Un he­cho real

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

Una ma­dru­ga­da de agos­to de 2006 un Ro­ver se em­po­tró a diez ki­ló­me­tros por ho­ra en el es­ca­pa­ra­te de una li­bre­ría del cen­tro de Pon­te­ve­dra. Se tra­ta­ba de una zo­na pea­to­nal, por lo que el su­ce­so lle­nó de es­pan­to a los po­cos tes­ti­gos que ha­bía, la ma­yo­ría ca­mino al tra­ba­jo. Aque­llos pa­seos pea­to­na­les con zo­nas ver­des y ar­bo­li­tos co­que­tos que ha­bía he­cho el Ayun­ta­mien­to de Pon­te­ve­dra (pa­re­cía ha­ber siem­pre un ni­ño en bi­ci­cle­ta de guar­dia, como en una pe­lí­cu­la de te­rror) con­ver­tían la apa­ri­ción de un co­che en una vi­sión in­fer­nal, como si hu­bie­se re­su­ci­ta­do un zom­bi. A la luz del día la es­ce­na te­nía un ai­re ope­rís­ti­co de anun­cio pu­bli­ci­ta­rio con mú­si­ca de Schu­bert. So­bre el mo­rro atro­fia­do del co­che fue­ron a pa­rar li­bros de Ken Fo­llett, Ken­za­bu­ro Oé (un agen­te de trá­fi­co cul­tu­ral­men­te in­quie­to aña­dió en el ates­ta­do que no se ex­pli­ca­ba qué ha­cían li­bros de Ken­za­bu­ro Oé en el es­ca­pa­ra­te, si lle­va­ba años sin pu­bli­car na­da) y va­rios de re­ce­tas de co­ci­na que mi ami­go David Chan­ta­da, Duch, apro­ve­chó pa­ra es­con­der de­ba­jo de las asien­tos como re­ga­lo pa­ra su no- via. Duch era de­ta­llis­ta en ex­ce­so con su chi­ca, pe­ro nun­ca ro­ba­ba na­da que ella pu­die­se lle­var a una fies­ta, sal­vo que fue­se a ha­cer la tar­ta.

Con Duch iba Ri­car­do Fernández, Ric, en el asien­to tra­se­ro, dur­mien­do con las pier­nas es­ti­ra­das fue­ra de la ven­ta­ni­lla. Ric no se des­per­tó con el to­pe­ta­zo, así que el pai­sa­je era de im­pre­sión, ca­si una per­for­man­ce. Aquel es­tré­pi­to hi­zo que pron­to la zo­na es­tu­vie­se lle­na de ve­ci­nos que iban de un la­do a otro con la mano ta­pán­do­se la bo­ca. Duch di­ría des­pués que ha­bía si­do como un sue­ño fan­tás­ti­co del que no que­ría que le des­per­ta­sen. Tu­vo la ten­ta­ción de des­cal­zar­se y ca­mi­nar por el es­ca­pa­ra­te en­tre cris­ta­les y li­bros mal­tre­chos, y le­van­tar aque­llos vo­lú­me­nes de au­to­res mi­llo­na­rios, que abría pa­ra oler­los con in­ten­si­dad, como se hue­len las bo­tas al­tas de una mu­jer, pa­ra de­jar­los caer en­ci­ma como una gran llu­via. La po­li­cía di­jo que eso fue lo que hi­zo, y lo me­tió en el ca­la­bo­zo 24 ho­ras.

Ric se pre­sen­tó una se­ma­na des­pués en nues­tro bar de cos­tum­bre. De tan rec­to que an­da­ba pa­re­cía lle­var aun las pier­nas sa­lien­do por la ven­ta­ni­lla. Acla­ró que Duch iba "des­pa­cí­si­mo" y que no en­ten­día có­mo se le ha­bía ido el co­che. La cur­va de en­tra­da a esa zo­na pea­to­nal era lo su­fi­cien­te­men­te ce­rra­da como pa­ra que el co­che se fue­se, pe­ro no pa­ra en­fi­lar la li­bre­ría, que es­ta­ba en el la­do con­tra­rio. Lo que ocu­rrió fue que Duch se que­dó dor­mi­do, o esa fue la ex­pli­ca­ción a la que lle­gó Ric mien­tras él mis­mo dor­mía. En cual­quier ca­so la ha­za­ña la ce­le­bra­ron to­dos con jú­bi­lo sal­vo An­to­nio Pe­rei­ra, Pi­ru, que se co­gió un en­fa­do tre­men­do por­que no le ca­bía en la ca­be­za que el co­che fue­ra a des­viar­se tan­to de la ru­ta pa­ra ir a pa­rar al es­ca­pa­ra­te. Lle­gó a co­ger una ser­vi­lle­ta pa­ra ha­cer el cálcu­lo de la ve­lo­ci­dad y el gi­ro na­tu­ral del co­che si se de­ja el vo­lan­te muer­to. Pro­cla­mó que Duch no sa­bía con­du­cir "ni si­quie­ra dor­mi­do", y que la ciencia más

"Pa­re­cía una ban­da de alu­ni­ce­ros de li­bros. Un dis­pa­ra­te, ya que sus com­po­nen­tes eje­cu­ta­ban la ac­ción bo­rra­chos y dro­ga­dos"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.