¿Es po­si­ble acer­tar el Día del pa­dre?

GQ (Spain) - - Fragancias - Por Al­fre­do Mu­ri­llo

To­dos los años es lo mis­mo, por más que ha­yas pen­sa­do un sin­fín de so­lu­cio­nes. La prin­ci­pal: "El año que vie­ne se aca­ba es­to por­que es un in­ven­to de las gran­des su­per­fi­cies". Y sí, qui­zá lo sea, por­que lo cier­to es que San Jo­sé ja­más re­ci­bió un re­ga­lo por ser pa­dre –o, por lo me­nos, no uno tan im­por­tan­te como pa­ra ser con­sig­na­do en la Bi­blia–.pe­ro sa­bes que pre­sen­tar­te en la co­mi­da fa­mi­liar sin un pre­sen­te re­sul­ta­ría una afren­ta del mis­mo ni­vel que no comerte to­do el co­ci­do de tu ma­dre. Así que no te que­da otra que su­cum­bir a los en­can­tos del con­su­mis­mo y en­fren­tar­te a la du­ra de­ci­sión de qué re­ga­lar; y aquí es don­de apa­re­ce la se­gun­da so­lu­ción –pa­ra cu­ya eje­cu­ción, por su­pues­to, tam­bién es tar­de ya–: pres­tar aten­ción a los gus­tos de tu pa­dre. ¿Co­lec­cio­na­ba co­ches en mi­nia­tu­ra o eran avio­nes? ¿Sa­brá có­mo usar un ipad o aca­ba­rá uti­li­zán­do­lo pa­ra cal­zar la me­sa del co­me­dor? ¿Ten­drá ya el torno fre­sa­dor que to­do pa­dre me­re­ce? Y así, sin dar­te cuen­ta, has aca­ba­do, diez mi­nu­tos an­tes de la co­mi­da, re­co­rrien­do unos gran­des al­ma­ce­nes aba­rro­ta­dos de gen­te como si se te hu­bie­ra per­di­do un ni­ño, in­ten­tan­do de­ci­dir qué per­fu­me ca­sa me­jor con su hom­bre in­te­rior. Pe­ro, como el año pa­sa­do, no lo vas a con­se­guir sin ayu­da de un pro­fe­sio­nal –tu ma­dre no, que so­lo sa­be re­ga­lar ca­mi­sas–. Por suer­te, si es­tás le­yen­do es­to, te en­cuen­tras en bue­nas ma­nos. Y tran­qui­lo, si ni por esas acier­tas, re­cuer­da: el torno fre­sa­dor nun­ca fa­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.