Una ca­sa en Sa­ra­to­ga DANIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

EN MA­YO NOS HAN AYU­DA­DO…

GQ (Spain) - - La_Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

HAY UNA ES­CE­NA –po­si­ble­men­te la me­jor de to­da la pe­lí­cu­la– en el lar­go­me­tra­je (y nun­ca me­jor di­cho lo de laaar­go­me­tra­je) Ni­xon ,el bio­pic que Oli­ver Sto­ne de­di­có ha­ce ya 20 años al con­si­de­ra­do peor pre­si­den­te de la his­to­ria re­cien­te de EE UU (y mi­ra que hay don­de ele­gir), en la que Ant­hony Hop­kins –el ac­tor que in­ter­pre­ta ca­si mi­mé­ti­ca­men­te al po­lí­ti­co re­pu­bli­cano– se que­da mi­ran­do un cua­dro de John F. Ken­nedy, su odia­do ri­val y né­me­sis. Tras ob­ser­var­lo fi­ja­men­te du­ran­te unos se­gun­dos, Ni­xon suel­ta una de esas fra­ses que va­len por to­do un fil­me. "Cuan­do te mi­ran a ti", afir­ma di­ri­gién­do­se al Ken­nedy del cua­dro, "la gen­te quie­re ver lo que les gus­ta­ría ser". Y lue­go aña­de: "Cuan­do me mi­ran a mí, en cam­bio, se ven tal y como son en reali­dad".

Ken­nedy ha pa­sa­do a la cul­tu­ra po­pu­lar como un ti­po ele­gan­te y pul­cro; icono del es­ti­lo, gua­po y sim­pá­ti­co; el hom­bre que di­jo aque­llo de "yo soy ber­li­nés"; ese ser afor­tu­na­do al que Ma­rilyn Mon­roe can­tó el Happy Birthday más sen­sual de to­dos los tiem­pos; un es­ta­dis­ta va­lien­te que qui­so sa­car a EE UU de Viet­nam y al que ma­ta­ron por ello des­de las cloa­cas del sis­te­ma. Sin em­bar­go, en un plano his­tó­ri­co al­go más ve­raz y ecuá­ni­me, sus bió­gra­fos ac­tua­les no sue­len tra­zar un pai­sa­je tan bu­có­li­co de su man­da­to. Tras esa cor­ti­na do­ra­da del mi­to de Ca­me­lot, des­cri­ben a un ser nar­ci­sis­ta y egó­la­tra, un com­pul­si­vo adic­to al se­xo y a las pas­ti­llas (su­fría te­rri­bles mi­gra­ñas) in­ca­paz de pen­sar en otra co­sa más que en sí mis­mo y en las apa­rien­cias; dis­pues­to in­clu­so a po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad na­cio­nal con tal de lle­gar a tiem­po a una ci­ta con su nue­va aman­te.

Ni­xon, por su par­te, al que apo­da­ron Dick el Tram­po­so, re­pre­sen­ta­rá pa­ra siem­pre lo peor de la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. En­ga­ños, ma­ni­pu­la­ción, jue­go su­cio, men­ti­ras, el Wa­ter­ga­te… Cuen­tan que cuan­do se vio obli­ga­do a di­mi­tir como pre­si­den­te, qui­so vol­ver a ejer­cer De­re­cho, su ver­da­de­ra pro­fe­sión, pe­ro sus pro­pios co­le­gas de­ci­die­ron ex­pul­sar­lo del co­le­gio de abo­ga­dos. Un au­tén­ti­co apes­ta­do. Como ex­pli­ca­ba Oli­ver Sto­ne en la es­ce­na con la que co­mien­za es­ta car­ta, pre­fe­ri­mos apar­tar la mi­ra­da de aque­llo que nos re­cuer­da nues­tro la­do más feo.

¿Es po­si­ble no caer an­te el po­der? ¿Se pue­de do­me­ñar su he­chi­zo irre­sis­ti­ble? ¿Có­mo no ren­dir­se a ese bu­fé li­bre de to­do ti­po de ten­ta­cio­nes que co­lo­ca an­te nues­tra dé­bil al­ma hu­ma­na? Mu­chos cre­ye­ron ser fuer­tes y lo to­ma­ron por las bra­vas pa­ra ejer­cer el bien, aun­que aca­ba­ron con­ver­ti­dos en crue­les y ri­dícu­los dic­ta­dor­zue­los. Lo ve­mos en los li­bros de his­to­ria, en los dra­mas de Shakespeare y has­ta en el la­do os­cu­ro del ator­men­ta­do Darth Va­der. Na­die sa­be có­mo reac­cio­na­rá real­men­te an­te el ejer­ci­cio del po­der has­ta que no lo po­see de ver­dad. To­dos lle­va­mos un pe­que­ño Ken­nedy / Ni­xon en nues­tro in­te­rior.

