IN­CLA­SI­FI­CA­BLE PO­VE­DA

EL IN­CLA­SI­FI­CA­BLE Es una de las más gran­des vo­ces de nues­tro país y to­do un ca­ba­lle­ro (aquí en su ver­sión más GQ).

GQ (Spain) - - Sumario - Por Frue­la Zu­bi­za­rre­ta Fo­to­gra­fía: Gon­za­lo Ma­cha­do Rea­li­za­ción: Je­sús Ci­ce­ro

El can­taor sa­ca su la­do más GQ.

h oy es un día es­pe­cial en la vi­da de Mi­guel Po­ve­da (Bar­ce­lo­na, 1973). La ma­ña­na se le ha ido com­pli­ca­do en­tre reunio­nes por el lan­za­mien­to de su nue­vo dis­co y al­gu­nas en­tre­vis­tas. To­ca em­pe­zar con ho­ra y me­dia de re­tra­so y aun que­da des­cu­brir otro hán­di­cap: el ensayo del con­cier­to-aniver­sa­rio de Víc­tor Ma­nuel, en el que can­ta­rán a dúo, nos en­fren­ta a otro lí­mi­te in­sal­va­ble. Ne­ce­si­ta­mos un mi­la­gro. Pe­ro hoy es un día es­pe­cial, así que lo ten­dre­mos.

Po­ve­da lle­ga ace­le­ra­do. Pi­de disculpas al equi­po, uno por uno, y co­mien­za a re­ga­lar la me­jor de las ac­ti­tu­des po­si­bles cuan­do de lo que se tra­ta es de dar for­ma a un re­por­ta­je, co­mo es­te, con­tra­rre­loj. "Lo que que­ráis. Co­mo que­ráis. Va­mos allá". Es un ar­tis­ta he­cho a sí mis­mo. Un ar­tis­ta con un don ma­yúscu­lo: su voz. Es de ese ti­po de per­so­nas en­tre un mi­llón ca­paz de co­nec­tar­se a ti sin Blue­tooth y ha­cer que el re­cuer­do de aquel desamor vuel­va a des­ga­rrar­te el al­ma de una cu­chi­lla­da o que sien­tas la ale­gría de vi­vir sal­tan­do por tu pe­cho en un día de ve­rano. Es un ti­po hu­mil­de, un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble que no pier­de ri­pio de cuan­to su­ce­de a su al­re­de­dor. Pe­ro so­bre to­do es un ni­ño gran­de, y eso se apre­cia per­fec­ta­men­te en el bri­llo de su mi­ra­da, no­ble e in­te­li­gen­te.

t e po­drá gus­tar el fla­men­co o… to­do lo con­tra­rio. Po­drás amar el tan­go, el fa­do, el bo­le­ro y la ca­nçó ca­ta­la­na o… que­rer cor­tar­te las ve­nas al pri­mer acor­de. Da igual. No se tra­ta de eso. Es­ta­mos ha­blan­do de una voz po­de­ro­sa con efec­tos es­pe­cia­les. De he­cho, Po­ve­da ven­dría ge­nial pa­ra to­mar de­ci­sio­nes drás­ti­cas en es­ce­na­rios apo­ca­líp­ti­cos. ¿Que no te emo­cio­nas al oír­le? A) Va a re­sul­tar que eres un pu­ru­len­to ti­po de The Wal­king Dead y lle­vas crian­do mal­vas des­de yo qué sé cuán­do. B) Eres pri­mo se­gun­do de Spock pe­ro, a di­fe­ren­cia de es­te, tu san­gre es vul­ca­na cien por cien y te ape­lli­das Muer­mo. C) Te en­sam­bla­ron en Na­boo, eres un droi­de as­tro­me­cá­ni­co, cas­ca­rra­bias y ca­be­zón, y te pa­sas la vi­da re­co­rrien­do la ga­la­xia jun­to a un an­droi­de de pro­to­co­lo re­mil­ga­do y con mu­cha pluma (¿lo pi­llas, R2-D2?). Pe­ro apar­que­mos la fic­ción y que­dé­mo­nos con la cien­cia del nue­vo dis­co de Po­ve­da, So­ne­tos y poe­mas pa­ra la li­ber­tad (Uni­ver­sal), un tra­ba­jo arries­ga­do con tex­tos, en­tre otros, de Que­ve­do, Ra­fael de León, Gar­cía Lorca, Bor­ges, Mi­guel Her­nán­dez y Pa­blo Ne­ru­da (se­lec­cio­na­dos por Luis Gar­cía Mon­te­ro), mú­si­ca de Pe­dro Gue­rra (la ma­yo­ría), pro­duc­ción del com­po­si­tor Joan Al­bert Amar­gós y gui­ta­rra del im­pres­cin­di­ble Juan Gó­mez Chi­cue­lo. "Ten­go un pe­lliz­co en el es­tó­ma­go. Hay mu­cho es­fuer­zo y emo­cio­nes de­trás de es­te dis­co. Pe­ro en ca­da lan­za­mien­to hay in­cer­ti­dum­bres. ¡Ay…! Es­toy con­ten­to. Muy sa­tis­fe­cho".

