Ape­ti­to por el po­der

Su ob­se­sión por man­dar y ava­sa­llar es in­cues­tio­na­ble pe­ro, ¿có­mo se com­por­ta­ban los peo­res dic­ta­do­res de la his­to­ria en la me­sa? Te ser­vi­mos sus prin­ci­pa­les gus­tos, ca­pri­chos y ma­nías.

GQ (Spain) - - Gqurmet -

Mez­cla de li­bro de his­to­ria y de re­ce­tas de co­ci­na, Dic­ta­tors' Din­ners: A Bad Tas­te Guide to En­ter­tai­ning Ty­rants (Gil­ga­mesh Pu­blis­hing) in­da­ga so­bre los gus­tos cu­li­na­rios y las cos­tum­bres en la me­sa de los ma­yo­res dic­ta­do­res del si­glo XX. Pu­bli­ca­do por aho­ra en in­glés, es­ta obra de Vic­to­ria Clark y Me­lis­sa Scott ha­rá las de­li­cias de los aman­tes de las cu­rio­si­da­des, bien his­tó­ri­cas, bien cu­li­na­rias.

Be­ni­to Mus­so­li­ni. No era glo­tón (era fe­liz con una sim­ple en­sa­la­da con ajo cru­do, li­món y acei­te de oli­va) y a los 40 ha­bía de­ja­do el al­cohol. No le gus­ta­ban las co­mi­das lar­gas ni tam­po­co al­mor­zar en ca­sa con su mu­jer y sus cin­co hi­jos, a los que exi­gía es­tar ya sen­ta­dos cuan­do él lle­ga­ba pa­ra pre­si­dir la me­sa. A pe­sar de ser ita­liano no le gus­ta­ba la pas­ta y de­cía que el pu­ré de pa­ta­ta le da­ba do­lor de ca­be­za. Tres años des­pués de lle­gar al po­der, le diag­nos­ti­ca­ron una úl­ce­ra de duo­deno y los mé­di­cos le acon­se­ja­ron be­ber un li­tro de le­che al día. Tiem­po des­pués, un mé­di­co más ha­bi­li­do­so le diagnosticó in­som­nio, anemia y azú­car en la san­gre, en­tre otros ma­les, y le im­pu­so otra die­ta con po­llo y co­ne­jo. El ciam­be­llo­ne, un biz­co­cho ela­bo­ra­do con acei­te de oli­va, li­món y Mis­trà (li­cor de anís), era su pos­tre fa­vo­ri­to.

Adolf Hitler. Ha si­do el ti­rano que, sin du­da al­gu­na, ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra más pe­lí­cu­las. Co­no­ce­mos su ri­dícu­lo bi­go­te y que fue re­cha­za­do en una es­cue­la ar­tís­ti­ca pe­ro, ¿qué hay de sus gus­tos en la me­sa? En oca­sio­nes se ha di­cho que era ve­ge­ta­riano (el dic­ta­dor pen­sa­ba que una die­ta sin car­ne po­día ser be­ne­fi­cio­sa pa­ra su fla­tu­len­cia y es­tre­ñi­mien­to cró­ni­cos), aun­que vis­tos sus pla­tos pre­fe­ri­dos no pue­de de­fi­nir­se como un pu­ris­ta en la ma­te­ria. Su co­mi­da fa­vo­ri­ta no es ap­ta pa­ra to­dos los es­tó­ma­gos: pi­cho­nes re­lle­nos de len­gua, hí­ga­do, pis­ta­chos y nue­ces. Tam­bién era un fa­ná­ti­co de la em­pa­na­da de hí­ga­do. Uno de sus ma­yo­res te­mo­res era el de ser en­ve­ne­na­do: dis­pu­so un equi­po de 15 per­so­nas pa­ra pro­bar la co­mi­da an­tes que él, y so­lo cuan­do ha­bían pa­sa­do 45 mi­nu­tos des­de que la per­so­na hu­bie­ra pro­ba­do la co­mi­da (sin fa­lle­cer por ello, cla­ro) se con­si­de­ra­ba se­gu­ra pa­ra el Füh­rer. Al fi­nal de la gue­rra sus pro­ble­mas di­ges­ti­vos le lle­va­ron a con­su­mir una die­ta ca­si de be­bé, a ba­se de cal­dos y pu­ré de pa­ta­ta.

