LI­BROS

Mon­te­ro Glez di­sec­cio­na el mun­do de los ban­do­le­ros ur­ba­nos de la Mo­vi­da en una no­ve­la ne­gra ba­sa­da en he­chos reales.

GQ (Spain) - - Sumario -

El mun­do de los

quin­quis ur­ba­nos vis­to por

Mon­te­ro Glez.

De él han di­cho que es un "na­va­je­ro de la li­te­ra­tu­ra", qui­zá por eso no es ex­tra­ño que Mon­te­ro Glez se ha­ya in­ter­na­do en el la­do más sal­va­je de la vi­da ca­lle­je­ra de los años 80 en Tal­co y bron­ce, una no­ve­la ba­sa­da en he­chos reales –"los atra­cos de una ban­da or­ga­ni­za­da por la pro­pia po­li­cía"– que se ins­cri­be de lleno en el pu­jan­te gé­ne­ro ne­gro, "el úni­co que es­tá en re­la­ción con el hom­bre y la pro­pie­dad".

El au­tor de Pól­vo­ra ne­gra y Be­sos de fogueo ase­gu­ra­quees­cri­be"co­nun­cu­chi­lloen­tre­los dien­tes",pe­roen­sua­fi­la­do­fi­lo­ca­be­tam­bién una vi­sión ro­mán­ti­ca de la ma­la vi­da. "Con Tal­co y bron­ce he pre­ten­di­do con­tar una his­to­ria de amor en aquel Ma­drid que vi­ví y su­frí,ydel­que­ya­so­lo­que­dan­re­cuer­dos".en esa peculiar lo­ve story hay po­li­cías co­rrup­tos, quin­quis, jo­ye­ros, ma­la­jes y mu­chas pa­la­bras del ar­got de la épo­ca: abu­cha­rar, ca­lo­rro, cos­to, ju­lái, da­bu­ti, pe­lu­co, qui­nao, vol­tio, ta­le­go… En fin, que Mon­te­ro Glez se ha me­ti­do en un buen ja­ri lin­güís­ti­co, un lío que en su ca­so for­ma par­te del ofi­cio de es­cri­tor: "Los diá­lo­gos de los quin­quis po­co o na­da te­nían que ver con el len­gua­je aca­dé­mi­co". Y que lo di­gas. Un ejem­plo ex­traí­do de la no­ve­la: "Se ne­ce­si­ta vi­ru­ta y dar el pa­lo es fá­cil. Lo di­ce mi men­da".

Sin em­bar­go, es­te es­cri­tor rea­lis­ta y vis­ce­ral en­tien­de la po­si­ción del na­rra­dor de una ma­ne­ra tan clá­si­ca que, por inusual, re­sul­ta mo­der­na. "Pues la en­tien­do a la ma­ne­ra cer­van­ti­na. Mi­guel de Cer­van­tes es el pro­ta­go­nis­ta de El Qui­jo­te des­de el pri­mer pá­rra­fo: 'En un lu­gar de La Mancha de cu­yo nom­bre [yo] no quie­ro acor­dar­me'. Es má­gi­co, ha­ce in­vi­si­ble la pri­me­ra per­so­na, la voz na­rra­do­ra. Date cuen­ta de lo di­fí­cil que es uti­li­zar­la en cas­te­llano, ya que cons­ta de dos le­tras, la 'y' que su­ma y la 'o' que res­ta". Los quin­quis de Mon­te­ro son nie­tos de Lá­za­ro de Tor­mes y de Don Pa­blos por­que "el pí­ca­ro­vie­ne­deu­nes­tra­to­so­cial­seg­men­ta­do­que al lle­gar la so­cie­dad in­dus­trial se con­vier­te en lum­pen pro­le­ta­ria­do".

Tal­co y bron­ce re­fle­ja un mun­do y unos per­so­na­jes que Mon­te­ro Glez co­no­ció de pri­me­ra mano y su­frió en su pro­pia car­ne. "Fuia­tra­ca­do­por­quin­quis.una­vez­me­sa­ca­ron­la­ca­za­do­ra­de­piel,otrael­re­loj­yo­tra­fue tal la pa­li­za que me me­tie­ron que ca­si no lo cuen­to. La documentación de la no­ve­la se la de­boa­ja­vier­va­len­zue­la,asan­tia­goa­ro­cay alos­pe­rio­dis­tas­quehi­cie­ron­la­cró­ni­ca­ne­gra de la épo­ca". El es­cri­tor ma­dri­le­ño re­si­de en Cá­diz des­de ha­ce más de 15 años. "Vi­vo en Chi­cla­na. Me des­pier­to cuan­do ter­mino de dor­mir. Quie­ro de­cir, no in­te­rrum­po mi sue­ño­pa­ra­des­per­tar­me.pes­co­lo­que­co­mo, ha­go de­por­te, pa­seo, no lle­vo re­loj y ten­go el te­lé­fono des­co­nec­ta­do to­do el día. Me lo pa­so le­yen­do, so­bre to­do fi­lo­so­fía. Aho­ra es­toy con Par­mé­ni­des". Una vi­da en­vi­dia­ble… y sin te­mor a que nin­gún quin­qui te afa­ne el pe­lu­co.

TAL­CO Y BRON­CE Mon­te­ro Glez

(edi­to­rial Al­gai­da) Ana­lis­ta de lo co­ti­diano, Mon­te­ro Glez ha ga­na­do el Azo­rín de No­ve­la, el Lla­nes de Via­jes y aho­ra el Lo­gro­ño de No­ve­la (pre­mia­do con 45.000 eu­ros) con Tal­coy­bron­ce(al­gai­da). "La te­la se la trin­ca Mon­to­ro y los su­yos pa­ra pa­gar no sé qué deu­da que he­mos con­traí­do", bro­mea (o no) Mon­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.