CHAR­LOT­TE VEGA

GQ (Spain) - - Travelling -

• A CHAR­LOT­TE VEGA LA PA­RAN por la ca­lle se­ño­ras y al­gún que otro ado­les­cen­te. Es lo que tie­ne ha­ber sal­ta­do a la fa­ma con El se­cre­to de Puen­te Vie­jo (la úni­ca ra­zón por la que las es­pa­ño­las ma­yo­res de 60 se des­pier­tan de la sies­ta) y El club de los in­com­pren­di­dos, la cin­ta ju­ve­nil ba­sa­da en la tri­lo­gía ho­mó­ni­ma de Blue Jeans, que re­cau­dó más de 1,5 mi­llo­nes de eu­ros en nues­tro país la pa­sa­da Na­vi­dad. Como al res­to de los mor­ta­les, tam­bién la abor­dan co­mer­cia­les, cap­ta­do­res de ONG y mos­co­nes que quie­ren li­gar con ella, pe­ro los des­pa­cha con un "sorry, I don't speak Spa­nish" pro­nun­cia­do como lo ha­bría he­cho la mis­mí­si­ma rei­na de In­gla­te­rra. Ven­ta­jas de ha­ber­se cria­do en Es­pa­ña pe­ro te­ner as­cen­den­cia in­gle­sa. Sin em­bar­go, aho­ra que sa­bes que for­ma par­te del elen­co de la es­pe­ra­dí­si­ma se­rie de La Sex­ta Re­fu­gia­dos, tal vez seas tú quien quie­ras abor­dar­la.

"Es muy fuer­te y es muy dis­tin­ta a cual­quier co­sa que se ha­ya he­cho an­tes en la te­le­vi­sión es­pa­ño­la", nos ade­lan­ta la ac­triz de 21 años de es­te th­ri­ller de ciencia fic­ción que co­pro­du­cen BBC y Atres­me­dia. Re­fu­gia­dos arran­ca con el ma­yor (y más ex­tra­ño) éxo­do de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad: 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas via­jan des­de un fu­tu­ro cer­cano a nues­tro pre­sen­te. No sa­be­mos la ra­zón, pe­ro sí que la apa­ri­ción de es­tos in­di­vi­duos desata­rá una ola de ten­sio­nes en­tre la po­bla­ción ac­tual y los re­cién lle­ga­dos. "Es­tá di­ri­gi­da a una au­dien­cia de en­tre 15 y 40 años, pe­ro creo que pue­de lle­gar a un pú­bli­co muy am­plio, por­que cual­quie­ra que se atre­va a ver el primer epi­so­dio se en­gan­cha­rá sin re­me­dio", pro­me­te.

JOA­NA DE

Su per­so­na­je, So­fía, es una ado­les­cen­te con una ma­dre au­to­ri­ta­ria y un pa­dre bas­tan­te cas­ta que ex­plo­ta a los re­fu­gia­dos en su ase­rra­de­ro. La jo­ven, sin em­bar­go, sue­ña con un fu­tu­ro le­jos del pue­blo sin nom­bre ni ubi­ca­ción en el ma­pa (el guión so­lo es­pe­ci­fi­ca que es una vi­lla del nor­te, pe­ro la se­rie se ro­dó en la sie­rra de Ma­drid). Un po­co como la pro­pia Char­lot­te que, aun­que na­ci­da en la ca­pi­tal de Es­pa­ña, se crió en la lo­ca­li­dad ca­ta­la­na de Sit­ges. "En ve­rano pa­re­ce una ciu­dad, es­tá tan lleno que no pue­des ver ni un cen­tí­me­tro de are­na ba­jo las toa­llas de pla­ya. Sin em­bar­go, el in­vierno pue­de ser muy du­ro, so­bre to­do pa­ra un ado­les­cen­te. Por eso, en cuan­to pu­de, me mar­ché y des­de en­ton­ces he vi­vi­do en Ma­drid y Bar­ce­lo­na", ex­pli­ca.

