MA­RIANO RA­JOY Par­ti­do Po­pu­lar

GQ (Spain) - - Travelling -

SU ES­TI­LO "Es­tá abo­na­do al tra­je de cha­que­ta clá­si­co. Es un hom­bre gran­de y lle­va las hombreras caí­das, lo que ali­men­ta su ima­gen de tor­pón. Le fa­vo­re­ce­rían más las ame­ri­ca­nas más es­tre­chas y, sin re­nun­ciar a su es­ti­lo, in­cor­po­rar pren­das más ale­gres: pa­ñue­los de bol­si­llo, corbatas de co­lo­res o ca­mi­sas de ra­ya di­plo­má­ti­ca".

SUS RE­DES SO­CIA­LES "Una pe­re­za de per­fil (@ma­ria­no­ra­joy). 740.000 se­gui­do­res (in­he­ren­tes a ser el pre­si­den­te del Go­bierno) y so­lo les ha­blas de tu agen­da de even­tos o de co­sas muy pre­vi­si­bles. No su­ma en una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción, ni es útil, ni vi­ra­li­za".

LA IMA­GEN DE SU PAR­TI­DO "Ima­gen asép­ti­ca y pul­cra, sin ma­yor am­bi­ción grá­fi­ca ni de di­se­ño que la de acom­pa­ñar las si­glas del par­ti­do. Más allá de su ti­po­gra­fía y sím­bo­lo, qui­zá lo más re­le­van­te sea ha­ber­se adue­ña­do del te­rri­to­rio de co­lor azul fren­te a otros to­nos don­de exis­te ma­yor pre­sen­cia".

SUS PO­SI­BI­LI­DA­DES "Ni la ca­ja B del PP ni la caí­da de su po­pu­la­ri­dad lo des­ban­can del vo­to ma­yo­ri­ta­rio en las en­cues­tas. El 23% tie­ne in­ten­ción de ra­ti­fi­car­lo, aun­que el com­por­ta­mien­to elec­to­ral apun­ta a que el re­sul­ta­do fi­nal po­dría ser ma­yor".

SUS ALIA­DOS "Sus prin­ci­pa­les apo­yos son An­ge­la Mer­kel y, en ge­ne­ral, los go­bier­nos eu­ro­peos, pe­ro no pun­túan mu­cho en Es­pa­ña. Aquí, su alian­za es­tra­té­gi­ca se­rá el sis­te­ma elec­to­ral, que has­ta le pue­de dar una vida ex­tra".

En Pa­la­cio se co­me como se es: los Ra­joy al­muer­zan so­bre ano­di­nos man­te­les blan­cos de dia­rio, Za­pa­te­ro pre­fe­ría los to­nos cre­ma en te­las de hi­lo y los Az­nar se­guían una re­gla muy de club de cam­po: man­tel azul pa­ra el al­muer­zo, gra­na­te pa­ra la ce­na y es­tam­pa­do en el jar­dín. Los em­plea­dos mon­clo­vi­tas, que en ge­ne­ral se lle­va­ban con do­ña Ana como con el lu­nes, a ve­ces no pres­ta­ban aten­ción, o tal vez lo ha­cían con de­li­be­ra­da in­ten­ción, y cam­bia­ban los co­lo­res. De ahí la fra­se atri­bui­da a la ac­tual al­cal­de­sa de Ma­drid que, lle­va­da por los de­mo­nios, pro­nun­cia­ba un dis­cur­so de los que de­rri­ban im­pe­rios: "Hay 55 per­so­nas a mi car­go y nun­ca es­toy bien aten­di­da".

El sue­ño de to­da esa gen­te que se en­glo­ba como cla­se po­lí­ti­ca y que la ciencia aun cla­si­fi­ca en la hu­ma­ni­dad es un pa­la­cio de la­dri­llo ro­jo jun­to a la A-6 con una en­tra­da en es­ca­le­ra, un por­che y un par de ala­bar­de­ros. El pre­si­den­te man­da­rá lo que quie­ra en el edi­fi­cio con­ti­guo del Con­se­jo de Mi­nis­tros, don­de fun­cio­nan su des­pa­cho y ga­bi­ne­te, pe­ro en el pa­la­cio de­ci­de la Se­ño­ra, como se re­fie­ren en Mon­cloa a la mu­jer del je­fe de Go­bierno (en Es­pa­ña no hay car­go de pri­me­ra da­ma).

