SCOTT EAST­WOOD

GQ (Spain) - - Travelling - SEAN THO­MAS

• "PUE­DE QUE NO SEA EL ME­JOR AC­TOR de Holly­wood, y no pa­sa na­da, pe­ro se­ré el que más du­ro tra­ba­je y aquel con el que la gen­te quie­re coin­ci­dir, por­que apa­re­ce­ré a tiem­po y nun­ca me que­ja­ré". Son hu­mil­des pa­la­bras que pro­nun­ció Scott East­wood (Car­mel, 1986) al prin­ci­pio de su ca­rre­ra, cuan­do aun ha­cía anun­cios pa­ra Aber­crom­bie en­se­ñan­do más ab­do­mi­na­les que to­dos tus com­pa­ñe­ros de pro­mo­ción jun­tos, ava­les que le mues­tran como un ti­po que nun­ca ha que­ri­do ata­jos. No en vano, y a pe­sar de te­ner un sal­vo­con­duc­to en ca­sa que pa­ra ti qui­sie­ras, uti­li­zó el ape­lli­do de su ma­dre du­ran­te el primer lus­tro de su ca­rre­ra. Aquel pe­rio­do com­pren­dió in­cur­sio­nes muy cir­cuns­tan­cia­les en Ban­de­ras de nues­tros pa­dres y Gran To­rino, pe­ro no fue has­ta In­vic­tus, ter­ce­ra de las co­la­bo­ra­cio­nes con su pa­dre, que Scott Ree­ves fue re­bau­ti­za­do como el ró­tu­lo que co­ro­na es­tas lí­neas.

El pa­re­ci­do fí­si­co era tan ab­sur­da­men­te des­ca­ra­do que man­te­ner el se­cre­to más tiem­po ha­bría des­per­ta­do sus­pi­ca­cias so­bre una ma­la re­la­ción. Y na­da más le­jos. Del ma­yor ba­dass del far west de ce­lu­loi­de (y de las san­grien­tas ca­lles del San Francisco se­ten­te­ro), a pe­sar de que es "un ti­po de po­cas pa­la­bras" ha ex­traí­do una gran re­la­ción y dos en­se­ñan­zas: "No to­mar­se en se­rio a uno mis­mo y a los de­más, con res­pe­to". Si es­ta má­xi­ma te re­cuer­da al pri­me­ro de los man­da­mien­tos de la ley de Dios es por­que, bueno, Clint es mu­cho Clint.

Pe­ro de­jé­mo­nos de raí­ces, que al pa­triar­ca lo te­ne­mos su­fi­cien­te­men­te cha­na­do y es­te re­tra­to bien se lo ha me­re­ci­do quien fue fi­na­lis­ta pa­ra in­ter­pre­tar a Ch­ris­tian Grey en la sa­ga más pi­can­to­na del ci­ne re­cien­te. Aca­ba de ro­dar la his­to­ria de Snow­den que Oli­ver Sto­ne pre­pa­ra pa­ra Na­vi­dad y aho­ra co­pa los ti­tu­la­res de las webs nerds por su in­clu­sión en Sui­ci­de Squad, el re­ver­so su­per­vi­llano de Bat­man v Su­per­man que pre­pa­ra DC y que se pre­sen­ta como la can­te­ra más sa­lu­da­ble del Holly­wood que es­tá por ve­nir, con Ca­ra Delevingne, Jai Court­ney, Joel Kin­na­man y Mar­got Rob­bie mo­lan­do mu­cho a su la­do, amén de los con­sa­gra­dos Ja­red Leto y Will Smith. En­trar en es­te dream team es­ta­ba ca­ro, así que, #res­pect.

De to­dos mo­dos, ca­so de que sus des­te­llos aca­ba­ran di­lu­yén­do­se en es­tos dos pa­pe­les de cam­pa­ni­llas –pe­ro co­ra­les–, la ver­da­de­ra con­sa­gra­ción de nues­tro mu­cha­cho pue­de pro­du­cir­se a par­tir del pró­xi­mo 8 de ma­yo, cuan­do se es­tre­ne en Es­pa­ña El via­je más lar­go, de­ci­mo­pri­me­ra adap­ta­ción a la gran pan­ta­lla de una no­ve­la de Ni­cho­las Sparks, es­pe­ran­do que el azu­ca­ra­do ma­te­rial ha­ga lo mis­mo por la muy ru­bia Britt Ro­ber­tson y por él que El dia­rio de Noa por Ryan Gos­ling y Ra­chel Mca­dams ha­ce una dé­ca­da. En ella da­rá vida a Lu­ke, un ji­ne­te de ro­deos afe­rra­do al te­rru­ño que afron­ta con pe­sar los an­he­los de su so­ña­do­ra no­via por es­tu­diar ar­te en la gran ciu­dad. A pe­sar de los to­ros que le to­ca­rá ca­bal­gar, no es tan du­ro como pa­pá (ni fal­ta que ha­ce), pe­ro es que na­die (apar­te de un mar­ti­llo pi­lón im­por­ta­do de Kry­pton) lo se­ría.

AL­BER­TO MO­RENO

La com­bi­na­ción de ge­nes del re­tra­to ale­da­ño com­pren­de san­gre in­gle­sa, ale­ma­na, escocesa, ir­lan­de­sa, ho­lan­de­sa y ca­na­dien­se pro­ve­nien­te (un po­co) de su ma­dre y (un mu­cho) de su pa­dre, que ya te lo he di­cho.

LA

FUEN­TE

FÉ­LIX

VA­LIEN­TE

DOS GO­TAS DE AGUA Cuan­do su re­la­ción con Son­dra Loc­ke se mar­chi­ta­ba, Clint co­no­ció a Ja­celyn Ree­ves, con la que con­ci­bió a Scott y Kathryn, cuar­to y quin­to de sus sie­te hi­jos, res­pec­ti­va­men­te.

PRO­VO­CA­DO­RA Char­lot­te Vega con tra­je de ba­ño blan­co Pe­dro del Hie­rro Ma­drid, bra­za­le­te y pul­se­ra de oro blan­co con dia­man­tes Sua­rez y más­ca­ra Hy­pnô­se Doll Eyes en tono So Black Lan­cô­me (31,80 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.