ca­pi­ta­lis­mo fres­co del día por Joa­quín Or­te­ga - ¿Ne­ce­si­ta­mos Fon­dos Bui­tre?

GQ (Spain) - - Tormenta De Ideas - PE­RIO­DIS­TA

Las em­pre­sas ga­nan di­ne­ro cuan­do las co­sas van bien… ¿pa­sa lo mis­mo cuan­do las co­sas van mal? La res­pues­ta es afir­ma­ti­va. Exis­ten com­pa­ñías que ga­nan di­ne­ro con las caí­das de la bol­sa, PIB ne­ga­ti­vos, etc. Es­to ocu­rre con los co­no­ci­dos fon­dos bui­tre, aun­que a ellos no les gus­ta el so­bre­nom­bre. Tal y co­mo su­gie­re el ca­li­fi­ca­ti­vo, es­tos fon­dos son com­pa­ñías que in­vier­ten cuan­do una em­pre­sa se va a pi­que. La me­cá­ni­ca es la si­guien­te: una em­pre­sa hun­di­da, en la ma­yo­ría de los ca­sos, tu­vo be­ne­fi­cios e iba bien en su mo­men­to. Sin em­bar­go, un pro­ble­ma la hi­zo que­brar. Y es­to no ne­ce­sa­ria­men­te ocu­rre por­que los pro­duc­tos que ha­cía de­ja­ran de gus­tar­le a la gen­te, no. En mu­chas oca­sio­nes, las em­pre­sas quie­bran por­que los que las di­ri­gen co­me­ten erro­res o son arras­tra­dos por cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les o im­pre­vis­tas. Si­guien­do el úl­ti­mo su­pues­to, tras el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, la gen­te no ha de­ja­do de vi­vir en ca­sas o de que­rer com­prar­las. Pe­ro mu­chas em­pre­sas con enor­mes stocks, que se en­deu­da­ron a lo bes­tia y que cons­tru­ye­ron en ex­ce­so, se han ido a pi­que. Y pa­ra ha­cer di­ne­ri­to con los restos, los fon­dos bui­tre com­pran esas ca­sas en lo­te a un pre­cio irri­so­rio con mar­gen su­fi­cien­te pa­ra es­pe­rar tiem­pos me­jo­res.

Tres cla­ves ex­pli­can el éxi­to de es­tos fon­dos: tie­nen tiem­po, mu­cho cash y le­gio­nes de ex­per­tos en li­ti­gar, ga­nar plei­tos o lle­gar a acuer­dos, sa­can­do di­ne­ro a to­do lo que com­pran a ese al­guien de­ses­pe­ra­do por ven­der. La par­te más ne­gra, sin em­bar­go, nos la en­con­tra­mos cuan­do com­pran un pa­que­te de cré­di­tos mo­ro­sos a un ban­co, el cual ne­ce­si­ta di­ne­ro rá­pi­do. Es­tos fon­dos, cuan­do al­guien es in­ca­paz de pa­gar su hi­po­te­ca, op­tan de in­me­dia­to por eje­cu­tar los ava­les por vía ju­di­cial, más len­ta, en vez de re­ne­go­ciar las con­di­cio­nes, que es lo más ha­bi­tual pa­ra un ban­co. Es­tos ava­les pue­den ser la nó­mi­na, un co­che o al­gún otro bien de res­pal­do, al que le ex­pri­men to­do el di­ne­ro po­si­ble. Sa­cán­do­le un mí­ni­mo de re­co­bro, la com­pra de to­do ese pa­que­te de mo­ro­sos les sa­le ren­ta­ble. Al afec­ta­do, cla­ro, no le ha­ce tan­ta gra­cia. El ca­so es que los de­fen­so­res de es­tos fon­dos ase­gu­ran que los bui­tres tam­bién ha­cen su fun­ción en el ne­ce­sa­rio equi­li­brio de la na­tu­ra­le­za…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.