ANT­HONY QUINN

GQ (Spain) - - Travelling -

• ¡VI­VA ZA­PA­TA! (Elia Ka­zan, 1952). A me­dia­dos de los 50 Ant­hony Quinn pa­re­cía ha­ber­se es­pe­cia­li­za­do en to­do ti­po de pa­pe­les ét­ni­cos (ade­más de his­pano, le he­mos vis­to como in­dio, es­qui­mal, ára­be o mon­gol), pe­ro in­ter­pre­tar al her­mano ma­yor de Emi­li­ano Za­pa­ta, Eu­fe­mio, le ve­nía como ani­llo al de­do. Aun­que la elec­ción del es­tu­dio pa­ra el pro­ta­go­nis­ta en un prin­ci­pio era pa­ra Ty­ro­ne Po­wer, quien fi­nal­men­te se im­pu­so fue Mar­lon Bran­do, lo que pa­re­ce que dis­gus­tó a Quinn, que de­fen­día que sien­do me­xi­cano da­ría me­jor el per­fil del re­vo­lu­cio­na­rio. Se cuen­ta que, tras ser con­vo­ca­dos por Ka­zan en una lo­ca­ción en la fron­te­ra de Te­xas, am­bos ac­to­res se ju­ga­ron el pa­pel re­tán­do­se a ver quién po­día ori­nar más le­jos en el río Gran­de. Quinn per­dió por po­co, pe­ro a cam­bio, su ex­ce­len­te in­ter­pre­ta­ción le brin­dó el Oscar como Me­jor ac­tor se­cun­da­rio, sien­do la pri­me­ra vez que un ac­tor de ori­gen la­tino ga­na­ba el pre­mio de la Aca­de­mia de Holly­wood.

• EL LO­CO DEL PE­LO RO­JO (Vin­cen­te Min­ne­lli, 1956). El apo­do de ro­baes­ce­nas le acom­pa­ñó to­da su ca­rre­ra, pe­ro en es­te bio­pic so­bre Vin­cent Van Gogh pro­ta­go­ni­za­do por Kirk Dou­glas, Quinn apa­re­ce tan so­lo ocho mi­nu­tos. Sin em­bar­go, eso no le im­pi­dió dar­le ca­rác­ter y fuer­za a su pa­pel de Paul Gau­guin –ami­go del pin­tor– y ob­te­ner su se­gun­do Oscar.

• LAW­REN­CE DE ARA­BIA (David Lean, 1962). En es­ta mul­ti­os­ca­ri­za­da cin­ta Quinn en­car­na­ba al be­duino Au­da Abu Ta­yi, que pro­nun­cia­ba fra­ses como: "Lle­vo en mi cuer­po 23 he­ri­das de ba­ta­lla. ¡He ma­ta­do a 75 hom­bres con mis pro­pias ma­nos en com­ba­te! Des­tru­yo e in­cen­dio las tien­das de mis enemi­gos, y me apo­de­ro de sus re­ba­ños. Los tur­cos me pa­gan en oro, sí, ¡pe­ro soy po­bre! ¡Por­que yo soy un río pa­ra mi pue­blo!". En aquel ro­da­je, que du­ró más de 14 me­ses y so­por­ta­ban has­ta 55 gra­dos, el ac­tor aca­bó vis­tien­do a dia­rio ro­pas ára­bes y ma­qui­llán­do­se él mis­mo lo­gran­do tal mi­me­tis­mo con el per­so­na­je que has­ta el pro­pio Lean di­jo: "Te­ne­mos al au­tén­ti­co Abu. Que des­pi­dan a Ant­hony Quinn".

• VA­LEN­TI­NA, CRÓ­NI­CA DEL ALBA (Jo­sé An­to­nio Be­tan­cor, 1982). Aquí to­ca ba­rrer un po­co pa­ra ca­sa: Ant­hony Quinn siem­pre man­tu­vo una re­la­ción es­pe­cial con Es­pa­ña, pe­ro la pri­me­ra vez que tra­ba­jó en una pro­duc­ción pa­tria fue como pre­cep­tor de un jo­ven­cí­si­mo Jor­ge Sanz en el pa­pel de Mo­sén Joa­quín, un cu­ra ba­tu­rro… pe­ro con acen­to me­xi­cano. Inol­vi­da­ble ban­da so­no­ra.

• ZOR­BA,EL GRIE­GO (Mi­chael Ca­co­yan­nis, 1964). Es­te fue, sin du­da, su pa­pel más po­pu­lar ("yo soy Zor­ba", so­lía de­cir) y el más sim­bó­li­co de los que in­ter­pre­tó en el ci­ne –y des­pués lle­vó al tea­tro–. Las ga­nas de vi­vir de su ál­ter ego grie­go no ha­cían som­bra al ac­tor, así como esa fuer­za y op­ti­mis­mo que le acom­pa­ña­ron has­ta los 86 años, des­pués de un cen­te­nar de pe­lí­cu­las, de­ce­nas de pre­mios, in­fi­ni­dad de obras de ar­te y 13 hi­jos de cua­tro es­po­sas. Así, no es de ex­tra­ñar que so­lo con oír su nom­bre, a to­dos nos den ga­nas de bai­lar un sir­ta­ki.

POR PA­LO­MA LEYRA

Apro­ve­chan­do el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to, te re­su­mi­mos la (lar­guí­si­ma) ca­rre­ra de es­te mi­to

de Holly­wood en tí­tu­los im­pres­cin­di­bles:

CEN­TE­NA­RIO Es­te 21 de abril se cum­plie­ron 100 años exac­tos del na­ci­mien­to de Ant­hony Quinn en Chihuahua, Mé­xi­co. Brin­da con un te­qui­la por su me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.