ECO­NO­MÍA BÁ­SI­CA

CUEN­TAS SE­CRE­TAS EN SUI­ZA Y AL­GÚN QUE OTRO MI­TO Una ho­ja de cálcu­lo con 130.000 nom­bres de clien­tes (2.600 de ellos vinculados a Es­pa­ña), ha da­do la vuel­ta al mun­do des­de que Her­vé Fal­cia­ni, téc­ni­co in­for­má­ti­co del HSBC en Sui­za, la sa­ca­ra a la luz. Una

GQ (Spain) - - Sumario - POR JOA­QUÍN OR­TE­GA

Las cla­ves del ca­so Fal­cia­ni

(y otros da­tos de in­te­rés).

1.

Cual­quie­ra pue­de te­ner una cuen­ta en Sui­za. No ha­ce fal­ta ser mi­llo­na­rio, es­te es uno de los mi­tos.

2.

Exis­ten dos ti­pos de ban­cos. Los que se de­no­mi­nan ban­cos co­mer­cia­les y los que se lla­man ban­ca pri­va­da. Los pri­me­ros, en Sui­za, son igua­les a los que te­ne­mos aquí, y son los que usan pro­fe­sio­na­les y fun­cio­na­rios pa­ra te­ner sus cuen­tas co­rrien­tes. Los se­gun­dos se des­ti­nan a gran­des pa­tri­mo­nios, y sue­len pe­dir que ten­gas unos 3 mi­llo­nes de dó­la­res. Cal­de­ri­lla.

3.

Los ban­cos co­mer­cia­les per­mi­ten abrir cuen­tas con re­la­ti­va fa­ci­li­dad. In­clu­so gran par­te de los trá­mi­tes se pue­den ade­lan­tar por in­ter­net, aun­que no to­dos, por­que exi­gen com­pro­bar que eres quien di­ces ser.

4.

Po­drás, me­dian­te no­ta­rio, cer­ti­fi­car tu iden­ti­dad an­te el ban­co sin via­jar al país.

5.

Bus­cas en Goo­gle "ban­ca co­mer­cial en Sui­za" y, en la pá­gi­na ofi­cial del De­par­ta­men­to Fe­de­ral sui­zo de Asun­tos Ex­te­rio­res, se pue­den en­con­trar los en­la­ces que te lle­va­rán a las dis­tin­tas op­cio­nes.

6.

Los dos gran­des ban­cos, que co­pan el 30% del mer­ca­do, son UBS y Cre­dit Suis­se. Am­bos tie­nen web y ofi­ci­na en Es­pa­ña.

7.

El úni­co pro­ble­ma de abrir­se una cuen­ta en Sui­za pa­ra una per­so­na nor­mal y co­rrien­te son las co­mi­sio­nes de man­te­ni­mien­to o de trans­fe­ren­cias, que pue­den sa­lir ca­ras. Y el ti­po de cam­bio del eu­ro con el fran­co sui­zo. To­do es­to pue­de ha­cer que no val­ga la pe­na sa­car el di­ne­ro de Es­pa­ña.

8.

La cla­ve de to­do es el secreto ban­ca­rio. Efec­ti­va­men­te, uno de los pi­la­res sa­gra­dos es que pue­des es­tar su­je­to a es­te

de­re­cho, quin­tae­sen­cia de la fa­ma que tie­ne el sis­te­ma del país. Na­die sa­brá que tie­nes allí una cuen­ta.

9.

El chi­rin­gui­to sui­zo se vino aba­jo en par­te el 1 de ju­lio de 2005. ¿Por qué? Por­que a tra­vés de un acuer­do con Eu­ro­pa se de­cre­tó que las cuen­tas aco­gi­das a secreto ban­ca­rio pagarían un 35% de las ga­nan­cias de for­ma au­to­má­ti­ca a los paí­ses de los clien­tes.

10.

Eso sig­ni­fi­ca que al mi­nis­tro Mon­to­ro le lle­ga­ría una trans­fe­ren­cia de la agen­cia fis­cal sui­za por im­por­te del 35% de lo que ga­nas­te, pe­ro no sa­bría cuán­to tie­nes en to­tal. So­lo pa­gas por las ga­nan­cias, in­de­pen­dien­te­men­te de si en la cuen­ta hay 1.000 eu­ros o 10 mi­llo­nes. Otro mi­to: sí, en Sui­za se pa­gan im­pues­tos.

