Ma­ni­pu­la con es­ti­lo

GQ (Spain) - - Travelling -

Ma­ni­pu­lar las ma­sas a vo­lun­tad es muy fá­cil. Lo sé por­que pa­sé un ve­rano tra­ba­jan­do en una piz­ze­ría. Me des­pi­die­ron por­que la­mía el pe­pe­ro­ni,lo­cual­me­pa­re­cein­jus­to­por­queel­clien­te no­se­veíaa­fec­ta­do.erau­na­si­tua­ción win-win. El­ca­soes­quea­pren­dí­tan­to­de­ma­ni­pu­la­ción de ma­sas que co­men­cé a im­par­tir un se­mi­na­rio: Cual­quie­ra pue­de ser pre­si­den­te del Go­bierno, in­clu­so tú, en el que ex­pli­ca­ba las no­cio­nes bá­si­cas de la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca. Es­tos son los pun­tos prin­ci­pa­les de es­te cur­so de cin­co días (un cuar­to de ho­ra ca­da día, con un des­can­so de diez mi­nu­tos). 1. SI RE­PI­TES UNA MEN­TI­RA mil ve­ces, la gen­te va a pen­sar que eres muy pe­sa­do. A lo me­jor se la aca­ban cre­yen­do, pe­ro da­rá un po­co igual por­que no te in­vi­ta­rán a los cum­plea­ños y en los ba­res bus­ca­rán cual­quier ex­cu­sa pa­ra ir­se a ha­blar con otra per­so­na. Di las co­sas una o dos ve­ces. Tres, sial­guien­pre­gun­ta.noha­ce­fal­tain­sis­tir.por eso si­gues sol­te­ro. Por­que na­die te aguan­ta. 2. CREA DIS­TRAC­CIO­NES. El­fa­mo­so pan y cir­co de los ro­ma­nos. Si la gen­te es­tá en­tre­te­ni­da, no se fi­ja­rá en los pro­ble­mas de ver­dad. Por eso yo siem­pre acon­se­jo dar los dis­cur­sos­des­nu­do,en­mo­no­ci­cloy­ha­cien­do ma­la­ba­res con man­da­ri­nas. 3. IN­VEN­TA PRO­BLE­MAS y lue­go crea so­lu­cio­nes. Cui­da­do con es­ta téc­ni­ca. Una­vez­co­mer­cia­li­céun­cac­tus­pa­ra­co­lo­car en­tu­me­sa­ye­vi­tar­queu­nex­tran­je­ro­te­ro­ba­ra el tra­ba­jo. Aca­bé en la cár­cel por es­ta­fa. 4. VEN­DE LAS ME­DI­DAS im­po­pu­la­res como si fue­ran inevi­ta­bles. Ejem­plo: "La co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, el en­deu­da­mien­to del Es­ta­do y las exi­gen­cias de los so­cios co­mu­ni­ta­rios­mehan­con­du­ci­doaes­ta­do­lo­ro­sa­pe­ro­ne­ce­sa­ria­de­ci­sión",le­di­jeal­ve­cino cuan­do me pi­lló co­lán­do­me en su ca­sa pa­ra apun­tar la con­tra­se­ña de la Wi-fi y, de pa­so, re­po­ner mis exis­ten­cias de cer­ve­zas. 5. RE­CU­RRE A LA EMO­CIÓN más que a la ra­zón. En tu ca­so se­rá fá­cil, por­que eres es­tú­pi­do. Pe­ro te quie­ro mu­cho. 6. MAN­TÉN AL PÚ­BLI­CO en la ig­no­ran­cia. En una oca­sión in­ten­té en­se­ñar­le fí­si­ca cuán­ti­ca al se­ñor que se sen­ta­ba a mi la­do en el au­to­bús y aca­bó arro­ján­do­me por laven­ta­na.me­rom­píel­bra­zoy­tres­cos­ti­llas. Edu­car a los vo­tan­tes es pe­li­gro­so. 7. CUL­PA AL CIU­DA­DANO de la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra. Es­te pun­to es im­por­tan­tí­si­mo por­que si la cul­pa no es del ciu­da­dano, es del Go­bierno. Y si es del Go­bierno, el Go­bierno ten­drá que ha­cer al­go. ¿Y quién quie­re ser pre­si­den­te del Go­bierno pa­ra tra­ba­jar? La gra­cia es desa­yu­nar a las 11 y sa­lir de ca­sa en ba­tín por­que eres el pre­si­den­te y pue­des ha­cer lo que te dé la ga­na. ¡Ja, ja, ja! ¡Bai­lad pa­ra mí, es­cla­vos! 8. RE­DE­FI­NE LAS PA­LA­BRAS o usa otros tér­mi­nos pa­ra re­fe­rir­te a los mis­mos con­cep­tos. Por ejem­plo, hay par­ti­dos que evi­tan la pa­la­bra 'impu­tado' y acon­se­jan el uso de tra­vie­si­llo, gam­be­rre­te, "ca­na­lli­ta con buen co­ra­zón" y "qué le va­mos a ha­cer, es que el chico es así, pe­ro le que­re­mos mu­cho por­que en el fon­do es un bue­na­zo". 9. NO TEN­GAS OPI­NIÓN so­bre na­da. Siem­pre ha­brá al­guien en desacuer­do con­ti­go, así que la úni­ca for­ma de con­ten­tar a to­do el mun­do es no ar­ti­cu­lar ja­más nin­gu­na idea con­cre­ta. Si al­guien te ha­ce una pre­gun­ta di­rec­ta, cam­bia de te­ma o bus­ca una dis­trac­ción.po­re­jem­plo,ro­ciar­con­ga­so­li­na a uno de tus ase­so­res y arro­jar­le una ce­ri­lla. Na­die re­cor­da­rá de qué se es­ta­ba ha­blan­do. 10. CRI­TI­CA a tus ad­ver­sa­rios. Di­gan lo que­di­gan,to­does­de­ma­go­gia.so­bre­to­do­si te acu­san de ha­cer de­ma­go­gia. Eso es su­per­de­ma­go­go.

