Tu úl­ti­mo tuit pue­de ser tu úl­ti­mo tuit gam­be­teo

Por Montero Glez -

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

Aun­que el ac­tor Leo­nard Ni­moy –quien du­ran­te más de 15 años en­car­nó a Mr. Spock en la se­rie Star Trek– fa­lle­ció ha­ce ya al­gu­nas se­ma­nas, to­da­vía hoy se pue­den leer sus tuits (o al me­nos se po­día en el mo­men­to de es­cri­bir es­to). "Los mo­men­tos per­fec­tos de es­ta vida no pue­den con­ser­var­se más que en la me­mo­ria", es­cri­bió po­co an­tes de in­gre­sar en ese hos­pi­tal del cual no sal­dría.

So­lo unas se­ma­nas des­pués fa­lle­cía tam­bién el au­tor Terry Prat­chett, el es­cri­tor de fic­ción bri­tá­ni­co de ma­yor éxi­to des­pués de la au­to­ra de Harry Pot­ter. El mis­mo día de su muer­te su cuen­ta de Twit­ter mos­tra­ba unas opor­tu­nas con­ver­sa­cio­nes con la Muer­te, un per­so­na­je pre­sen­te en va­rias de sus obras. El úl­ti­mo tuit en su cuen­ta fue un dis­cre­to "The End" es­cri­to po­co des­pués de que se co­no­cie­ra la no­ti­cia. Un tuit que ce­rra­ba su pre­sen­cia di­gi­tal con la mis­ma sen­ci­llez y ele­gan­cia con la que se cie­rra una no­ve­la.

Es­tos dos son so­lo un par de ejem­plos en­tre mu­chos. Un par de ca­sos que a uno le ha­cen pre­gun­tar­se qué su­ce­de­rá con sus cuen­tas en las re­des so­cia­les cuan­do mue­ra. Al fin y al ca­bo aho­ra mo­ri­mos igual que mo­ría­mos an­tes de que exis­tie­ran las re­des so­cia­les; aun­que al­guien ha ob­ser­va­do que en las re­des so­cia­les la gen­te no ha­ce otra co­sa más que cum­plir años, cons­tan­te­men­te.

Tal vez ac­ce­der a la cuen­ta de Twit­ter –o de Fa­ce­book o a una web o a cual­quier otro ti­po de le­ga­do di­gi­tal– de al­guien que ha muer­to, so­bre to­do si la vi­si­ta es­tá mo­ti­va­da pre­ci­sa­men­te por­que ha muer­to, pue­de re­sul­tar ma­ca­bro. Pe­ro al fin y al ca­bo es como ir a vi­si­tar su tum­ba y leer su epi­ta­fio. Un epi­ta­fio de 140 ca­rac­te­res que ade­más pue­des ojear sin qui­tar­te el pi­ja­ma.

Es ver­dad que es re­la­ti­va­men­te fá­cil de­jar un bo­ni­to epi­ta­fio en for­ma de tuit an­te una muer­te pre­vi­si­ble o in­mi­nen­te, ca­so de Leo­nard Ni­moy, o si una ter­ce­ra per­so­na re­ci­be el en­car­go, ca­so de Terry Prat­chett.

Lo que su­ce­de con las cuen­tas on-li­ne cuan­do su pro­pie­ta­rio o usua­rio des­apa­re­ce nor­mal­men­te de­pen­de de la po­lí­ti­ca de ca­da ser­vi­cio: al­gu­nas em­pre­sas sim­ple­men­te can­ce­lan las cuen­tas pa­sa­do un tiem­po de­ter­mi­na­do sin ac­ti­vi­dad en ellas, in­de­pen­dien­te­men­te de cuál sea el mo­ti­vo. Otras las man­tie­nen ac­ti­vas du­ran­te un tiem­po más pro­lon­ga­do e in­clu­so ad in­fi­ni­tum o al­go pa­re­ci­do. En el ca­so de los ser­vi­cios de pa­go las cuen­tas sue­len can­ce­lar­se por im­pa­go y se que­dan en sus­pen­so o son eli­mi­na­das sin con­tem­pla­cio­nes. Al­gu­nas em­pre­sas aten­de­rán a las pe­ti­cio­nes de los he­re­de­ros del fa­lle­ci­do, quie­nes po­drán re­ci­bir co­pia de su he­ren­cia di­gi­tal o so­li­ci­tar su can­ce­la­ción; otras en cam­bio ale­ga­rán

"Ac­ce­der a la cuen­ta de Twit­ter de al­guien que ha muer­to es como vi­si­tar su tum­ba y leer su epi­ta­fio en 140 ca­rac­te­res"

