Re­no­van­do ico­nos

Lle­va más de diez años como di­rec­tor crea­ti­vo de Cal­vin Klein Co­llec­tion Men, pe­ro ITA­LO ZUC­CHE­LLI sa­be que se ave­ci­nan tiem­pos de cam­bio.

GQ (Spain) - - Entrevista -

Pa­ra un di­se­ña­dor ita­liano, po­dría pa­re­cer un re­to abis­mal po­ner­se al man­do de una fir­ma icono de la cul­tu­ra ame­ri­ca­na como Cal­vin Klein, pe­ro Ita­lo Zuc­che­lli (La Spe­zia, Ita­lia, 1965) di­ce sen­tir­se como en ca­sa. Tras su pa­so por Jil San­der y des­pués de seis años tra­ba­jan­do en la fir­ma, el pro­pio Cal­vin Klein de­ci­dió que fue­ra él quien to­ma­ra las rien­das de su lí­nea mas­cu­li­na. Su pa­sión por los nuevos ma­te­ria­les, es­tam­pa­dos y di­se­ños grá­fi­cos han apor­ta­do ese su­til fac­tor co­ol que lo ha con­ver­ti­do en uno de los di­se­ña­do­res mas­cu­li­nos más respetados del mo­men­to. GQ: ¿Es di­fí­cil in­tro­du­cir cam­bios en una fir­ma tan icó­ni­ca como Cal­vin Klein? ITA­LO ZUC­CHE­LLI: No, de he­cho es muy di­ver­ti­do. El co­ra­zón es­té­ti­co de la mar­ca es bas­tan­te es­pe­cí­fi­co y es­tá muy cla­ro. Así que bus­car nue­vas ma­ne­ras de ha­cer que sea al­go ac­tual y re­le­van­te, o que man­ten­ga ese ba­lan­ce en­tre ser icó­ni­co e in­no­va­dor es muy emo­cio­nan­te. GQ: ¿De­be­ría la in­dus­tria de la mo­da man­te­ner aquel ca­rác­ter sub­ver­si­vo de los 90 con, por ejem­plo, aque­llas cam­pa­ñas de Cal­vin Klein con Broo­ke Shields o la jo­ven­cí­si­ma Ka­te Moss? I. Z.: Las co­sas son muy di­fe­ren­tes aho­ra; in­ter­net y las re­des so­cia­les han cam­bia­do to­do. En la in­dus­tria de la mo­da, tal y como la co­no­ce­mos ac­tual­men­te, ser sub­ver­si­vo so­lo tie­ne sen­ti­do cuan­do se ha­ce de una ma­ne­ra ge­nui­na y real. Cuan­do es­tá hi­per­ma­nu­fac­tu­ra­do ya no es in­tere­san­te. Creo que to­do gi­ra en torno a en­con­trar el equi­li­brio y ha­cer las co­sas en el mo­men­to ade­cua­do de la ma­ne­ra ade­cua­da… lo cual no es na­da sen­ci­llo hoy en día. GQ: Como crea­dor, ¿crees que los hom­bres es­tán em­pe­zan­do a di­ver­tir­se con la mo­da? I. Z.: Sin du­da. Gra­cias a in­ter­net, el ni­vel de in­for­ma­ción a día de hoy es mu­cho más com­ple­to de lo que so­lía ser, así que la ma­yo­ría de los hom­bres es­tán mu­cho más al tan­to de pro­duc­tos, di­se­ña­do­res o ten­den­cias. Quie­ren ser par­te de es­te mun­do y di­ver­tir­se en él, lo cual es bas­tan­te emo­cio­nan­te. GQ: En­ton­ces, la Red se­ría el mo­tor de to­do es­te cam­bio… I. Z.: Su in­fluen­cia en la for­ma en la que los hom­bres ven la mo­da es in­ne­ga­ble. Des­de lue­go no dic­ta lo que yo creo, pe­ro sí que ayu­da a que ad­quie­ra más im­por­tan­cia y a pro­mo­ver­lo. GQ: Has co­la­bo­ra­do con can­tan­tes como Kan­ye West o Dra­ke, ¿son ellos los ca­ta­li­za­do­res de es­te cam­bio? I. Z.: Lo son des­de el pun­to de vis­ta en que in­flu­yen en la cul­tu­ra pop con su tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te Kan­ye. Su con­tri­bu­ción a la ho­ra de tras­la­dar su for­ma de ver la mo­da y su es­ti­lo a más hom­bres es in­cues­tio­na­ble. GQ: Úl­ti­ma­men­te ve­mos pro­pues­tas con to­ques fe­me­ni­nos o ro­pa uni­sex en las co­lec­cio­nes mas­cu­li­nas, ¿es es­to com­pa­ti­ble con Cal­vin Klein? I. Z.: Me pa­re­ce muy in­tere­san­te y, per­so­nal­men­te, apues­to por una so­cie­dad sin gé­ne­ros en un fu­tu­ro. Siem­pre me ha fas­ci­na­do el con­cep­to de ro­pa uni­sex por­que creo que es real­men­te mo­derno e in­no­va­dor. Como ocu­rre con to­do, siem­pre de­pen­de­rá de có­mo lo eje­cu­tes. Nun­ca hay que de­cir "de es­te agua no be­be­ré".

IN­NO­VA­CIÓN CONS­TAN­TE El vi­ni­lo y los es­tam­pa­dos fe­li­nos se unen en su colección oto­ño-in­vierno 2015, aña­dien­do un fac­tor in­no­va­dor al con­cep­to smart mi­li­tar de sus pro­pues­tas.

JO­SÉ LUIS DÍEZ-GARDE

Au­tor del blog de mo­da Es­mo­quin Room

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.