Ofi­cial­men­te, se­gún la ley, du­ra 15 días, y ter­mi­na la me­dia­no­che del día pre­vio a las elec­cio­nes. Ex­trao­fi­cial­men­te, ad in­fi­ni­tum, aun­que los par­ti­dos no re­par­tan pe­ga­ti­nas ni pe­guen car­te­les.

2.CUES­TA?

¿CUÁN­TO Se­gún el Tri­bu­nal de Cuen­tas, en las úl­ti­mas ge­ne­ra­les los 19 par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria se gas­ta­ron 65 mi­llo­nes de eu­ros. El Par­ti­do Po­pu­lar fue el más es­plén­di­do: ca­si 14 mi­llo­nes, la mi­tad de ellos en en­vío de pro­pa­gan­da.

SU ES­TI­LO "Ri­ve­ra va co­rrec­ta­men­te ves­ti­do, con looks muy bá­si­cos, que po­drías com­prar en cual­quier tien­da de high street es­pa­ño­la. Pien­so que un hom­bre tan atrac­ti­vo de­be­ría arries­gar­se con pro­pues­tas más van­guar­dis­tas".

SUS RE­DES SO­CIA­LES "¡@Al­ber­t_ri­ve­ra es­tá on fire! Y has­ta que no lo han pues­to en el fo­co los me­dios, las re­des so­cia­les le han ser­vi­do de es­ca­pa­ra­te y aglu­ti­na­dor dis­cre­to de su par­ti­do. Na­ran­ji­to es un gran co­mu­ni­ca­dor, tam­bién en Twit­ter".