Sta­lin. Si pa­ra mu­chos dic­ta­do­res la co­mi­da era un dis­fru­te pe­ro no una fies­ta, no era el ca­so del lí­der so­vié­ti­co. Cuan­do in­vi­ta­ba, los asis­ten­tes de­bían es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra co­pio­sos ban­que­tes que se alar­ga­ban du­ran­te ho­ras. Se con­su­mía

sin mo­de­ra­ción uno de sus vi­nos pre­fe­ri­dos, Kh­vanch­ka­ra, un tin­to se­mi­dul­ce que al pa­re­cer le ge­ne­ró un tre­men­do do­lor de ca­be­za a Wins­ton Chur­chill en 1942. En esas ve­la­das ha­bía bai­les y se can­ta­ba pe­ro Sta­lin, le­jos de ser el per­fec­to an­fi­trión, abu­rría a sus in­vi­ta­dos con anéc­do­tas que re­pe­tía has­ta la sa­cie­dad. Se per­mi­tían to­do ti­po de jue­gos pue­ri­les como lan­zar to­ma­tes a los miem­bros del Po­lit­bu­ró o ti­rar bo­li­tas de mi­ga de pan. Su pla­to pre­fe­ri­do era po­llo con nue­ces y es­pe­cias, y si lo pre­pa­ra­ba su chef fa­vo­ri­to, Spi­ri­don Pu­tin, (abue­lo de Vla­di­mir), me­jor que me­jor.

Fran­co. En el lis­ta­do de dic­ta­do­res no po­día fal­tar el pa­trio. De to­dos es sa­bi­do que el Cau­di­llo ad­mi­ra­ba a Hitler, pe­ro no com­par­tía con el ale­mán su gus­to por lo ve­ge­ta­riano. Fran­co era un car­ní­vo­ro en to­da re­gla y te­nía buen ape­ti­to. Le gus­ta­ban la pes­ca y la ca­za, pe­ro so­bre sus gus­tos en la me­sa, es de los que me­nos in­for­ma­ción se dis­po­ne: no se sa­be a ciencia cier­ta si la pae­lla era su pla­to fa­vo­ri­to, aun­que se di­ce que la ra­zón por la que es­te pla­to se in­clu­ye en el me­nú de los jue­ves en los res­tau­ran­tes de Ma­drid es por­que ese era el día en que Fran­co co­mía en la ciu­dad.

Erich Ho­nec­ker. Al pro­ta­go­nis­ta del be­so más fa­mo­so del mu­ro de Berlín le gus­ta­ban los pla­tos co­pio­sos de la gas­tro­no­mía ger­ma­na. A sa­ber, el cer­do y la col. Tam­bién era adic­to a las sal­chi­chas, el pu­ré de pa­ta­ta y el gou­lash, aun­que el man­da­ta­rio se lo po­día per­mi­tir ya que era un ti­po bas­tan­te sano: cuan­do subió al po­der en 1971 ha­bía de­ja­do de fu­mar y de be­ber.

Ni­co­lae Ceau­ces­cu. La­sa­ña de es­pi­na­cas, car­pas al es­ti­lo ru­mano o un sim­ple fi­le­te acom­pa­ña­do de en­sa­la­da verde con to­ma­te y ce­bo­lla eran sus pla­tos fa­vo­ri­tos. A su mu­jer le en­can­ta­ba un pas­tel que se co­ci­na­ba du­ran­te los fu­ne­ra­les, el co­li­va. Ceau­ces­cu tam­bién te­mía ser en­ve­ne­na­do, y en los 80 ese te­mor se con­vir­tió en pa­ra­noia: un quí­mi­co le acom­pa­ña­ba du­ran­te los via­jes lle­van­do un la­bo­ra­to­rio mó­vil que le per­mi­tía com­pro­bar ca­da bo­ca­do des­ti­na­do al dic­ta­dor; la co­mi­da se la lle­va­ban en un ca­rri­to se­lla­do con un can­da­do cu­ya com­bi­na­ción se cam­bia­ba ca­da día.

Sa­dam Hu­sein. Cor­de­ro, car­ne de va­ca, gam­bas fres­cas, lan­gos­ta, acei­tu­nas de los Al­tos del Golán y co­mi­da be­dui­na eran sus man­ja­res pre­fe­ri­dos. En el desa­yuno to­ma­ba le­che de ca­me­lla con pan y miel. En las co­mi­das le gus­ta­ba ser­vir­se una co­pa de Ma­teus Ro­sé y era un de­vo­ra­dor de ca­ra­me­los. Uno de sus pla­tos es­tre­lla era el mas­gouf, car­pa asa­da. Jac­ques Chi­rac lo pro­bó en una oca­sión y le gus­tó tan­to que Hu­sein le en­vió como re­ga­lo un avión con to­ne­la­da y me­dia a París. Era otro ob­se­sio­na­do con ser en­ve­ne­na­do, así que siem­pre via­ja­ba con sus chefs.

