Ian Cur­tis

GQ (Spain) - - LaGQPedia -

La no­che del 18 de ma­yo de 1980, Ian Cur­tis, can­tan­te de Joy Di­vi­sion, dis­cu­tió con su es­po­sa De­bo­rah, con la que es­ta­ba en trá­mi­tes de se­pa­ra­ción. Ella se fue a ca­sa de sus pa­dres y él se que­dó so­lo. Lle­va­ba tiem­po to­man­do me­di­ca­ción pa­ra la epi­lep­sia y los efec­tos se­cun­da­rios de es­ta lo es­ta­ban su­mien­do en una de­pre­sión. Vol­vió a ver Stros­zek, de Wer­ner Her­zog, uno de sus di­rec­to­res fa­vo­ri­tos. Joy Di­vi­sion eran la gran es­pe­ran­za del rock bri­tá­ni­co, pe­ro can­tar en un es­ce­na­rio es lo úl­ti­mo que ne­ce­si­ta un en­fer­mo de epi­lep­sia. Me­ses atrás, Cur­tis ha­bía ini­cia­do una re­la­ción con An­nik Ho­no­ré y la sen­sa­ción de cul­pa se es­ta­ba ha­cien­do in­so­por­ta­ble. Cuan­do De­bo­rah vol­vió a la ma­ña­na si­guien­te, lo des­cu­brió ahor­ca­do. La tragedia hi­zo de él un mi­to del s. XX.

Lo­ve Will Tear Us Apart, el úl­ti­mo single de Joy Di­vi­sion –que lue­go se­ría New Or­der– apa­re­ció po­co des­pués de su muer­te. Can­ta­da con voz a lo Si­na­tra y con­ce­bi­da como una tris­te oda a la pa­ra­do­ja que es el amor, al­go que nos ele­va y nos des­ga­rra a ve­ces in­clu­so al mis­mo tiem­po, fue el gran epi­ta­fio (la fra­se es­tá ins­cri­ta en su lá­pi­da) de un ar­tis­ta que es­ta­ble­ció una nue­va era pa­ra la mú­si­ca bri­tá­ni­ca. Con so­lo dos ál­bu­mes pu­bli­ca­dos, Joy Di­vi­sion fue­ron los Vel­vet Un­der­ground de la ge­ne­ra­ción post-punk. La mú­si­ca era os­cu­ra, dig­na del desolado en­torno in­dus­trial de Mán­ches­ter que las cá­ma­ras de Anton Cor­bijn y Ke­vin Cum­mins atra­pa­ron en sus ins­tan­tá­neas. Cur­tis na­ció en la ciu­dad ve­ci­na de Mac­cles­field en 1956. Fue mal es­tu­dian­te, pe­ro un gran lec­tor que de­vo­ra­ba obras de Ar­taud, Sar­tre y Hes­se. Gra­cias a una con­ver­sa­ción en­tre Bu­rroughs y Bo­wie pu­bli­ca­da en Ro­lling Sto­ne en 1974, des­cu­bre el ne­xo en­tre li­te­ra­tu­ra y rock and roll. Los poe­mas de Jim Mo­rri­son pa­san a ser par­te de su die­ta in­te­lec­tual, así como los dis­cos de Lou Reed, Iggy Pop y Bo­wie. En­cuen­tra tra­ba­jo en una em­pre­sa de em­pleo pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos; y en 1977 se ca­sa con De­bo­rah, que en­se­gui­da su­po que aque­llas lec­tu­ras ha­cían me­lla en su ca­rác­ter me­lan­có­li­co, ali­men­ta­do tam­bién por su afi­ción a los fár­ma­cos.

