So­lo pa­ra tus ojos

Ri­vie­ra Maya o có­mo es­ca­par de la ru­ti­na a ba­se de cha­pu­zo­nes en ce­no­tes es­con­di­dos en la sel­va.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Atas­cos in­ter­mi­na­bles en la M-40, reu­nio­nes abu­rri­dí­si­mas y po­co pro­ve­cho­sas, com­pa­ñe­ros que te ab­sor­ben la ener­gía y el buen kar­ma, jor­na­das de 12 ho­ras, cuen­tas de re­sul­ta­dos que no ter­mi­nan de cua­drar… Bas­ta ya, por fa­vor. Echa un ojo a lo que han si­do tus úl­ti­mos me­ses y dinos si ne­ce­si­tas o no rom­per con la ru­ti­na. Sa­bes que sí. Y no­so­tros tam­bién lo sa­be­mos, por eso aprovechamos nues­tra con­di­ción de pres­crip­to­res li­festy­le pa­ra ani­mar­te a que te to­mes un res­pi­ro, cru­ces el océano y co­noz­cas Ri­vie­ra Maya.

Allí te es­pe­ran sen­de­ros que atra­vie­san el co­ra­zón de la sel­va y ríos que re­co­rren las en­tra­ñas de la tie­rra pa­ra ma­yor glo­ria de un tu­ris­mo eco­ló­gi­co ba­sa­do en la pre­ser­va­ción y sos­te­ni­bi­li­dad del me­dio na­tu­ral y cul­tu­ral. Pues­tos a ele­gir, qui­zá las pro­pues­tas que más nos atraen en es­ta épo­ca del año sean las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas (cuán­to echa­mos de me­nos un buen chapuzón, ¿eh?). ¿Op­cio­nes? Bu­cear por ce­no­tes sa­gra­dos ro­dea­dos de exu­be-

ran­te ve­ge­ta­ción como los que te ofre­ce el Hid­den Worlds Ce­no­te Park (don­de se en­cuen­tra el afa­ma­do Dos Ojos). Aquí pue­des dis­fru­tar de un apa­bu­llan­te es­ce­na­rio sel­vá­ti­co al tiem­po que te su­mer­ges en ríos sub­te­rrá­neos co­nec­ta­dos con fo­sas y ca­ver­nas como las que pue­des ver en las imá­ge­nes que pre­ce­den es­tas lí­neas. De he­cho, al­gu­nas de es­tas fo­sas flu­yen jun­to al mar y la mez­cla de agua dul­ce y agua sa­la­da pro­du­ce efec­tos vi­sua­les im­pre­sio­nan­tes. Por otro la­do, tam­bién te acon­se­ja­mos co­no­cer el Par­que Eco­ló­gi­co de Xel-há ("don­de na­ce el agua", en maya), re­ser­va na­tu­ral con uno de los acua­rios más gran­des del mun­do y ho­gar de una abun­dan­te fau­na te­rres­tre y ma­ri­na don­de po­drás prac­ti­car es­nór­quel o na­dar con del­fi­nes en aguas cris­ta­li­nas.

Tras qui­tar­te las ga­fas de bu­ceo y el re­gu­la­dor, qui­zá te in­tere­se vi­si­tar las gru­tas de Ak­tun Chen, un sis­te­ma de ca­ver­nas con mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad y mi­les de es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas, la Re­ser­va de la Bios­fe­ra de Sian Ka'an, par­que de­sig­na­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y en­car­ga­do de pre­ser­var la he­ren­cia ecológica de Ri­vie­ra Maya, o el par­que te­má­ti­co eco­ar­queo­ló­gi­co de Xca­ret. Si te so­bra tiem­po (su­pues­to com­pli­ca­do) pla­ni­fi­ca al­gu­na ru­ta pa­ra ha­cer en to­do­te­rreno o en bi­ci o so­bre­vue­la el gran azul con un pa­ra­caí­das arras­tra­do por una lan­cha (más in­for­ma­ción so­bre es­tas y otras ac­ti­vi­da­des en ri­vie­ra­ma­ya.com).

Pues­tos a to­mar­nos un (me­re­ci­do) des­can­so, que es­té a la al­tu­ra de nues­tras exi­gen­cias, ¿no?

POR SUSO MER­LO BU­CEO DE EN­SUE­ÑO En Ri­vie­ra Maya hay nu­me­ro­sas tien­das de bu­ceo que pro­veen equi­pos y tie­nen guías ex­pe­ri­men­ta­dos y eco­ló­gi­ca­men­te cons­cien­tes con los que ex­plo­rar arre­ci­fes de co­ral, ríos sub­te­rrá­neos, ca­ver­nas y ce­no­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.