Muam­mar Ga­da­fi. Allá don­de iba plan­ta­ba su jai­ma. No be­bía al­cohol (prohi­bió su con­su­mo en Li­bia) y tam­po­co re­fres­cos de co­la. Ami­go de Ber­lus­co­ni, ama­ba la co­mi­da ita­lia­na (en es­pe­cial los ma­ca­rro­nes) y la re­pos­te­ría. Pe­ro lo que más le gus­ta­ba era la gas­tro­no­mía li­bia: so­bre to­do el cuscús con ca­me­llo.

Kim Jong-il. Un si­ba­ri­ta que ma­ta­ba a su pue­blo de ham­bre al mis­mo tiem­po que él dis­po­nía de una bi­blio­te­ca re­ple­ta de li­bros de co­ci­na. Le gus­ta­ba el ca­viar ira­ní, los man­gos de Tai­lan­dia y los pas­te­les de arroz los sánd­wi­ches de pe­pino, los sco­nes y la rei­na Isabel II, a la que en­vió va­rias car­tas de amor in­vi­tán­do­la a ir a Ugan­da pa­ra en­con­trar­se con "un hom­bre de ver­dad". Su gus­to por la co­mi­da rá­pi­da le hi­zo ir ga­nan­do pe­so con los años. Co­mía unas 40 na­ran­jas al día y sus pla­tos fa­vo­ri­tos eran la ca­bra asa­da y el pan de mi­jo. Du­ran­te su exi­lio en Ara­bia Sau­dí, era ha­bi­tual ver­le en el ae­ro­puer­to a la es­pe­ra de los pro­duc­tos que le en­via­ban sus fa­mi­lia­res des­de Ugan­da. Se le acu­só va­rias ve­ces de ca­ni­ba­lis­mo, y en una oca­sión di­jo: "No me gus­ta la car­ne hu­ma­na, es de­ma­sia­do sa­la­da".

Fi­del Cas­tro. Le gus­ta co­mer y be­ber y no era ex­tra­ño ver­le dan­do con­se­jos a las mu­je­res so­bre có­mo co­ci­nar. De he­cho in­ten­tó, en vano, que en la is­la se fa­bri­ca­se que­so fran­cés, foie gras y whisky. En sus años jó­ve­nes le en­lo­que­cía la so­pa de tor­tu­ga. Y, pa­ra los que pien­san que abo­rre­ce la im­pe­ria­lis­ta Co­ca-co­la, en el li­bro hay una fo­to en la que el dic­ta­dor cu­bano dis­fru­ta de una co­mi­da acom­pa­ña­do de la chis­pa de la vida.

A Ceau­ces­cu le lle­va­ban la co­mi­da en un ca­rri­to se­lla­do con can­da­do cu­ya com­bi­na­ción cam­bia­ba ca­da día

(1) Res­tau­ran­te Do­mo. El chef Án­gel Ay­ga­las ha ela­bo­ra­do una car­ta pa­ra es­te res­tau­ran­te de co­ci­na con­tem­po­rá­nea. (2) The Box. Paco Ron­ce­ro, chef del NH La Te­rra­za del Ca­sino, tras­la­da aquí una se­rie de ta­pas con la esen­cia de su van­guar­dis­ta co­ci­na. (3) Coc­te­le­ría. El ho­tel cuen­ta ade­más con una am­plia car­ta de cóc­te­les del bar­ten­der Die­go Ca­bre­ra.

Sol y Mar Ca­fé (Fuen­gi­ro­la)

• 60 ml Bu­lleit Bour­bon • 15 ml Bacon Sy­rup • 10 ml Bu­lleit Dis­ti­lled Sau­ce Bbq • 2

Tra­je de do­ble bo­to­na­du­ra Tommy Tai­lo­red, ca­mi­sa de al­go­dón Em­po­rio Ar­ma­ni y pa­ñue­lo de bol­si­llo Her­mès.