En­tre Que­ve­do, Lorca, Ne­ru­da y com­pa­ñía es­to re­cuer­da a un exa­men de se­lec­ti­vi­dad… ¿có­mo te las has in­ge­nia­do pa­ra ha­cer de se­me­jan­te re­vol­ti­jo de es­ti­los y épo­cas al­go cohe­ren­te? "Su­pon­go que la cla­ve es­tá en apli­car mi len­gua­je mu­si­cal a ca­da tex­to. Mi es­ti­lo lo une to­do. Creo que la gen­te ya es­tá acos­tum­bra­da a que to­do lo que ha­go sea una amal­ga­ma de mu­chas co­sas. Es co­mo mi vi­da: una gran mez­co­lan­za". Nor­mal. Can­taor de fla­men­co y ca­ta­lán, de pa­dre mur­ciano y ma­dre man­che­ga, pa­yo… Ya que es­ta­mos, ¿po­drías ayu­dar­nos a cla­si­fi­car­te? Lo de can­taor nos sa­be a po­co, pe­ro no so­mos ca­pa­ces de en­con­trar otra eti­que­ta… [Ri­sas]. "Nor­mal, le pa­sa a to­do el mun­do. Yo creo que in­cla­si­fi­ca­ble me va muy bien. [Ri­sas]. En esen­cia soy can­taor, esa es mi ba­se. Amo el fla­men­co por en­ci­ma de to­do; no po­dría dar un con­cier­to sin can­tar fla­men­co… aun­que fue­se de co­pla o tan­go o… Pe­ro por en­ci­ma de to­do me sien­to un ar­tis­ta li­bre que ne­ce­si­ta ex­pre­sar mu­chas emo­cio­nes, to­das, y que no le va a pe­dir per­mi­so al fla­men­co pa­ra can­tar lo que quie­ra. No soy el pri­me­ro que se en­fren­ta a los pu­ris­tas y des­de lue­go yo no es­toy aquí pa­ra in­ven­tar­me na­da; ese mu­ro ya lo ti­ra­ron Pa­co de Lu­cía, En­ri­que Mo­ren­te, Car­men Li­na­res, El Le­bri­jano… To­dos ellos lu­cha­ron por su li­ber­tad y to­dos tu­vie­ron que aguan­tar los tem­po­ra­les de los sec­to­res más con­ser­va­do­res. A to­dos ellos les doy las gra­cias y a to­dos pro­me­to ho­nes­ti­dad ca­da vez que suba a can­tar".

En­tre sus asig­na­tu­ras pen­dien­tes aguar­da, se­gu­ro, "un dis­co de ran­che­ras y bo­le­ros. Ado­ro to­das esas can­cio­nes que des­cu­brí gra­cias a la ra­dio de mi ma­dre". Stop. La ra­dio de su ma­dre, in­to­ca­ble (la ra­dio), me­re­ce ca­pí­tu­lo apar­te. "Es­ta­ba en su ha­bi­ta­ción y te­nía­mos­ter­mi­nan­te­men­te­prohi­bi­do­to­car­la­sie­lla­noes­ta­ba­de­lan­te.mi­ma­dree­ra­la­que po­nía las cin­tas. Lue­go la lle­vó al sa­lón y ya nos de­jó to­que­tear. Yo era oír una can­ción y sen­tir­la al ins­tan­te. Me emo­cio­na­ba tan­to que me iba co­rrien­do a la ha­bi­ta­ción pa­ra que no me vie­sen llo­rar. Eso me da­ba mu­chí­si­ma ver­güen­za".