re­ti­ra­da del fút­bol du­ran­te me­ses. Ju­ga­ba Ma­ra­do­na en el Ba­rça y aque­lla tar­de de sep­tiem­bre pa­sa­ría a la his­to­ria como una de las más ne­gras pa­ra el fút­bol. La co­sa su­ce­dió tal como si­gue. El mar­ca­dor iba 3-0 a fa­vor del Bar­ce­lo­na y el Atlé­ti­co de Bil­bao, con muy mal per­der, apro­ve­chó que Ma­ra­do­na lle­va­ba la pe­lo­ta pa­ra des­ta­car­se en nom­bre de Goi­koet­xea, que en­tró por la es­pal­da, de ma­ne­ra trai­cio­ne­ra. Ma­ra­do­na que­dó inú­til cuan­do sin­tió un fuer­te gol­pe, un rui­do como el de una ma­de­ra que se rom­pía. Los com­pa­ñe­ros de Ma­ra­do­na fue­ron a por Goi­koet­xea pe­ro el ár­bi­tro me­dió pa­ra que no lle­ga­ran a las ma­nos y, an­te el es­tu­por de la afi­ción, sa­có tar­je­ta ama­ri­lla. Des­de aque­lla fa­tí­di­ca fe­cha, el nom­bre de Goi­koet­xea que­dó mar­ca­do como el de un de­fen­sa ma­rru­lle­ro, ejem­plo de jue­go su­cio y mal per­der. Una mancha pa­ra uno de los me­jo­res equi­pos de nues­tra Li­ga: el Atlé­ti­co de Bil­bao.

En el año 98, cuan­do es­tas co­sas pa­re­cían ol­vi­da­das en nues­tro fút­bol, ocu­rrió otra en­tra­da trai­cio­ne­ra que de­jó inú­til pa­ra los restos al fut­bo­lis­ta bra­si­le­ño Ju­nin­ho. Ocu­rrió en un en­cuen­tro dispu­tado en­tre el Cel­ta de Vi­go y el Atle­ti cuan­do que­da­ban so­lo 20 mi­nu­tos pa­ra fi­na­li­zar el en­cuen­tro y Ju­nin­ho co­rría como un ga­mo ha­cia la por­te­ría con­tra­ria. Lle­va­ba el ba­lón pe­ga­do a la bo­ta y la in­ten­ción de gol en­tre las ce­jas. Fue en­ton­ces cuan­do Mí­chel Sal­ga­do, en plan ma­ca­rra, le cla­vó los ta­cos a Ju­nin­ho en el to­bi­llo iz­quier­do, ca­yen­do como un mu­ñe­co de tra­po en una de las imá­ge­nes más con­mo­ve­do­ras de jue­go su­cio en nues­tra li­ga. El ár­bi­tro, en un prin­ci­pio, no pi­tó ni fal­ta, aun­que lue­go re­cu­ló tras con­sul­tar con el juez de lí­nea. Sí, cla­ro, pe­ro como te­nía sus du­das, el co­le­gia­do no sa­có car­tu­li­na, ni ro­ja, ni ama­ri­lla. "Me­re­cí la ex­pul­sión; mi en­tra­da era de ro­ja", re­co­no­ce­ría des­pués Sal­ga­do, que cuan­do con­clu­yó el par­ti­do fue al hos­pi­tal a pe­dir dis­cul­pas al bra­si­le­ño. No so­lo le rom­pió la pier­na, sino la ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca. El bra­si­le­ño tu­vo que col­gar las bo­tas y Mí­chel Sal­ga­do car­ga­ría con el fan­tas­ma de un cri­men del cual era el úni­co cul­pa­ble.

El asun­to lle­gó a la ca­lle con ma­ni­fes­ta­cio­nes. Ca­si un mi­llar de fa­ná­ti­cos del Cel­ta se or­ga­ni­za­ron en Vi­go pa­ra pe­dir a voz en gri­to que no se san­cio­na­se la ma­ca­rra­da de Sal­ga­do. La jus­ti­fi­ca­ción, tan anémi­ca como des­ca­be­lla­da, era de un agra­vio com­pa­ra­ti­vo sin pre­ce­den­tes. Se­gún los fa­ná­ti­cos del Cel­ta de Vi­go no era lo mis­mo le­sio­nar a un ju­ga­dor in­ter­na­cio­nal como Ju­nin­ho que a un des­co­no­ci­do. Tam­bién ale­ga­ban que se es­ta­ba cri­mi­na­li­zan­do al ju­ga­dor del Cel­ta, acu­san­do al Co­mi­té san­cio­na­dor de crear alar­ma so­cial y de ex­ce­der­se en la san­ción a Sal­ga­do con cua­tro par­ti­dos y me­dio mi­llón de pe­se­tas de mul­ta.

Si nos po­ne­mos con agra­vios com­pa­ra­ti­vos, la ver­da­de­ra víc­ti­ma fue Ju­nin­ho que, sin co­mer­lo ni be­ber­lo, se que­dó con las ga­nas de se­guir ju­gan­do al fút­bol, un de­por­te pa­ra el que que­da­ría ne­ga­do pa­ra siem­pre. Ahí no hay per­dón que val­ga y ju­ga­do­res como Goiko o Sal­ga­do pa­sa­rán a la his­to­ria del de­por­te como ejem­plos a no se­guir. Tal vez en el pa­tio del tru­llo, en­tre de­lin­cuen­tes, pue­den en­con­trar su si­tio, pe­ro nun­ca en el te­rreno de jue­go. Las pa­ta­das han de dar­se al ba­lón, nun­ca a las pier­nas del con­tra­rio. No es­tá de más vol­ver a re­pe­tir­lo. Pues eso.

"Nos pe­gá­ba­mos mu­cho –cuen­ta Mi­lon­gui­ta He­re­dia– pe­ro ja­más nos chi­vá­ba­mos al ár­bi­tro. Nun­ca pe­día­mos tar­je­ta"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.