Dash

ay una anéc­do­ta re­fe­ri­da al jo­ven Pi­cas­so, bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va, que na­rra lo si­guien­te: co­rría el año 1906 y el ar­tis­ta aca­ba­ba de ter­mi­nar el re­tra­to de Ger­tru­de Stein, una obra de es­ti­lo pre­cu­bis­ta en la que la poe­ti­sa y escritora ame­ri­ca­na apa­re­cía en el lien­zo con una man­dí­bu­la afi­la­da y unos ex­tra­ños ojos como de más­ca­ra afri­ca­na. – No me pa­rez­co en na­da, di­jo Stein al ver­se. – Ya te pa­re­ce­rás, le con­tes­tó Pi­cas­so de for­ma enig­má­ti­ca. Lo que in­ten­ta­ba ex­pli­car el ma­la­gue­ño, au­tén­ti­co vi­sio­na­rio del nue­vo tiem­po que se apro­xi­ma­ba, era que –a par­tir de ese mo­men­to– gra­cias a la enor­me po­pu­la­ri­dad que al­can­za­ría su pin­tu­ra, el res­to del pla­ne­ta aca­ba­ría vien­do a Ger­tru­de Stein tal y como él la ha­bía pin­ta­do en ese cua­dro y no como ella era en reali­dad. Lo que ha ocu­rri­do du­ran­te los úl­ti­mos 110 años con Al­bert Eins­tein es al­go muy pa­re­ci­do. Con­si­de­ra­do como el cien­tí­fi­co más fa­mo­so del si­glo (y

XX po­si­ble­men­te de to­da la his­to­ria), Eins­tein se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de au­to­ri­dad tan po­de­ro­sa e in­dis­cu­ti­ble que to­dos desean ti­rar de su man­ga pa­ra uti­li­zar­lo como re­fe­ren­te de sus ideas o pa­ra dar cier­to bar­niz res­pe­ta­ble a sus crea­cio­nes. Las editoriales sa­ben que cual­quier li­bro de di­vul­ga­ción –o in­clu­so de au­to­ayu­da– que lle­ve su nom­bre en el tí­tu­lo –Lo que Eins­tein le con­tó a su co­ci­ne­ro, Eins­tein pa­ra des­pis­ta­dos, Eins­tein y Bu­da, Pen­sar como Eins­tein: cla­ves pa­ra ser más crea­ti­vo y exi­gen­te…– ven­de­rá mu­cho más. Como ocu­rre con Oscar Wil­de, Pi­cas­so, Grou­cho Marx ¡o Bob Mar­ley!, uno pue­de en­con­trar do­ce­nas y do­ce­nas de ci­tas su­yas (mu­chas de ellas apó­cri­fas) en ar­tícu­los, no­ve­las, pe­lí­cu­las –o sim­ples tuits– apli­ca­das a asun­tos y cues­tio­nes de to­do ti­po y pe­la­je. ¿Por qué? Pues sim­ple­men­te por­que Eins­tein vis­te cual­quier tex­to. Que­da bien ci­tar­lo. Robert Ze­mec­kis se ins­pi­ró en su as­pec­to des­ali­ña­do de ge­nio des­pis­ta­do pa­ra cons­truir el per­so­na­je de Doc en la tri­lo­gía de Re­gre­so al fu­tu­ro; Jo­sé Mou­rin­ho, el en­tre­na­dor más po­lé­mi­co del pla­ne­ta fút­bol, ha sal­pi­men­ta­do al­gu­na de sus en­tre­te­ni­das rue­das de pren­sa sa­can­do a co­la­ción al tío Al­ber­to; y has­ta una re­vis­ta como GQ pue­de de­di­car­le en sus pá­gi­nas un ar­tícu­lo como es­te.

El pro­ble­ma es que to­das es­tas imá­ge­nes po­pu­la­res de Eins­tein, con sus pe­los en­cres­pa­dos y su ca­rác­ter bo­na­chón, pre­sen­tan una re­duc­ción ca­si pa­ró­di­ca de una de las men­tes más sin­gu­la­res de to­dos los tiem­pos. Y no por­que su teo­ría de la re­la­ti­vi­dad no se es­tu­die lo su­fi­cien­te en las uni­ver­si­da­des o por­que sus fór­mu­las no se si­gan apli­can­do de for­ma prác­ti­ca a los avan­ces cien­tí­fi­cos. Lo des­co­ra­zo­na­dor es que pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría su vi­sión del mun­do, del uni­ver­so o de la vida sue­le que­dar re­du­ci­da a la es­tam­pa de un sim­pá­ti­co vie­je­ci­to sa­can­do la len­gua al ob­je­ti­vo y a una ecua­ción fá­cil de me­mo­ri­zar (E = mc2) a la que ca­si to­dos reac­cio­nan con un "¡esa me la sé!" cuan­do la pre­gun­tan en los con­cur­sos de la te­le. El signo de los tiem­pos, que can­ta­ba Prin­ce (aun­que tam­po­co nos lle­ve­mos las ma­nos a la ca­be­za de in­dig­na­ción por ello).