Ese mis­mo año co­no­ce a Pe­ter Hook, Step­hen Mo­rris y Ber­nard Sum­ner du­ran­te un con­cier­to punk. Jun­tos mon­tan War­saw, que re­bau­ti­za­rán como Joy Di­vi­sion des­pués de que Cur­tis le­ye­se un li­bro so­bre los pros­tí­bu­los crea­dos por los na­zis en los cam­pos de con­cen­tra­ción. No que­ría un gru­po al uso y tam­po­co que­ría ser un can­tan­te más. Sus des­ajus­tes per­so­na­les fa­ci­li­ta­ron que lo con­si­guie­ra. Sus le­tras es­ta­ban lle­nas de men­sa­jes críp­ti­cos y su ima­gen en es­ce­na, con un look na­da ha­bi­tual en el rock, se con­vir­tió en al­go in­só­li­to de­bi­do a sus mo­vi­mien­tos con­vul­sos. A me­di­da que la po­pu­la­ri­dad del gru­po au­men­ta­ba, los ata­ques epi­lép­ti­cos se hi­cie­ron más fre­cuen­tes.

Cur­tis­lehi­zo­lle­ga­ru­na­no­taa Tony­wil­son, un­po­pu­lar­pre­sen­ta­do­ren­la­te­le­vi­sión­lo­cal,in­sul­tán­do­lo­por­no­lle­va­ra­joy­di­vi­sio­na­su­pro­gra­ma. Wil­son no so­lo los lle­vó, tam­bién los con­vir­tió en el gru­po es­tre­lla de Fac­tory Re­cords, se­llo que aca­ba de fun­dar con el di­se­ña­dor Pe­ter Sa­vi­lle. El pro­duc­tor Mar­tin Han­nett se ocu­pó de dar­le for­ma al so­ni­do ca­ver­no­so de la ban­da, y en 1979 die­ron el primer pa­so pa­ra con­ver­tir­se en un clá­si­co con su dis­co Unk­nown Plea­su­res. El pres­ti­gio fue au­men­tan­do y las gi­ras se fue­ron su­ce­dien­do. "No sa­bía­mos có­mo lle­var su en­fer­me­dad, nun­ca nos sen­ta­mos a ha­blar de ello. Pe­ro que na­die du­de de que cui­dá­ba­mos de él", de­cla­ró Hook des­pués. En abril de 1980 na­ció Na­ta­lie, úni­cahi­ja­deiany­de­bo­rah.po­co­des­pué­sé­lin­ten­ta­qui­tar­se­la­vi­da­con bar­bi­tú­ri­cos. El 2 de ma­yo de 1980 Joy Di­vi­sion dio su úl­ti­mo con­cier­to en Lon­dres, y es­ta­ba pre­vis­to que co­men­za­ra su pri­me­ra gi­ra nor­te­ame­ri­ca­na. Su muer­te tras­to­có los pla­nes del gru­po, cu­yo se­gun­do ál­bum apa­re­ció tras la muer­te del can­tan­te ba­jo el tí­tu­lo de Clo­ser. De­ci­die­ron pu­bli­car­lo con la por­ta­da que Cur­tis y sus tres com­pa­ñe­ros ha­bían ele­gi­do, la fo­to de la es­ta­tua de una tum­ba. Es como si, su­mi­do en la tris­te­za exis­ten­cial y aba­ti­do por la en­fer­me­dad, hu­bie­se ele­gi­do ya su des­tino.

GQUOTES

• "Joy Di­vi­sion son de Mán­ches­ter, una ciu­dad que pa­re­ce de ciencia fic­ción, pura ar­queo­lo­gía in­dus­trial he­cha de plan­tas quí­mi­cas, al­ma­ce­nes, ca­na­les y vías de tren" (Mar­tin Han­nett). • "Pa­re­cía como si es­tu­vie­ra en otro mun­do cuan­do can­ta­ba en di­rec­to, como si al­go es­tu­vie­ra apo­de­rán­do­se de él" (Anton Cor­bijn). •"Ian­fan­ta­sea­ba­con­qui­tar­se­la­vi­da,lai­dea­ro­mán­ti­ca­de­mo­rir­jo­ven.la­gen­te­quead­mi­ra­baa­ca­bóa­sí.que­ría­ser­co­moe­llos"(de­bo­rah­cur­tis). • "Era al­guien que per­si­guió sus sue­ños y lue­go se que­dó muy de­silu­sio­na­do al ver en lo que se ha­bían con­ver­ti­do. Es al­go que tam­bién vi en Kurt Co­bain, tam­po­co po­día dis­fru­tar de su éxi­to" (Anton Cor­bijn).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.