c

ata­lán por los cua­tro cos­ta­dos –"cuan­do me ins­ta­lé en Sevilla me di cuen­ta de lo mu­cho que lo era"–, se de­fi­ne co­mo "muy re­ser­va­do y po­co ex­tro­ver­ti­do". Va­mos, que quien es­pe­re en­con­trar­le en ple­na juer­ga fla­men­ca a las tan­tas de la ma­dru­ga­da lo va a te­ner di­fí­cil. "A ver, que tam­bién he si­do juer­guis­ta, pe­ro ya he su­pe­ra­do to­das esas fa­ses. Me to­mo muy en se­rio mi pro­fe­sión. Pa­ra bien o pa­ra mal, ten­go una res­pon­sa­bi­li­dad con el ar­te y eso me obli­ga a ser muy dis­ci­pli­na­do". A los 15 años can­tó en se­rio por pri­me­ra vez, en Ba­da­lo­na, y a los 27 se con­sa­gró en el Fes­ti­val del Can­te de Las Mi­nas. "Fue in­creí­ble, to­do aque­llo me es­ta­ba pa­san­do ¡a mí! y ya no ten­dría que vol­ver a la fá­bri­ca". El sol­da­dor que­dó atrás y vi­nie­ron Bi­gas Lu­na, y Al­mo­dó­var y los pre­mios más im­por­tan­tes, to­dos, del Na­cio­nal de Mú­si­ca al Grammy. "Cuan­do te aden­tras en ti al can­tar to­cas unas te­clas muy pro­fun­das, al­gu­nas muy do­lo­ro­sas, otras cu­ra­ti­vas, pe­ro to­das ne­ce­sa­rias pa­ra po­der com­par­tir sen­ti­mien­tos. Una vez que es­tás ahí ex­pe­ri­men­tas sen­sa­cio­nes for­tí­si­mas que te dejan ex­haus­to; aca­bas ago­ta­do. Pe­ro no im­por­ta, son adic­ti­vas, en­gan­chan".

Hoy es un día es­pe­cial en la vi­da de Mi­guel Po­ve­da por­que hoy es su cum­plea­ños. "Lo me­jor de es­ta edad es que aun­que no sé del to­do lo que quie­ro, sí sé lo que no quie­ro". Al fi­nal de es­ta se­sión –en la que ar­tis­ta, fo­tó­gra­fo y es­ti­lis­ta se en­ten­die­ron co­mo po­cas ve­ces an­tes he­mos vis­to– le can­ta­mos un cum­plea­ños fe­liz. El ni­ño que llo­ra­ba es­con­di­do en su cuar­to por­que las can­cio­nes le atra­ve­sa­ban el al­ma nos dio las gra­cias con el bri­llo de sus ojos.

"Cuan­do te aden­tras en ti al can­tar to­cas unas te­clas muy pro­fun­das… do­lo­ro­sas, cu­ra­ti­vas… Y eso en­gan­cha" Ver­sión im­pe­ca­ble Tra­je de ra­yas Brooks Brot­hers, ca­mi­sa Hac­kett, cor­ba­ta y pa­ñue­lo Boss y ge­me­los de pla­ta y cuar­zo de Suarez.

Ver­sión no­che Es­mo­quin de do­ble bo­to­na­du­ra y ca­mi­sa Façon­na­ble, pa­ñue­lo Boss y pa­ja­ri­ta Hac­kett.

Ver­sión 'croo­ner' Tra­je de cha­que­ta, ca­mi­sa y cor­ba­ta, to­do Dol­ce & Gab­ba­na. A la iz­da.: ame­ri­ca­na de es­mo­quin y ca­mi­sa Ralph Lau­ren Pur­ple La­bel y pa­ja­ri­ta Façon­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.