Ya lo ex­pli­ca­ba Um­ber­to Eco en aque­llos se­su­dos es­tu­dios so­bre có­mics de Su­per­man y can­cio­nes de The Beatles que se in­cluían en el en­sa­yo Apo­ca­líp­ti­cos e in­te­gra­dos. Si hay al­go que ca­rac­te­ri­za al si­glo

XX es el triun­fo ab­so­lu­to del fe­nó­meno pop como ba­ti­do­ra-mez­cla­do­ra de la cul­tu­ra de ma­sas. El desa­rro­llo del con­su­mis­mo ma­si­vo ha aca­ba­do con­vir­tien­do el ar­te y la be­lle­za –en cual­quie­ra de sus di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes (mú­si­ca, li­te­ra­tu­ra, pin­tu­ra, ciencia…)– en un pro­duc­to más de la es­tan­te­ría, su­je­to a las le­yes del mer­ca­do y dis­tri­bui­do so­cial­men­te de igual ma­ne­ra que un champú an­ti­cas­pa o un ba­ti­do ba­jo en azú­car. Por eso, hoy en día, no nos re­sul­ta na­da ex­tra­ño que la po­li­cía mar­be­llí pue­da en­con­trar un Mi­ró au­tén­ti­co de­co­ran­do el cuar­to de ba­ño de un po­lí­ti­co co­rrup­to, ca­ren­te de cual­quier in­quie­tud ar­tís­ti­ca, o que el Mu­seo del Lou­vre se vea obli­ga­do a prohi­bir a los mi­llo­nes de tu­ris­tas que aba­rro­tan sus pa­si­llos que se ha­gan sel­fies con pa­li­to jun­to a la Gio­con­da. La ima­gen de Eins­tein y su E = mc2 pa­re­ce en oca­sio­nes re­pre­sen­tar de mo­do tan in­sus­tan­cial y frí­vo­lo la his­to­ria de la ciencia como una pe­ga­ti­na del Che Gue­va­ra en una car­pe­ta ado­les­cen­te pue­da re­su­mir el mo­vi­mien­to an­ti­ca­pi­ta­lis­ta de los años 60.

El ho­tel NH Abas­cal Co­llec­tion de Ma­drid am­plía su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca en nuevos for­ma­tos pa­ra pa­la­da­res exi­gen­tes.

Así que­dó el des­pa­cho de Al­bert Eins­tein en Prin­ce­ton tras su muer­te, el 18 de abril de 1955. A la dcha., "eje­cu­tan­do a Mo­zart al vio­lín". Aun­que él lo ne­ga­ra, el fí­si­co to­ca­ba de for­ma no­ta­ble.

CA­MI­SE­TA NE­GRA ES­TAM­PA­DA Y BERMUDAS 'OVER­SI­ZE' CO­LOR ARE­NA JUUN.J, SAN­DA­LIAS DE PIEL NE­GRAS CON DE­TA­LLES FUC­SIAS DS­QUA­RED2 Y CAL­CE­TI­NES NE­GROS NI­KE.

CHA­LE­CO SIN­TÉ­TI­CO COUNTY OF MI­LAN, CA­MI­SE­TA DE AL­GO­DÓN CON ES­TAM­PA­DO GRÁ­FI­CO BEEN TRILL, BERMUDAS 'OVER­SI­ZE' DE LANA FRÍA JUUN.J, SAN­DA­LIAS DE PIEL KTZ Y CAL­CE­TI­NES NI­KE.

CA­MI­SE­TAS SU­PER­PUES­TAS BEEN TRILL, BERMUDAS 'OVER­SI­ZE' JUUN.J, SAN­DA­LIAS EN BLAN­CO Y NE­GRO KTZ Y CAL­CE­TI­NES CON DE­GRA­DA­DO COUNTY OF MI­LAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.