10 'emo­jis' que NO de­bes usar pa­ra li­gar (ba­jo pe­na de mo­rir tris­te y so­lo)

GQ (Spain) - - Reportajes - por Beatriz Se­rrano

10. La ca­ra que gui­ña el ojo, son­ríe y sa­ca la len­gua. Mí­ra­te en el es­pe­jo, pon esa ca­ra y ve­rás que es im­po­si­ble, co­mo in­ten­tar chu­par­se el co­do o ha­cer­se un sel­fie con un No­kia 3310. Una gran men­ti­ra. Y no quie­res que tu re­la­ción em­pie­ce con men­ti­ras.

9. El del ma­tri­mo­nio fe­liz con un hi­jo. Es­tás em­pe­zan­do el cor­te­jo y tu in­ten­ción es con­se­guir una or­den de acer­ca­mien­to, no lo con­tra­rio.

8. La ca­ra con dos co­ra­zo­nes en lu­gar de ojos. Te re­cor­da­mos que la chi­ca es ella, así que de­be uti­li­zar­se so­lo de ma­ne­ra iró­ni­ca. Te ha­rá pa­re­cer un tío di­ver­ti­do si es­cri­bes al­go co­mo "me han pin­cha­do las cua­tro rue­das del co­che [ca­ra con dos co­ra­zo­nes en lu­gar de ojos]".

7. La lu­na ne­gra. Da mie­do esa lu­na. So­la­men­te tie­ne sen­ti­do si es­tás in­ten­tan­do li­gar­te a San­dro Rey.

6. El 'emo­ji' que son­ríe en­se­ñan­do mu­cho los dien­tes co­mo los ti­bu­ro­nes. Te ha­rá pa­re­cer un hom­bre­ci­to his­té­ri­co y tom­crui­siano.

5. El 'emo­ji' del hom­bre sin ros­tro. Cau­sa­rá caos y des­con­cier­to. ¿Qué pre­ten­des, con­fun­dir­la? ¿Que pien­se que eres par­co en pa­la­bras? ¿Que eres la cla­se de hom­bre que nun­ca sa­be qué de­cir? ¿¡Aca­so eres mu­do!?

4. TOP. TOP. TOP. Lo has vis­to en cien­tos de co­men­ta­rios en Ins­ta­gram y has su­cum­bi­do por­que pien­sas que es trendy y que a ella, que pa­re­ce muy trendy, le gus­ta­rá sa­ber que to­do lo que di­ce es muy top (y que tú es­tás en la on­da). La­men­ta­ble­men­te, uti­li­zar top en 2015 es el equi­va­len­te a ter­mi­nar una fra­se con "¡y lo sa­bes!".

3. Cual­quier co­ra­zón de co­lor rosa, es­pe­cial­men­te ese que tie­ne otro co­ra­zón pe­que­ñi­to en­ci­ma. Ah, el co­ra­zón ro­jo. Pa­sión. Fre­ne­sí. Lu­ju­ria. Un co­ra­zón ro­jo an­te el re­la­to de una si­tua­ción ri­dí­cu­la por par­te de ella es un win. Un co­ra­zón ro­jo es el equi­va­len­te a un "me gus­tas". Me­jor aun: es un "me gus­tas tal y co­mo eres, con tus vir­tu­des y tus de­fec­tos, y me pa­re­ce te­rri­ble­men­te gra­cio­so a la par que ado­ra­ble que te ha­yas da­do un gol­pe con la puer­ta de tu ar­ma­rio". Aho­ra bien, ¿un co­ra­zón rosa? No eres una fan ja­po­ne­sa de He­llo Kitty.

2. La ca­ri­ta que llo­ra de pe­na. "Los chi­cos no llo­ran, tie­nen que pe­lear" can­ta­ba Mi­guel Bo­sé. Y Mi­guel Bo­sé es un tío que lle­na es­ta­dios de mu­je­res pa­ra oír­le can­tar Don Dia­blo con la ra­ya del ojo pin­ta­da co­mo Ja­red Le­to. Haz ca­so a Mi­guel Bo­sé.

1. La ca­ri­ta que llo­ra de ri­sa. La ma­yo­ría de las ve­ces que ja­ja­jeas por What­sapp tu ca­ra es tan inex­pre­si­va co­mo si aca­ba­ras de sa­lir de una se­sión de bó­tox. Así que la ca­ri­ta que llo­ra de ri­sa es un re­cur­so de adu­la­ción que ro­za el ri­dícu­lo y pa­re­ce que ne­ce­si­tas lle­var una com­pre­sa por si se te es­ca­pa el pis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.