PE­DRO SÁN­CHEZ PSOE

GQ (Spain) - - Travelling -

SU ES­TI­LO "Se ins­pi­ra en el look de los de­mó­cra­tas ame­ri­ca­nos, pe­ro le fa­lla al­go. Pa­ra los días de se­ma­na, de­be­ría usar cha­que­tas más ajus­ta­das, por­que es muy al­to. En su fa­ce­ta más ca­sual, le fal­ta va­rie­dad. Unos chi­nos de cor­te me­nos con­ven­cio­nal no le irían mal. Y tie­ne que cam­biar la mo­chi­la por otro ti­po de ac­ce­so­rio".

SUS RE­DES SO­CIA­LES "En de­fen­sa de Pdro ;-). Ya era tui­te­ro an­tes de ser el se­cre­ta­rio ge­ne­ral (@san­chez­cas­te­jon). Es víc­ti­ma del efec­to Pa­ble­mos y los po­de­miers, que le han crea­do com­ple­jo de blan­do. Al me­nos, se mues­tra más hu­mano que Ra­joy, aun­que no lo­gre lla­mar la aten­ción. Twit­ter re­fle­ja el di­fí­cil mo­men­to que atra­vie­sa su par­ti­do en­tre los jó­ve­nes".

LA IMA­GEN DE SU PAR­TI­DO "Des­de el pun­to de vis­ta grá­fi­co re­sul­ta la ex­pre­sión vi­sual más po­ten­te, por la his­to­ria, tra­di­ción y sim­bo­lis­mo que re­fle­ja y pro­yec­ta. Sub­mar­cas como So­cia­lis­tas, don­de res­ca­tan la rosa y tra­ba­jan las mi­nús­cu­las, su­po­nen un ejer­ci­cio in­te­li­gen­te por cons­truir una iden­ti­dad re­co­no­ci­ble como la ma­triz".

SUS PO­SI­BI­LI­DA­DES "Las en­cues­tas le dan un 18,7% –0,7% más que a Ciu­da­da­nos– pe­ro las lu­chas in­ter­nas de su par­ti­do no ayu­dan. Aun así, el 52,8% de los que vo­ta­ron al PSOE en 2011 lo aprue­ban. Su ac­tua­ción con To­más Gómez le pue­de dar pun­tos".

SUS ALIA­DOS "Las ca­mi­sas blan­cas com­bi­nan con to­do: pue­de mon­tar el Par­ti­do del Or­den con el PP, el Fren­te Po­pu­lar con Po­de­mos, o la coa­li­ción de los yer­nos per­fec­tos con Ri­ve­ra. Se­ría un pac­to ben­de­ci­do por Divinity".

[El pre­cio del po­der]

Wyo­ming Bar­ne­da

J. Cin­to­ra

In­da

Évo­le

con­ta­ba yo con tan so­lo 16 años y una ma­le­ta lle­na de sue­ños. Es­pe­ra, co­mien­zo de nue­vo: era sá­ba­do no­che en mi pue­blo de adop­ción –uno za­ra­go­zano–, así que yo era me­dio fo­ras­te­ro allí. La jor­na­da es­ti­val la ha­bía­mos co­men­za­do unos cuan­tos a las seis de la tar­de be­bien­do li­cor de fre­sa (u otra co­sa igual de ba­ra­ta) en una pla­ci­ta ale­ja­da del cen­tro. Des­pués in­cu­rri­mos en La Zo­na, que era la muy mar­ke­ti­nia­na ma­ne­ra de de­no­mi­nar en los 90 a una ca­lle con­cre­ta –y aho­ra ex­tin­ta– don­de ha­bía más ba­res de lo ha­bi­tual. Y aun desa­rro­llán­do­se to­do se­gún lo pro­vis­to, aque­lla ve­la­da de agos­to al­go tu­vo de dis­tin­to con res­pec­to a las de­más.

A las tres de la ma­dru­ga­da mis pies me do­lían de tan­to swing como ha­bía prac­ti­ca­do y me en­con­tra­ba en la ca­lle fu­man­do un ci­ga­rro, apos­ta­do en un Seat Pan­da, cuan­do, de re­pen­te, apa­re­ció un ba­ka­lae­ro de apa­rien­cia amis­to­sa que me sa­lu­dó con cier­to do­nai­re: "¿Qué tal, ma­dri­le­ño?", di­jo. "Muy bien. Bo­ni­ta ca­mi­se­ta", le res­pon­dí ama­ble al tiem­po que se­ña­la­ba su ca­mi­se­ta ho­lo­gra­má­ti­ca de ba­ka­lae­ro. Re­cuer­do ví­vi­da­men­te su ful­gor eva­nes­cen­te y las rá­fa­gas es­te­la­res que ge­ne­ra­ba se­gún se mo­vía mi con­ter­tu­lio. No mien­to si di­go que era una ca­mi­se­ta cier­ta­men­te lla­ma­ti­va. "¿Sa­brías de­cir­me dón­de la com­pras­te?", pre­gun­té cu­rio­so, más por con­ver­sar que por otra co­sa. "No te preo­cu­pes por­que, como soy de Ma­drid, se­rá di­fí­cil que nos vean lle­ván­do­la a la vez". Él rio na­sal­men­te por to­da res­pues­ta y vol­vió a me­ter­se en el bar.