LA IMA­GEN DE SU PAR­TI­DO "Iden­ti­dad con po­ca am­bi­ción grá­fi­ca, aun­que sen­ci­lla y re­co­no­ci­ble por la no­ve­dad del co­lor –na­ran­ja– y por la apro­pia­ción del bo­ca­di­llo al­re­de­dor de las si­glas su­gi­rien­do diá­lo­go. La in­clu­sión del após­tro­fe fren­te a las tra­di­cio­na­les si­glas co­rri­das tam­bién le da un to­que de dis­tin­ción y un re­cur­so a la ho­ra de co­mu­ni­car; lo mis­mo que el jue­go de ma­yús­cu­la-sím­bo­lo-mi­nús­cu­la".

SUS PO­SI­BI­LI­DA­DES "La ne­ga­ti­va de UP­YD a pac­tar con Ciu­da­da­nos se­rá su im­pul­so fi­nal. La úl­ti­ma en­cues­ta le da­ba el 18% de los vo­tos. Po­drían su­mar: su po­si­ción clave tras las elec­cio­nes en An­da­lu­cía y su ex­pe­rien­cia de ca­si diez años".

SUS ALIA­DOS "Es la re­no­va­ción del bi­par­ti­dis­mo, el Bic na­ran­ja que es­cri­be fino pa­ra la gen­te que se ha can­sa­do del Bic Cris­tal. Pue­de al­ter­nar en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios a PP y PSOE. Es fle­xi­ble. En Eu­ro­pa, es­tá en el mis­mo gru­po que PNV y CIU, con los que aquí pe­lea". SU ES­TI­LO "Lle­var el pe­lo lar­go no sig­ni­fi­ca que pue­das des­cui­dar tu as­pec­to. Una de las co­sas que de­be­ría co­rre­gir es esa ma­nía de no abro­char­se el bo­tón del cue­llo cuan­do lle­va cor­ba­ta. Y po­dría de­jar de re­man­gar­se tan­to la ca­mi­sa y po­ner­se más ame­ri­ca­nas".

SUS RE­DES SO­CIA­LES "Es el gran fuc­ker de las re­des so­cia­les (@Pa­blo_ Igle­sia­s_), jun­to a su par­ti­do (ca­si sec­ta). Que es­té don­de es­tá de­mues­tra que las re­des so­cia­les no son "un es­pa­cio pa­ra esos fri­kis" y que los spin doc­tors no su­pie­ron va­lo­rar­lo en su mo­men­to… y así se la­men­tan aho­ra".

LA IMA­GEN DE SU PAR­TI­DO "Qui­zá sea la iden­ti­dad más abs­trac­ta, aun­que tam­bién la más tra­ba­ja­da e in­tere­san­te. Ti­po­gra­fía sen­ci­lla, aun­que con la dis­tin­ción de ser el úni­co par­ti­do que no po­ne el pe­so en unas ini­cia­les (evi­tan­do una 'P' más fren­te a PP y PSOE), sino en su pro­pio nom­bre. Co­lor di­fe­ren­cial y sím­bo­lo su­ge­ren­te".

SUS PO­SI­BI­LI­DA­DES "El ca­so Mo­ne­de­ro ape­nas ha su­pues­to un 1,5%2% en la in­ten­ción de vo­to. Po­de­mos con­fir­mó ade­más las pre­vi­sio­nes en las an­da­lu­zas con un 14,84% del elec­to­ra­do: al 21% que le dan las en­cues­tas so­lo le res­ta­ría el re­cla­ma­do vo­to útil".

SUS ALIA­DOS "Apun­ta a la grie­ga Sy­ri­za, con Tsi­pras y Va­rou­fa­kis ha­cien­do de Starsky y Hutch en Bru­se­las, pe­ro el per­so­nal mi­ra a Ve­ne­zue­la. La ca­si des­apa­ri­ción de IU le de­ja con la úni­ca po­si­bi­li­dad de aliar­se con el PSOE… si se de­ja".

'FRANKAMENTE' Frank Un­der­wood nos ha en­se­ña­do más de po­lí­ti­ca real que Lo­ba­to de Fór­mu­la 1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.