TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Gq Firmas -

que una vez ha des­apa­re­ci­do "quien fir­mó el con­tra­to" des­apa­re­cen en con­se­cuen­cia to­dos los con­te­ni­dos al­ber­ga­dos o los de­re­chos otor­ga­dos.

Apar­te, uno siem­pre pue­de bus­car­se un al­ba­cea di­gi­tal y en­co­men­dar a al­guien que se ha­ga car­go de sus po­se­sio­nes di­gi­ta­les –in­clu­yen­do sus cuen­tas en las re­des so­cia­les– pa­ra que eje­cu­te sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des di­gi­ta­les o pa­ra que sim­ple­men­te las cie­rre.

Los ca­sos de Leo­nard Ni­moy y Terry Prat­chett son más ex­cep­cio­na­les que la nor­ma, por­que la muer­te ra­ra vez pi­de ci­ta y tam­po­co te ha­ce una per­di­da an­tes de lle­gar. Lo que sig­ni­fi­ca que ca­da tuit o ca­da ac­tua­li­za­ción de tu es­ta­do de Fa­ce­book pue­de ser el úl­ti­mo. A es­tos efec­tos se po­dría adap­tar la cé­le­bre fra­se de Ste­ve Jobs "si hoy fue­se el úl­ti­mo día de mi vida, ¿que­rría ha­cer lo que voy a ha­cer hoy?" de un mo­do pa­re­ci­do a "si es­te fue­se mi úl­ti­mo tuit, ¿que­rría que fue­se otra que­ja por lo mu­cho que tar­da el me­tro hoy?".

"Una vida es como un jar­dín. Se pue­den te­ner mo­men­tos per­fec­tos pe­ro no se pue­den pre­ser­var, ex­cep­to en la me­mo­ria. Lar­ga vida y pros­pe­ri­dad" fue el úl­ti­mo tuit de Leo­nard Ni­moy. Las re­des so­cia­les de­ben con­ser­var más mo­men­tos per­fec­tos como ese.

Sea­mos ho­nes­tos: los go­bier­nos no se mue­ren por im­plan­tar ener­gías lim­pias, aun­que sí es cier­to que sue­len te­ner un par de lí­neas de­di­ca­das al te­ma en sus pro­gra­mas (de­ja de uti­li­zar car­bón por aquí, ins­ta­la pa­ne­les so­la­res por allá…). Es­te año, el re­cur­so na­tu­ral que lo va a pe­tar de lo lin­do en los pro­gra­mas elec­to­ra­les se­rá el viento. En EE UU, por ejem­plo, ya se es­tá le­van­tan­do el primer par­que eó­li­co ma­rino fren­te a la cos­ta de Nue­va In­gla­te­rra. En el Reino Uni­do tam­bién han su­mer­gi­do tur­bi­nas­pa­ra­ex­pri­mir­to­doel­ju­goe­ner­gé­ti­coa­sus­vien­tos­deal­ta­mar. De he­cho, a ni­vel mun­dial se es­pe­ra que la can­ti­dad de ener­gía al­ma­ce­na­da du­pli­que es­te año los ni­ve­les de 2010. Y pa­ra aque­llos es­cép­ti­cos que es­tén pen­sa­do en las con­tra­pres­ta­cio­nes de es­tas ins­ta­la­cio­nes, he aquí un dato real­men­te in­tere­san­te: las si­mu­la­cio­nes por or­de­na­dor han de­mos­tra­do que las ma­tri­ces de las tur­bi­nas pue­den lle­gar a do­mar hu­ra­ca­nes y ale­jar­los de las cos­tas, lo que evi­ta­ría desas­tres me­dioam­bien­ta­les y gas­tos mi­llo­na­rios en re­pa­ra­cio­nes de da­ños. El grá­fi­co ad­jun­to, rea­li­za­do con da­tos de 2014, mues­tra có­mo es­tán­ha­cien­do­fren­tea es­ta nue­va si­tua­ción 18 paí­ses.

El úl­ti­mo tuit de Leo­nard Ni­moy fue una ele­gan­te des­pe­di­da pro­pia de Mr. Spock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.