Frank Un­der­wood (o de­be­ría­mos de­cir Ke­vin Spa­cey), nues­tra por­ta­da de es­te mes y bri­llan­te pro­ta­go­nis­ta de Hou­se of Cards, la se­rie de mo­da, an­te­po­ne el po­der a cual­quier otra co­sa y lo ex­pre­sa con otra ci­ta que tam­bién va­le qui­la­tes de oro pu­ro. "El di­ne­ro es como una ca­sa hor­te­ra en Sa­ra­to­ga, que a los diez años se cae a pe­da­zos. El po­der es ese vie­jo edi­fi­cio de pie­dra que aguan­ta si­glos".

Amén, se­ñor Un­der­wood. Na­da me­jor que un pe­rio­dis­ta mo­ti­va­do y fan, por eso cuan­do le pro­pu­si­mos a Fermín re­unir­se con los chi­cos de Blur pa­ra ha­blar de su vuel­ta a la mú­si­ca –con el ál­bum The Ma­gic Whip– sal­tó de ale­gría. Es­te 10 de ma­yo Lin­da Evan­ge­lis­ta,w una de las mu­sas de los 90, cum­ple 50 años. En la dé­ca­da de las su­per­mo­de­los La­guar­dia era un be­bé, lo que no im­pi­de que hoy la re­tra­te con cer­te­ra bri­llan­tez. Po­bre­ci­tos los po­lí­ti­cos, no sa­bían que en GQ íba­mos a es­cru­tar has­ta el más in­sig­ni­fi­can­te de sus ges­tos con los ex­per­tos Jor­ge Dio­ni, Idoia So­ta, Ja­cob Ben­bu­nan, Carlos Fdez. y Joa­na de la Fuen­te. Pe­rio­dis­ta (ac­tual­men­te en No­ti­cias Cua­tro). In­quie­ta. Es­cép­ti­ca. Y pyn­cho­nia­na. Por eso le en­car­ga­mos la de­fen­sa del es­cri­tor más enig­má­ti­co y ra­ri­to del úl­ti­mo me­dio si­glo: Tho­mas Pyn­chon.

1.

2.

El gran Joa­quín Re­yes en el nu­me­ra­zo

Jimmy Kha­li­fa: Yo me li­gué a mi no­via usan­do (los ico­nos de) la lu­na y los ojos.

@me­ri­noes­ti­lis­ta: Eres gran­de, Mi­guel Po­ve­da, CO­NO­CIÉN­DO­TE.

Unai Gra­cia: Es ge­nial el re­por­ta­je fo­to­grá­fi­co Sis­te­ma (A Mo­dern Billy Elliot) de @Gqs­pain de es­te mes.

@en­ju­to­mo­ja­mu­to Le­yen­do la guía de las bue­nas ma­ne­ras 3.0 by Joa­quín Re­yes en @Gqs­pain. Ahí es na­da.

Nos gus­ta vo­lar al­to, por eso nos fui­mos has­ta Gi­ro­na pa­ra co­no­cer las nue­vas Ca­rre­ra a 2.200 me­tros del sue­lo: #Outt­he­re (Fo­to: @kin­g_­go­do). Cuan­to an­tes em­pie­cen… me­jor; aquí, nues­tro lec­tor más jo­ven es­cru­tan­do el nú­me­ro de abril (Fo­to: @ia­go­de­vil). La fir­ma An­tony Mo­ra­to ha res­tau­ra­do El jar­dín

de los Fin­zi-con­ti­ni, de Vit­to­rio de Si­ca; no nos per­di­mos la pre­miè­re en Roma. (Fo­to: @pley­ra).

3.

IÑA­KI LA­GUAR­DIA MAR­TA FERNÁNDEZ

FERMÍN ZA­BA­LE­GUI

VI­GÍAS DEL PO­DER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.