Ver­sión ori­gi­nal

THIERRY MA­MAN, pre­si­den­te glo­bal de Par­fums Gi­venchy, nos da las cla­ves pa­ra so­bre­vi­vir en el com­pe­ti­ti­vo mun­do de la cos­mé­ti­ca sin per­der tu iden­ti­dad.

GQ (Spain) - - Entrevista -

Em­pe­zó en el mun­do del lu­jo co­mo ayu­dan­te de fo­to­gra­fía, pe­ro su pre­ten­sión de co­mer to­dos los días le lle­vó a orien­tar su ca­rre­ra ha­cia la ges­tión em­pre­sa­rial. Gra­dua­do en la pres­ti­gio­sa HEC Bu­si­ness School de Pa­rís, Thierry Ma­man ha ocu­pa­do en los úl­ti­mos 25 años im­por­tan­tes car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en al­gu­nos de los gru­pos cos­mé­ti­cos más im­por­tan­tes de su país –con una bre­ve pau­sa en­tre los años 1994 y 1996, en los que se de­di­có a mon­tar una pro­duc­to­ra de ci­ne–. Des­de 2009 es el pre­si­den­te glo­bal de Par­fums Gi­venchy.

GQ: Uno de tus úl­ti­mos lan­za­mien­tos es Gentle­men Only, con el ac­tor Si­mon Ba­ker co­mo ima­gen. ¿Te con­si­de­ras a ti mis­mo un gentle­man? THIERRY MA­MAN: Eso no lo pue­do de­cir yo, se­ría una fal­ta de hu­mil­dad in­creí­ble. Pe­ro sí pue­do de­cir que los va­lo­res del gentle­man es­tán muy de mo­da. Da­da la di­fí­cil si­tua­ción que es­tá vi­vien­do mu­cha gen­te con la cri­sis, es más im­por­tan­te que nun­ca man­te­ner una ac­ti­tud em­pá­ti­ca con los de­más, pen­sar en los otros, es­tar co­nec­ta­do con el mun­do ex­te­rior, sen­tir, es­cu­char, mi­rar… Son va­lo­res que po­nen un con­tra­pe­so a to­do lo que es­tá ocu­rrien­do. GQ: Em­pe­zas­te co­mo fo­tó­gra­fo y tie­nes una par­te crea­ti­va en ti. Co­mo pre­si­den­te de Par­fums Gi­venchy, ¿eres un je­fe de números o uno al que le gus­ta in­te­grar­se en la par­te crea­ti­va? T. M.: Me en­can­ta en­trar en la par­te crea­ti­va, en el pro­ce­so, por­que creo que lo que mar­ca la di­fe­ren­cia no son los números, sino la ma­ne­ra en que co­nec­tas con la gen­te; y cuan­ta más in­tui­ción y sen­si­bi­li­dad ten­gas pa­ra co­nec­tar, ma­yo­res se­rán los números des­pués. Hay que em­pe­zar por el co­mien­zo, no por el fi­nal. GQ: ¿Ha in­flui­do la cri­sis eco­nó­mi­ca en el mo­do en que tra­ba­jáis? T. M.: No ra­di­cal­men­te. Ha cam­bia­do el es­pí­ri­tu. Hoy ha­ce­mos las co­sas con más sin­ce­ri­dad, me­nos mar­ke­ting y más in­tui­ción. Po­ne­mos en mar­cha pro­yec­tos en los que cree­mos vis­ce­ral­men­te, no ha­ce­mos tests de mer­ca­do,eso­ya­sea­ca­bó,esu­naé­po­ca­pa­sa­da. Aho­ra la gen­te bus­ca co­sas más au­tén­ti­cas, más ori­gi­na­les, que no res­pon­dan a mol­des; y no­so­tros tra­ba­ja­mos así. GQ: El clien­te del lu­jo, ¿se ha vuel­to más ra­cio­nal y me­nos emo­cio­nal? T. M.: Creo que es al re­vés, el clien­te del lu­jo se es­tá vol­vien­do más emo­cio­nal y pre­fie­re pro­duc­tos au­tén­ti­cos que re­fle­jen un dis­cur­so cohe­ren­te an­tes que reali­da­des pre­fa­bri­ca­das o cua­dri­cu­la­das. La ten­den­cia es desear co­sas que no sean per­fec­tas y que de­jen ver la per­so­na­li­dad de su crea­dor. GQ: Uno de los pro­ble­mas del mer­ca­do de fra­gan­cias es la sa­tu­ra­ción. ¿Ha ayu­da­do la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca a dar más vi­si­bi­li­dad a mar­cas co­mo Gi­venchy? T. M.: No, no, es al con­tra­rio. La cri­sis ha pro­pi­cia­do una concentración de mar­cas en gru­pos muy po­de­ro­sos con gran ca­pa­ci­dad de in­ver­sión, y las mar­cas que no es­tán en ese pe­que­ño club tie­nen que al­can­zar ma­yo­res co­tas de crea­ti­vi­dad y ori­gi­na­li­dad pa­ra emer­ger. Es lo que nos su­ce­de a no­so­tros, que so­mos una mar­ca con unos me­dios re­la­ti­va­men­te mo­des­tos. GQ: ¿Qué otras he­rra­mien­tas em­pleáis pa­ra so­bre­vi­vir en ese océano de ti­bu­ro­nes que des­cri­bes? T. M.: Creo que la con­di­ción pa­ra so­bre­vi­vir es po­seer una ver­da­de­ra per­so­na­li­dad. Por eso ha­bla­mos de va­lo­res. Da­da la bru­tal com­pe­ten­cia que exis­te, ne­ce­si­ta­mos de­cir­le a la gen­te quié­nes so­mos y por qué so­mos di­fe­ren­tes a los de­más. Te­ne­mos que con­tar nues­tra his­to­ria, nues­tra ra­zón de ser, nues­tro po­si­cio­na­mien­to e iden­ti­dad. Por­que si no, ¿por qué vas a com­prar Gi­venchy en lu­gar de otra mar­ca? GQ: A la ho­ra de con­tar es­to, ¿qué im­por­tan­cia le dais a las re­des so­cia­les? T. M.: Nos en­can­tan. Por­que an­tes de que exis­tie­ran, nos sen­tía­mos un po­co rehe­nes de la dis­tri­bu­ción, ha­bía una lu­cha per­pe­tua por con­se­guir que nos per­mi­tie­ran mos­trar nues­tra ima­gen en el pun­to de ven­ta. Era una ba­ta­lla dia­ria. Aho­ra, gra­cias a Ins­ta­gram, Twit­ter, etc., lo po­de­mos ma­ne­jar no­so­tros, po­de­mos en­viar los men­sa­jes que que­re­mos, y es­to es una gran opor­tu­ni­dad. Aho­ra te­ne­mos un con­trol más pre­ci­so so­bre lo que que­re­mos en­se­ñar.

"Me en­can­ta en­trar en la par­te crea­ti­va de la mar­ca, por­que creo que lo que mar­ca la di­fe­ren­cia no son los números, sino la ma­ne­ra en que co­nec­tas con las per­so­nas"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.