Ac­to se­gui­do en­tré yo tam­bién a los ex­cu­sa­dos del mis­mo lo­cal y vol­vi­mos a to­par­nos. Ha­bían pa­sa­do me­nos de dos mi­nu­tos en­tre la úl­ti­ma con­ver­sa­ción –con mi úl­ti­ma pre­gun­ta aun sus­pen­di­da en el ai­re– y aquel nue­vo en­cuen­tro. "Va­ya, es­tás en to­dos la­dos, ma­dri­le­ño", re­pa­ró di­ver­ti­do an­tes de su­bir­se la bra­gue­ta y mar­char sil­ban­do. Cuan­do hu­be to­ma­do yo la ca­lle de nue­vo ins­tan­tes des­pués, uno de mis ami­gos me aler­tó bas­tan­te pá­li­do de que el pai­sano que­ría ma­tar­me por no sé qué in­ven­ta­da afren­ta. "Co­rre a ca­sa, que te quie­re ma­tar", fue­ron sus pa­la­bras exac­tas.

Así que co­rrí y co­rrí, co­rrí sin ra­zón jus­ti­fi­ca­da y co­rrí por mi vida con la bar­bi­lla muy al­ta como Fo­rrest Gump. Tan al­ta la lle­va­ba que al lle­gar al por­tal de ca­sa cho­qué con­tra la puer­ta de cris­tal. Y ahí aca­bó to­do. Yo en el so­bre y los ma­to­nes, con un pal­mo de na­ri­ces. Ho­ras des­pués, cuan­do pe­dí cró­ni­ca de aque­llo, uno de los es­pec­ta­do­res me re­la­tó que Jua­ni­llo, el gallo del pue­blo, ha­bía sa­li­do al qui­te. Cor­tó el pa­so a los ba­ka­lae­ros se­cun­da­do por su trou­pe y les di­jo: "¿Qué pa­sa?, yo tam­bién soy de Ma­drid. [De­bió de na­cer allí cir­cuns­tan­cial­men­te o se lo in­ven­tó; tan­to da­ba, lo im­por­tan­te fue la con­vic­ción con que ha­bló]. ¿Tam­bién vais a pe­gar­me a mí?".

Lle­vo años con­tan­do es­ta his­to­ria de mier­da, y cuan­do al­guien la oía es por­que iba a mo­rir. No ha­bía pen­sa­do mu­cho en lo que sig­ni­fi­ca­ba, sim­ple­men­te creía que era un ro­llo que le sol­ta­ba a al­gún hi­jo de pu­ta an­tes de ma­tar­le de abu­rri­mien­to, pe­ro re­me­mo­rán­do­la pa­ra GQ he vis­to al­go que me ha he­cho pen­sar­lo dos ve­ces.

Aho­ra se me ocu­rre que tal vez sig­ni­fi­que que aquel ba­ka­lae­ro era el hom­bre ma­lo, y yo soy el hom­bre rec­to, y que Jua­ni­llo, el Gallo, es el pas­tor que pro­te­ge mi rec­to cu­lo en el va­lle de la os­cu­ri­dad. O se­rá tal vez que aquel ba­ka­lae­ro es el hom­bre rec­to, y yo soy el gallo, y que es­te mun­do es in­jus­to y egoís­ta. Me gus­ta­ría eso, pe­ro ese ro­llo no es la ver­dad. La ver­dad es que aquel ba­ka­lae­ro es el dé­bil y yo soy la ti­ra­nía de los hom­bres ma­los. Pe­ro me es­fuer­zo, lec­tor, me es­fuer­zo con to­da in­ten­si­dad por ser el gallo.

AL­BER­TO MO­RENO

Ar­qui­tec­tos Sch­midt Ham­mer Las­sen Ar­chi­tects y LINK Ar­ki­tek­tur. + ubicacion Al­ta, No­rue­ga. + inauguracion 2013. + des­crip­cion Ade­más de uti­li­zar­se como lu­gar de reunión pa­ra 350 de­vo­tos lu­te­ra­nos, es­te sím­bo­lo ar­qui­tec­tó­ni­co vie­ne a sub­ra­yar el pa­pel de l

Ar­qui­tec­tos K2S Ar­chi­tects Ltd. ubicacion Hel­sin­ki, Fin­lan­dia. inauguracion 2012. des­crip­cion Lis­to­nes de abe­to horizontales, ase­rra­dos, en­sam­bla­dos y tra­ta­dos con una ce­ra pig­men­ta­da trans­pa­ren­te y con tec­no­lo­gía na­no­tech dan for­ma a la fa­cha­da de es­ta o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.