11.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en al­gu­nos paí­ses los im­pues­tos por esas ga­nan­cias eran más ba­jos que ese 35%, por lo que hi­zo que mu­cha gen­te pre­fi­rie­ra no aco­ger­se a es­te secreto ban­ca­rio sui­zo y des­ve­lar a las au­to­ri­da­des de su pro­pio país que allí te­nía una cuen­ta dan­do ren­di­mien­tos.

12.

Evi­den­te­men­te, si la in­ten­ción es ocul­tar­le a Mon­to­ro un di­ne­ri­to, co­mo el que mi­la­gro­sa­men­te acu­mu­ló Bár­ce­nas, Sui­za es una op­ción. Tan so­lo ten­dría­mos que guar­dar­lo allí y no ha­cer nin­gu­na in­ver­sión. De es­te mo­do no ha­brá ga­nan­cias ni na­da que co­mu­ni­car. Y en Ma­drid no sa­brían na­da.

13.

Si la in­ten­ción es tran­si­tar por el la­do os­cu­ro, no que­da más re­me­dio que via­jar al país pa­ra in­gre­sar el di­ne­ro en un ma­le­tín o ha­cer trans­fe­ren­cias pe­que­ñas.

14.

Teó­ri­ca­men­te, el ban­co sui­zo in­ves­ti­ga­rá tu per­fil y si ve al­go sos­pe­cho­so po­drá abrir un ex­pe­dien­te por con­si­de­rar­te una per­so­na "po­lí­ti­ca­men­te ex­pues­ta" o que pue­de po­ner en ries­go el buen nom­bre de la en­ti­dad.

15.

Las le­yes del país im­pi­den a los ban­cos acep­tar di­ne­ro ne­gro que pue­da pro­ve­nir de ac­ti­vi­da­des co­mo el trá­fi­co de dro­gas. En teo­ría, es­te asun­to se lo to­man muy en se­rio.

16.

¿Por qué tan­to lío con la lis­ta Fal­cia­ni? Pues no es tan­to Sui­za el pro­ble­ma, sino lo que hi­zo el ban­co en cues­tión, el HSBC. Pa­ra­do­jas de la vi­da, un sui­zo de pu­ra ce­pa di­ría: ¡el HSBC no es sui­zo! Y efec­ti­va­men­te: es un ban­co bri­tá­ni­co con una se­de en el país re­lo­je­ro.

17.

Pa­ra evi­tar la ley de 2005 que di­sol­vía par­te de la gra­cia del chi­rin­gui­to sui­zo, es­te ban­co ase­so­ró a sus clien­tes so­bre có­mo sal­tár­se­la, me­dian­te la crea­ción fun­da­men­tal­men­te de em­pre­sas pan­ta­lla, y así pa­gar po­cos im­pues­tos o na­da. Es­to es lo que he­mos sa­bi­do re­cien­te­men­te con in­for­mes in­ter­nos del pro­pio ban­co.

18.

Ojo, no to­dos los nom­bres del Ex­cel de la lis­ta Fal­cia­ni son ma­la gen­te. Otro de los mi­tos. Es una ho­ja de cálcu­lo en bru­to con un mon­tón de clien­tes y no to­dos ha­cían al­go ile­gal. Pe­ro sí per­mi­tió a los paí­ses que ac­ce­die­ron a la lis­ta lo­ca­li­zar a de­frau­da­do­res.

19.

La lis­ta fue ru­lan­do país por país. En Es­pa­ña, la Agen­cia Tri­bu­ta­ria iden­ti­fi­có a 659 de­frau­da­do­res, a los que se les in­vi­tó ama­ble­men­te a re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción y a pa­gar lo que de­bían.

20.

A Fal­cia­ni le quie­ren me­ter en la cár­cel en Sui­za por­que el secreto ban­ca­rio es al­go fun­da­men­tal allí, por lo que ro­bar y di­vul­gar esa lis­ta vio­la­ba es­ta sa­cro­san­ta nor­ma hel­vé­ti­ca.

21.

Los tra­fi­can­tes de dia­man­tes o fi­nan­cia­do­res de Al Qae­da que es­ta­ban en esa lis­ta tam­bién per­si­guen a Fal­cia­ni, pe­ro no pre­ci­sa­men­te pa­ra lle­var­le an­te un tri­bu­nal. Tam­po­co pa­ra dar­le las gra­cias. Por eso lle­va es­col­ta. Aun­que los sui­zos tam­bién pue­den ser pe­li­gro­sos, a su ma­ne­ra, cla­ro (véa­se la guar­dia sui­za del Pa­pa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.