Seis se­ño­ras de seis pri­me­ras fa­mi­lias han vi­vi­do en ese dú­plex cu­yos pi­sos al­tos se re­for­ma­ron pa­ra la pro­le de Cal­vo So­te­lo y en el que han dor­mi­do Hai­le Se­las­sie o Sa­dam Hu­sein. Siem­pre man­dan ellas. La cos­tum­bre quie­re que la se­cre­ta­ria del pre­si­den­te or­ga­ni­ce la vida co­ti­dia­na del lu­gar se­gún sus gus­tos. Ca­da día eli­gen en­tre tres me­nús que se pre­pa­ran ín­te­gra­men­te en la co­ci­na de Pa­la­cio (por se­gu­ri­dad, allí no en­tra co­mi­da a do­mi­ci­lio). En ba­se a esas pe­que­ñas ma­nías, en la aca­de­mia del FBI de Quan­ti­co po­drían tra­zar per­fi­les psi­co­ló­gi­cos como en­ci­clo­pe­dias: Car­men Ro­me­ro pe­día mu­cho ra­bo de to­ro pa­ra Fe­li­pe, mu­cha ca­za y mu­cho gui­so re­cio; Bo­te­lla, arro­cesy­car­ne­sal­hor­no­con­vi­no­de­ri­be­ra, com­me il faut; y los Za­pa­te­ro, que nun­ca se que­ja­ron de un pla­to y siem­pre se ca­lla­ron si el bis­tec es­ta­ba frío, eran muy de en­sa­la­di­ta y pes­ca­do a la plan­cha. De lo que hu­bie­ra. Son­so­les, pura le­ve­dad, nun­ca exi­gió na­da ni pu­so ma­la ca­ra. Tam­po­co su ma­ri­do Jo­sé Luis, un hom­bre tan se­gui­dor de la nor­ma que cuan­do la se­cre­ta­ria le ca­ló ti­ran­do los pi­ti­llos al váter sa­lía a fu­mar al bal­cón del des­pa­cho has­ta en in­vierno, lo que mez­cla­ba a la vez le­ga­li­dad ri­gu­ro­sa y un ca­chon­deo de es­cán­da­lo. Elvira Fernández tam­bién es de las de pe­dir lo mí­ni­mo. Su ma­ri­do, que tie­ne ca­si por úni­ca re­gla ver a sus hi­jos al ter­mi­nar el día, pa­sa unas di­ges­tio­nes más do­lo­ro­sas que el cas­ti­go a Pro­me­teo. Los que­leor­ga­ni­zan­sa­ben­que­pre­fie­re­no­ce­nar y que las ve­la­das di­plo­má­ti­cas de ocho pla­tos son pa­ra él una tor­tu­ra. Si se pa­sa, sus no­ches son de in­fierno.

Las es­po­sas pre­si­den­cia­les son tam­bién las en­car­ga­das de la de­co­ra­ción, y pa­ra ello dis­po­nen del ex­ten­so tras­te­ro de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, que es como la sa­la de los ob­je­tos ocul­tos de Hog­warts: lo mis­mo se en­cuen­tra unou­na chai­se­lon­gue del­xix­queu­nu­ni­cor­nio. Ca­da se­ño­ra le dio su to­que a ese es­pa­cio e im­preg­nó de su ener­gía el en­torno, y ca­da una bo­rró la im­pron­ta de la an­te­rior na­da más lle­gar, como si la ca­sa fue­ra el re­fle­jo de lo que ocu­rría en el país. To­do muy ani­mal, muy ins­tin­ti­vo, muy es­pa­ñol. Se ha es­cri­to mu­cho de la colección de bon­sáis de Fe­li­pe González, que en aque­llos días so­lo be­bía rio­ja. Az­nar man­dó ha­cer una pis­ta de pá­del y Bo­te­lla lle­nó las pa­re­des de ta­pi­ces, có­mo­das, ja­rro­nes y bi­be­lots que ho­rro­ri­za­ban a Son­so­les Es­pi­no­sa. Es­ta úl­ti­ma va­ció las pa­re­des y le dio un to­que más mi­ni­ma­lis­ta a lamon­cloa,ca­si­de­pa­sar­sin­ser­vis­ta,aun­que re­ti­ró los be­le­nes. Como su ma­ri­do, Vi­ri di­jo apa­ñar­se con la he­ren­cia re­ci­bi­da y apli­có la aus­te­ri­dad de Ma­riano a su ca­sa: me­nos re­ga­los, me­nos re­cep­cio­nes, me­nos ca­ma­re­ros, me­nos oros y un 30% de pre­su­pues­to. Lo­sa­man­tes­del­boa­to­pre­si­den­cial­yaha­blan de aus­te­ri­ci­dio en Mon­cloa. EN LA IN­TI­MI­DAD de las re­dac­cio­nes, los plu­mi­llas nos re­fe­ri­mos a Ya­nis Va­rou­fa­kis como Va­rou­fuc­ker. Y no es ba­la­dí. Tras el es­tu­por que pro­du­jo en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal du­ran­te su ron­da de ne­go­cia­cio­nes con el Eu­ro­gru­po, el mi­nis­tro de Fi­nan­zas he­leno se ha en­fun­da­do la ban­de­ra de ha­ters gon­na ha­te y se ha con­ver­ti­do en el ca­na­lli­ta que vuel­ve lo­cas a las chi­cas e irri­ta a los po­de­ro­sos, en el uni­ver­si­ta­rio de primer año por el que be­bían los vien­tos tus com­pa­ñe­ras de ins­ti­tu­to. Mis­te­rio­so, exó­ti­co y re­bel­de, so­lo un pu­ña­do de pe­lo y múl­ti­ples ti­tu­la­cio­nes y doc­to­ra­dos lo se­pa­ran de ser el Ma­rio Ca­sas de la po­lí­ti­ca: go­za de una ex­ce­len­te for­ma fí­si­ca, con­du­ce una Ya­maha y pa­re­ce que es el úni­co que ha acer­ta­do con el dress co­de cuan­do se pre­sen­ta en reu­nio­nes de má­xi­mo ni­vel ata­via­do con chu­pa de cue­ro. Va­ya por de­lan­te que Va­rou­fuc­ker no es gua­po, es atrac­ti­vo, una ex­tra­ña con­di­ción hu­ma­na que dis­pa­ra el ca­pi­tal eró­ti­co de las fi­so­no­mías más inusua­les. Sus ma­ne­ras son de­li­ca­das pe­ro con­tun­den­tes, com­por­tán­do­se como un se­duc­tor en los pri­me­ros com­pa­ses pe­ro im­pla­ca­ble cuan­do tra­tas de atar­lo en cor­to. Es el hom­bre que no lle­va na­da en la mo­chi­la sal­vo su li­ber­tad, y que des­pués de me­ses sin con­tes­tar a los men­sa­jes de su úl­ti­ma con­quis­ta, se pre­sen­ta en su puer­ta una no­che de llu­via con una pro­me­sa de re­for­mar­se que nun­ca cum­pli­rá. Y se aca­ba me­tien­do en su ca­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.