­wer with Flex­ball Tech­no­logy. No ha­ce fal­ta que me­mo­ri­ces el nom­bre –mar­que­mos prio­ri­da­des: lo pri­me­ro es apren­der a pro­nun­ciar What­sapp–, pe­ro qué­da­te con al­gu­nos de­ta­lles téc­ni­cos que ex­pli­can por qué de­be­rías ju­bi­lar tu vie­ja Match 3: tie­ne cin­co cu­chi­llas más fi­nas, es­ta­bi­li­za­dor de ho­jas, ban­da lu­bri­can­te y, gran in­ven­to, un ca­be­zal bas­cu­lan­te que se adap­ta a ca­da im­per­fec­ción –y con­torno– de la piel. Por­que de­jé­mo­nos de pa­ños ca­lien­tes. Lo que es im­per­fec­cio­nes y arru­gas tú ya vas te­nien­do unas cuan­tas…

Un per­fu­me

Lo sa­be­mos, pue­de que no sea el re­ga­lo más ori­gi­nal del mun­do. Pe­ro dale una opor­tu­ni­dad. Por­que re­cuer­da el mohín de fas­ti­dio que se te es­ca­pó cuan­do te re­ga­la­ron aquel dis­co de Ar­ctic Mon­keys y aho­ra no pue­des pa­rar de es­cu­char­lo. Que The Beatles es­tán muy bien, pe­ro la mú­si­ca no se aca­bó en los 70. Ni el ci­ne, ni la li­te­ra­tu­ra. Del mis­mo mo­do, nos gus­ta­ría en­se­ñar­te que exis­te un mun­do más allá de los cí­tri­cos o del clá­si­co fou­gè­re; que hay to­do un uni­ver­so de nue­vas fra­gan­cias ahí fue­ra y que des­cu­brír­se­las a un ser que­ri­do es una bo­ni­ta de­cla­ra­ción de amor. Ma­de­ras exó­ti­cas, in­gre­dien­tes flo­ra­les, esen­cias de oud y ám­bar… Son los aro­mas que cons­trui­rán la me­mo­ria ol­fa­ti­va de tus nie­tos, el po­de­ro­so re­sor­te que aflo­ra­rá en su re­cuer­do cuan­do pien­sen en ti. Pres­tar­les aten­ción es, tam­bién, una ma­ni­fes­ta­ción de ca­ri­ño que les tie­nes. Y… bueno… la ver­dad por de­lan­te: ma­má tam­bién ha in­sis­ti­do mu­cho en que cam­bies de una pu­ñe­te­ra vez de per­fu­me. Le ma­rea, pa­pá. Le ma­rea.

Un spa

Ha­ce unas dé­ca­das, ca­mi­nar por un spae­ra pa­ra un va­rón lo que pa­ra un sol­da­do ame­ri­cano in­ter­nar­se en una sel­va del Viet­cong. Te no­ta­bas ob­ser­va­do, fue­ra de lu­gar, como si es­tu­vie­ras in­va­dien­do un te­rri­to­rio ajeno. Con una di­fe­ren­cia: a los ma­ri­nes no les obli­ga­ban a pa­tru­llar con un tan­ga de pa­pel. Pue­do en­ten­der, por ello, los re­ce­los de los hom­bres de tu ge­ne­ra­ción ha­cia es­tos cen­tros de bie­nes­tar que aca­ba­ban con­vir­tién­do­se en cen­tros de tor­tu­ra. Pe­ro las co­sas han cam­bia­do mu­cho. Hoy en día los es­ta­ble­ci­mien­tos son to­tal­men­te man-friendly. Ade­más, te me­re­ces un fin de se­ma­na de re­lax pa­ra li­be­rar­te del es­trés y pe­gar­te un re­pa­so de cha­pa y pin­tu­ra. Como sa­be­mos que te gus­ta la eno­lo­gía, he­mos re­ser­va­do pa­ra ti en el SPA Vinothérapie Cau­da­lie Mar­qués de Ris­cal, en Ála­va –de Frank Gehry–. Ve­rás que la in­vi­ta­ción es pa­ra dos y que in­clu­ye una no­che en el ho­tel. Por si los va­po­res ter­ma­les, su­ma­dos a los del vino, des­pier­tan al­gu­na pa­sión ador­me­ci­da y… Va­ya, a ver có­mo bo­rra­mos aho­ra esa ima­gen de nues­tra ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.