Char­lot­te se de­cla­ra adic­ta a las se­ries, más in­clu­so que al ci­ne, por­que "se trans­mi­ten me­jor la evo­lu­ción de los per­so­na­jes y sus re­la­cio­nes". Con­si­de­ra las fic­cio­nes te­le­vi­si­vas un buen te­ma de con­ver­sa­ción pa­ra rom­per el hie­lo en una pri­me­ra ci­ta, so­bre to­do si le ha­blas de sus tí­tu­los fa­vo­ri­tos: Down­ton Ab­bey ("la veía con mi ma­dre cuan­do vi­vía en su ca­sa"), Hou­se of Cards, Brea­king Bad… "Es­pe­ro a que emi­tan to­dos los ca­pí­tu­los y me los veo del ti­rón, por­que no soy ca­paz de aguan­tar la ten­sión", con­fie­sa.

Tam­bién se en­gan­chó a Jue­go de tro­nos des­pués de tra­ba­jar con Sop­hie Tur­ner (San­sa Stark en la se­rie) a las ór­de­nes de Isabel Coi­xet en Mi otro yo. Y, co­sas de la vida, ha coin­ci­di­do con Na­ta­lia Tena (la sal­va­je e im­pre­vi­si­ble Os­ha) en el ro­da­je de Re­fu­gia­dos. "Es­ta­ba muy ner­vio­sa el día que la co­no­cí. Pe­ro Na­ta­lia es muy cer­ca­na y en­se­gui­da vino a pre­sen­tar­se. Yo alu­ci­na­ba. Pro­cu­ra­ba no pre­gun­tar­le mu­chas co­sas, por­que to­do el mun­do lo ha­cía y ella tam­po­co pue­de con­tar mu­cho", acla­ra an­tes de que nos aba­lan­ce­mos so­bre ella pa­ra in­te­rro­gar­la so­bre la quin­ta tem­po­ra­da.

A Char­lot­te no le gus­ta de­cir que su ca­rre­ra es­tá lan­za­da, pe­ro re­co­no­ce que "ha si­do to­do un po­co de pron­to, y he te­ni­do la suer­te de par­ti­ci­par en pro­yec­tos muy dis­tin­tos". En el mo­men­to de nues­tra en­tre­vis­ta nos re­ve­la que tie­ne al­go en­tre ma­nos, pe­ro no pue­de ha­blar de ello. Sí que ad­mi­te, sin em­bar­go, que se ha plan­tea­do pro­bar suer­te en el ex­tran­je­ro "aho­ra que ya ten­go al­go de cu­rrícu­lo pa­ra en­se­ñar". Des­car­ta en prin­ci­pio Los Án­ge­les, por­que sus fac­cio­nes y su me­le­na no en­ca­jan con pa­pe­les de la­ti­na o me­di­te­rrá­nea. In­gla­te­rra, sin em­bar­go, se le an­to­ja un buen si­tio pa­ra em­pe­zar su aven­tu­ra in­ter­na­cio­nal "por­que es una in­dus­tria más pe­que­ña, aun­que hay mu­cha com­pe­ten­cia igual­men­te. Ade­más, ha­cen muy bue­nas se­ries, no hay tan­tas pro­duc­cio­nes cu­tres como en EE UU". Pues se­gu­ro que los enamo­ra.

POR IA­GO DA­VI­LA

UNA RU­BIA MUY TO­TAL Char­lot­te lle­va cazadora vaquera Le­vi's Red Tab,

bra­gui­ta Cal­vin Klein Un­der­wear y ba­rra de la­bios re­mo­de­la­do­ra y re­den­si­fi­ca­do­ra

L'ab­so­lu Rou­ge Lan­cô­me (31,30 €). A la dcha., tra­je de ba­ño blan­co Pe­dro del Hie­rro Ma­drid, sti­let­tos blan­cos

Ch­ris­tian Lou­bou­tin, pen­dien­tes, bra­za­le­te y pul­se­ra de oro blan­co con dia­man­tes Sua­rez y ba­rra de la­bios

Shi­ne Lo­ver Lan­cô­me (25,50 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.