COC­TE­LE­RÍA

GQ (Spain) - - Cocteleria -

Gö­del era el au­tor del lla­ma­do teo­re­ma de in­com­ple­ti­tud, un for­mi­da­ble y ele­gan­te edi­fi­cio de ra­zo­na­mien­tos ló­gi­co-ma­te­má­ti­cos que de­mos­tra­ba al­go te­rri­ble: las cien­cias exac­tas nun­ca po­drán lle­gar a ser un sis­te­ma com­ple­to, to­tal­men­te ce­rra­do. Si lo in­ten­ta­mos, como el hom­bre que co­lo­rea con una bro­cha el sue­lo de una ha­bi­ta­ción, aca­ba­re­mos atra­pa­dos –ro­dea­dos de pin­tu­ra fres­ca– en un rincón de la es­qui­na. No po­de­mos re­ma­tar el la­ci­to rosa de re­ga­lo des­de den­tro del pa­que­te. Las exac­tas ma­te­má­ti­cas tam­po­co eran la so­lu­ción.

Eins­tein y Gö­del hi­cie­ron mi­gas rá­pi­da­men­te. Los dos ha­bían re­vo­lu­cio­na­do la for­ma de ver el mun­do, pe­ro am­bos se sen­tían in­com­pren­di­dos. Sin pre­ten­der­lo, ha­bían echa­do ga­so­li­na a la ho­gue­ra del fue­go pos­mo­derno, a la ha­bi­tual co­le­ti­lla "to­do es re­la­ti­vo". Un lu­gar co­mún que les sen­ta­ba como cien pa­ta­das en el hí­ga­do. Es ver­dad que se­gún Eins­tein el pun­to de vis­ta del ob­ser­va­dor va­ría se­gún la ve­lo­ci­dad a la que se des­pla­ce su mar­co de re­fe­ren­cia, pe­ro ja­más qui­so de­cir con ello que la reali­dad fue­se al­go sub­je­ti­vo. Más bien to­do lo con­tra­rio. Por eso bus­có una cons­tan­te uni­ver­sal (la ve­lo­ci­dad de la luz) y lu­chó to­da su vida con­tra las im­pli­ca­cio­nes –pa­ra él, inacep­ta­bles– de la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca. "Dios no jue­ga a los da­dos". Otra fra­se mil ve­ces re­pe­ti­da y mil ve­ces uti­li­za­da tor­ti­ce­ra­men­te en fa­vor de in­tere­ses re­li­gio­sos. Es cier­to que Eins­tein se re­fe­ría ha­bi­tual­men­te a Dios, pe­ro nun­ca en el sen­ti­do bí­bli­co. Su dios te­nía más que ver con las ma­te­má­ti­cas eter­nas del uni­ver­so y el or­den in­he­ren­te a las le­yes fí­si­cas. Una es­pi­ri­tua­li­dad muy cer­ca­na a la fi­lo­so­fía de Spi­no­za. Un dios que más que crear el uni­ver­so, se en­car­nó en él.

Hoy, 60 años des­pués de su muer­te, Eins­tein si­gue sien­do una de las men­tes más bri­llan­tes de la his­to­ria. De­be­ría­mos ir to­dos de ro­di­llas has­ta su tum­ba a dar­le las gra­cias aun­que so­lo sea por los cien­tos de li­bros, se­ries y pe­lí­cu­las de ciencia fic­ción que su cur­va­tu­ra del es­pa­cio-tiem­po ha ins­pi­ra­do. Pe­ro Eins­tein lle­va tam­bién en su per­so­na­je la se­mi­lla del per­de­dor, del ge­nio in­ca­paz de acep­tar los mons­truos que el sue­ño de su pro­pia ra­zón ha­bía ayu­da­do a crear. Y eso es lo que lo ha­ce aun más es­pe­cial. Yo me lo ima­gino pa­sean­do con Gö­del por los pra­dos de Prin­ce­ton, char­lan­do de las co­sas más ba­na­les y ex­tra­ñas; o ca­bal­gan­do, como Clint East­wood en el fi­nal El ji­ne­te pá­li­do, as­cen­dien­do al tro­te ha­cia las mon­ta­ñas de la in­mor­ta­li­dad.

SIR JOHN­NIE: • 6 cl de John­nie Wal­ker Gold La­bel • 1,5 cl de miel de jen­gi­bre ca­se­ra • 2 cl de Ape­rol • Bí­ter de 3 cí­tri­cos • Per­fu­me de na­ran­ja ALI­CE RHUM: • 5 cl Za­ca­pa 23 • 2 cl de li­cor de flor de sau­co • 3 cl de cla­ra de hue­vo • 2 cl de ju­go de li­món

En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj: jun­to a Kurt Gö­del, com­pa­ñe­ro de pa­seos en Prin­ce­ton (en­tre los dos pu­sie­ron el si­glo XX pa­tas arri­ba). Re­tra­to co­lo­rea­do de sus años eu­ro­peos. Eins­tein, jun­to a su se­cre­ta­ria y su hi­ja, ju­ran­do la Cons­ti­tu­ción nor­te

CA­MI­SE­TA DE LÍ­NEAS GRÁ­FI­CAS ALE­XAN­DER WANG, BERMUDAS DE AL­GO­DÓN BOT­TE­GA VE­NE­TA, GO­RRA CON APLI­CA­CIO­NES Y SAN­DA­LIAS NE­GRAS KTZ Y CAL­CE­TI­NES COUNTY OF MI­LAN.

SU­DA­DE­RA DE PVC CAL­VIN KLEIN CO­LLEC­TION, 'SHORTS' CON APLIQUES PLÁS­TI­COS Y SAN­DA­LIAS KTZ, GA­FAS DE SOL ALE­XAN­DER WANG PA­RA H&M Y CAL­ZON­CI­LLOS Y CAL­CE­TI­NES CAL­VIN KLEIN UN­DER­WEAR.

CHA­LE­CO NE­GRO DE NEO­PRENO LETASCA, CA­MI­SE­TA CON ES­TAM­PA­DOS GRÁ­FI­COS Y BERMUDAS EN BLAN­CO Y NE­GRO OFF-WHI­TE, SAN­DA­LIAS NE­GRAS Y BLAN­CAS KTZ Y CAL­CE­TI­NES NE­GROS CON LO­GO­TI­PO COUNTY OF MI­LAN. A LA DCHA.: PON­CHO OFF-WHI­TE, 'SHORTS' CON FRAN­JAS NA­RAN­JAS Y S

Ca­mi­se­ta a ra­yas ma­ri­ne­ras Saint Lau­rent by Hedi Sli­ma­ne.

Tra­je de cha­que­ta Façon­na­ble. A la dcha., jer­sey de cue­llo vuel­to, pan­ta­lo­nes y cin­tu­rón de piel Louis Vuit­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.